Jueves, 20 de febrero de 2014

Granero resuelve las dudas a Fernández

«Si no pasa nada raro, estoy para jugar». Estas palabras que ayer Borja Granero mencionó al finalizar la sesión de entrenamiento en La Albericia fueron recibidas por Paco Fernández como música celestial. La sanción de Andreu (por acumulación de tarjetas) obligaba al técnico a apurar la recuperación del valenciano o a 'inventar' un pivote de urgencia para ocupar el centro del campo. Al empezar la semana, el asturiano tan solo contaba con Javi Soria como inquilino de la 'sala de máquinas' del equipo, por lo que el alta médica de Granero aclara el planteamiento táctico para el domingo y le resuelve las dudas. «El míster no ha hablado conmigo, hay cosas que no hacen falta hablarlas, aunque en su día sí me dijo que no forzara la entrada y que me guiara por las sensaciones que iba teniendo». Una dichosa sobrecarga muscular le sacó del equipo. «Se complicó y me dio más guerra de lo esperado». Para el entrenador racinguista tener cubierta la medular es fundamental. «El que gana esa parte del campo, domina el partido», sentenció en Logroño. Por ello, el recorrido de Soria -con la llegada que demostró en Las Gaunas al marcar dos goles-, la pausa y el temple de Andreu, unido a la polivalencia de Granero, permiten alcanzar un alto nivel en una zona tan determinante. «Formamos un grupo completo, es indiferente quien juegue, el equipo no lo nota», aseguró este último.

El entrenamiento de ayer sirvió para confirmar que Soria y Granero serán los encargados de canalizar el juego el próximo domingo en El Sardinero ante el Compostela. Sin duda es una buena noticia, ya que Fernández, por si acaso y ante la posibilidad de que las molestias del centrocampista no remitieran, ensayó una alternativa al problema. Como en otras ocasiones, Juanpe, uno de los centrales, adelantó su posición para jugar de pivote. El canario se adapta perfectamente a dicha demarcación, pero del mismo modo obligaría a introducir un zaguero nuevo. En ese caso, Oriol -también recuperado de la rotura de fibras que le dejó fuera del equipo las últimas cuatro jornadas- sería el elegido. Finalmente, el 'efecto dominó' que se avecinaba en la alineación -salvo contratiempos- no será necesario.

Granero regresa al equipo después de dos partidos fuera. Su polivalencia le permite ocupar varias posiciones, aunque el valenciano reconoce que ha «sufrido una transformación» para adaptarse al juego del Racing. Su tendencia a «correr más de la cuenta» y a «adelantar la posición en el campo» fue corregida tras una conversación. «Venía de jugar en un equipo en el que no se mantenía tanto la posición, menos orden y cambié. Me centré más en el orden y en la colocación por detrás del balón. Crecí como futbolista y es algo que el míster valoró positivamente». Más eficacia. El juego del valenciano se centró más en rentabilizar su tremendo derroche físico. Durante los primeros partidos, su largo recorrido y su deseo de abarcar más campo le llevó a perder la posición y a dejar desguarnecida su zona. Esta circunstancia le acarreó la salida del equipo. Alternó la titularidad con la suplencia y tras su proceso de adaptación se ha convertido en uno de los fijos para el técnico. El jugador admite estar contento. «Estoy a gusto y llego, al igual que el equipo, en un momento bueno al tramo final de Liga. El Racing está ahora disfrutando y en la situación que se merece, después de lo que ha pasado».

«No creo en eso de favoritos»

A pesar de que desde el inicio de Liga el Racing y el Oviedo asumieron por historia y potencial su condición de favoritos, hay algunos futbolistas que se niegan a aceptar esa vitola. «No creo en eso de favoritos. Nunca he creído. Solo creo en los noventa minutos. Si ganas o no ganas, es el resultado el que te hace fuerte o no. No existen favoritos». Los apuros del equipo ovetense -quinto clasificado y fuera de puestos de play off- le dan la razón a la pragmática visión del valenciano. «Ahí están pasando momentos difíciles», añadió. Precisamente, el padre del racinguista, Carlos Granero, fue víctima de los malos resultados y el pasado domingo abandonó el cargo de entrenador de los 'carbayones'.

El Racing llega a falta de nueve partidos para finalizar la Liga como el conjunto más goleador, el que menos encaja y el equipo que menos derrotas suma en su casillero. «Será por algo. El trabajo de todo el año se ve ahora. Sin embargo, no sirve de nada si no se remata». El pivote, del mismo modo que no admite que existan favoritos tampoco es partidario de las sorpresas. «Los que optamos a ser campeones y a ocupar las posiciones de fase de ascenso somos los que hemos estado ahí siempre. El Guijuelo ha aguantado, el Ferrol no pierde el paso... ninguno aflojará, como nosotros».

Al igual que Paco Fernández, Granero indica que cuantos más efectivos aporten al grupo en este último tercio de competición mejor para el equipo. «Las lesiones, las sanciones... son situaciones que merman. Jugadores como Koné, por ejemplo, son muy importantes. Ayudan a conseguir los objetivos. Todos son importantes, pero hay algunos que marcan la diferencia y siempre es bueno tenerlos en tu equipo».

Hoy está previsto que el técnico realice el habitual ensayo antes de los partidos. Granero, por tanto, formará junto a Soria en el centro del campo resolviendo así las dudas de Paco Fernández.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario