Lunes, 10 de febrero de 2014

Diez días de liberación en verde y blanco

El nuevo Racing nació en medio del júbilo popular el 31 de enero en los bajos de la Preferencia Sur de El Sardinero, cuando el reloj marcaba las 14.18 horas. El mismo momento en que moría una travesía de tres años por el desierto con origen en Zurich y protagonizada por indios de mentira escondidos en Bahrein, descensos de categoría, montajes fotográficos de risa, denuncias, administradores, jueces, sentencias, presidente con nombre de película de gánsters y alma marinera, grabaciones con voces que ofrecían «algo a cambio de algo», impagos reiterados, comunicados provocativos... Hoy hace diez días de una fecha que pasará a la historia del racinguismo, el 31-E de 2014, el punto de inflexión entre una etapa de corrupta dictadura que tenía como principal objetivo hacer negocio y otra de esperanza, aunque no exenta de sufrimiento para sacar a flote el barco. El nuevo retoño ha heredado las heridas que dejó su antecesor, sobre todo una mareante deuda, pero ha aunado a su alrededor a toda la sociedad cántabra, que es tan importante ahora para sumar esfuerzos cono lo fue en la ‘revolución verde’ que acabó con la negra etapa de Ángel Lavín.

El brazalete de presidente fue recogido con orgullo y emoción por Juan Antonio ‘Tuto’ Sañudo. «Son los peores dirigentes que ha tenido el Racing» en sus cien años de vida», resume el nuevo capitán de la nave racinguista con la misma claridad que mostraba sobre el terreno de juego. «El club está mucho peor de lo que esperábamos». Por ello, en esa junta del cambio, la liderada por el ahora dueño de la mayoría de las acciones, el administrador judicial holandés Onur Arslan, se acordó por unanimidad llevar a los tribunales al Consejo recién destituido y a los anteriores, hasta donde legalmente sea posible, por su mala gestión. Es decir, los dos últimos presidentes de la sociedad: Francisco Pernía y Ángel Lavín.

Un cambio de dirección que llegó en un momento en que la situación era ya insostenible, un día después de que los jugadores realizaran un plante histórico ante la Real Sociedad que denunció ante el mundo que la dignidad, personal y profesional, debe estar por encima de cualquier otra cosa ante las mentiras continuas que recibían de su todavía presidente.

Félix Álvarez, Raúl Serrano, Pedro Alba, Paco Liaño, David Bárcena, Juan Gutiérrez Rebanal y Marcos Rivas son los consejeros de transición que acompañan a ‘Tuto’ Sañudo en esta nueva etapa. Ya tienen delimitadas sus áreas de gestión, aunque no han podido aún ser inscritos en el Registro Mercantil debido a la situación heredada. Todos ellos tienen como único objetivo mantener vivo al club hasta junio, cuando un posible ascenso a Segunda División pueda hacer más cercana la viabilidad del Racing que la disolución, ya sea a través de una ampliación de capital o de la llegada de un nuevo dueño que pueda estar interesado en adquirir el club a Onur Arslan o a Jacobo Montalvo si la Audiencia Provincial de Madrid ya ha desestimado entonces el recurso de WGAen contra de la devolución del Racing al que era su anterior propietario antes de la operación de Zurich.

Pagos

Muchas cosas han pasado en estos diez días. Mientras la tranquilidad ha llegado al capítulo deportivo, con unos jugadores que confían en una directiva formada por hombres de fútbol y otras figuras más desconocidas pero con corazón verdiblanco, la apertura de los cajones de El Sardinero sólo ha deparado noticias desagradables ante la angustiosa situación económica en la que se encuentra el club, con una deuda que supera los 30 millones de euros. «A cada paso que dábamos para solucionar algo aparecían más gastos. Era de esperar, pero no tanto», resume Sañudo.

La deuda con futbolistas, técnicos y empleados se aproxima hoy en día a los 400.000 euros. «Si los acreedores quieren cobrar necesitamos que den aire a la empresa», sentencia Sañudo. Se necesita liquidez. Y así lo ha entendido Inmoarrabi, que pidió al juzgado el levantamiento de la administración judicial que pesaba sobre los taquillas y los abonos. El juez Fermín Goñí apenas tardó un día en aceptar la solicitud. El nombramiento del nuevo director administrativo, José María Fernández Alonso, constituyó un claro guiño del Racing para abonar una buena relación con el que es uno de sus principales acreedores (la deuda es 2,5 millones), que ya ha dado sus primer frutos.

La empresa vasca no seguirá adelante con el procedimiento judicial existente para cobrar la deuda, lo que no significa que renuncie al débito, porque el acuerdo adquirido con el Racing pasa por el establecimiento de un calendario de pagos a medio plazo. Es decir, ambas partes continuarán negociando «día a día» para ver cómo se reparten los ingresos que se obtengan a partir de ahora en las taquillas de El Sardinero y decidir qué proporción queda en manos del Racing para afrontar el pago de nóminas y gastos corrientes, una de las máximas preocupaciones.

Los jugadores cobraron el viernes el dinero prometido por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y que equivale, más o menos, a una nómina, procedente de un fondo común que tiene el sindicato para hacer frente a situaciones urgentes como las que viven los jugadores del Racing que acumulaban cuatro nóminas sin pagar en la mayoría de los casos. ‘Tuto’ Sañudo quiere pagar otra nómina a futbolistas, cuerpo técnico y empleados durante la próxima semana a partir del dinero recaudado en las taquillas del partido ante la Cultural Leonesa, aún embargado por el administrador judicial Carlos de la Dehesa, pero que espera que ceda Inmoarrabi, al menos en parte, para tal fin.

Más difícil parece la negociación con Hacienda, que se antoja clave. Si la Agencia Tributaria levanta el embargo y accede a establecer un calendario de pago más asumible –en el Deportivo de La Coruña ya sucedió así–, el Racing podría encontrar aire por donde respirar. Ha habido varios encuentros en la presente semana y continuarán durante la próxima.

La situación deportiva es la que menos preocupa: si en las condiciones precedentes el equipo de Paco Fernández ha conseguido acceder al liderato y mantenerse en él y ser la gran revelación de la Copa del Rey, llegando hasta cuartos de final, la directiva confía en que la tranquilidad que ahora se vive refuerce la confianza de una de las mejores plantillas de la categoría –a pesar de las bajas–, a quien el regreso de Koné ha supuesto una gran noticia. Acabar en el primer puesto se antoja clave para tener dos oportunidades de ascenso en un play off en el que el Racing se jugará más que un salto de categoría. Su supervivencia depende de ello.

Apoyo social

La mayor alegría se centra en el capítulo social: más de 16.000 personas acudieron a animar al Racing ante la Cultural. No sólo era el primer partido de la nueva era, era un homenaje al equipo que denunció ante el mundo las miserias de su directiva negándose a jugar ante la Real Sociedad. Y el emotivo guión de ese encuentro de Segunda B terminó con el final feliz que merecía la historia: con un gol de Koné en el minuto 91 que hizo estallar el estadio. Detrás de ese tanto no estaba solo una victoria que hacía al Racing más líder, sino un grito colectivo de libertad surgido de las bocas de jugadores, cuerpo técnico y aficionados unidos en un sólo uno. Las largas colas que se vivieron para conseguir una entrada frente a la Cultural se repitieron a partir del lunes después de ponerse en marcha la nueva campaña de abonados: ya se han hecho 2.000 nuevos socios que unir a los 5.000 existentes. «Con esta afición y este respaldo social el Racing es viable», presume Sañudo, que aún no ocupado el despacho de presidente porque es algo que quiere hacer «con testigos», porque no sabe lo que se va encontrar.

El apoyo social también se ha demostrado en una ola de voluntariado dispuesta a colaborar de forma desinteresada en lo que haga falta, desde llevar tóner a las taquillas para imprimir entradas hasta organizar las colas, regalar balones para las categorías inferiores o vender bufandas con buenos fines. La Asociación de Peñas Racinguistas, cuyo presidente Bernardo Colsa renunciará a su cargo el 24 de febrero tras conseguir el objetivo que se había marcado, transmitió al nuevo Consejo su predisposición para asumir responsabilidades en esta política social y colaborar con el club en esa área. Reactivar la Fundación Racing, modernizar la estructura del fútbol base, canalizar con orden ese voluntariado y desarrollar visitas guiadas a El Sardinero son algunos de los proyectos de la APR.

Los ocho miembros del Consejo, que ya han celebrado tres reuniones en apenas diez días, han asumido una tarea de gran envergadura y responsabilidad de forma altruista, porque la situación del club así lo necesita y porque en la reciente Junta se prohibió que el presidente y los consejeros cobraran, rechazando así una de las decisiones más criticadas a ‘Harry’. Un carro al que se han subido José Ceballos y Santi Gutiérrez Calle, nombrados nuevos encargados de la cantera del Racing, labor que conocen a la perfección. La nueva directiva tiene a la vez la difícil tarea de dar solución a la situación del hasta ahora responsable de las secciones inferiores, Iñaki Urquijo, que ha denunciado al club por incumplimiento de contrato y que reclama más de 70.000 euros en el Orecla.

El Consejo de ‘Tuto’ Sañudo sabe que tiene fecha de caducidad, el 30 de junio, mes en el que además se debe empezar a pagar a los acreedores tal y como se aprobó en el convenio del concurso. Se desconoce qué sucederá con el Racing a partir de esa fecha pero el futuro pasa por realizar una ampliación de capital o por encontrar un comprador. Quizás entonces se desvelen algunas de las claves que han llevado a Gabriel Sáinz de la Maza e Ignacio Arroyo a liderar la operación ‘holandésa’ de liberación del Racing por medio de Onur Arslan, el liquidador de WGA convertido en héroe en Santander.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:48 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario