Martes, 28 de enero de 2014

La pesadilla de Oumar Diaby en el Racing

«El Racing me ha abandonado». Son palabras de Oumar Diaby, joven portero de Mali de 22 años, a quien su sueño de ser un profesional del fútbol se ha convertido en una pesadilla que espera termine pronto. El guardameta del filial racinguista no cobra desde agosto, duerme con un colchón en el suelo en una habitación de diez metros cuadrados, con la ropa ‘colocada’ por el suelo a falta de armario, con una pequeña calefacción de aire prestada por un compañero para intentar paliar el frío del invierno y el colchón en el suelo para no 'dejarse' la espalda en un somier infernal. Y para acceder a su habitación, la número 9 del edificio multiusos de las instalaciones del Racing en La Albericia, debe saltar una de las vallas que rodean el edificio porque carece de llave de la entrada principal, por 

"Cuando me llamó el Racing no me lo pensé», dice Oumar, que el pasado verano desechó ofertas de Tropezón y Rayo Cantabria tras su notable temporada en el Bezana. Seis meses después, duerme en un colchón en el suelo de una de las habitaciones de las instalaciones del Racing en La Albericia

Firmó un contrato por un año, con un sueldo mensual de 450 euros, y un piso compartido con otros compañeros cuyo alquiler pagaba el Racing. Pero el club sólo pagó la nómina y el alquiler de agosto. Y a partir de ahí, nada. En noviembre, la dueña del piso de Monte donde Oumar vivía, decidió que no aguantaba más. Se presentó y les dijo que el Racing no se estaba haciendo cargo del alquiler y que tenían que abandonar la vivienda.

Intentó hablar con el Ángel Lavín, una y otra vez, para tratar de buscar una salida a su situación, pero le fue imposible hablar con el presidente del club. O no estaba, o no podía recibirle.

Sin un lugar en el que vivir, decidió ir a las instalaciones del Racing. La primera noche durmió en un sofá y al día siguiente encontró una habitación abierta: la número 9. Entró con sus cosas y se instaló allí. El responsable de las secciones inferiores, Iñaki Urquijo, le dio permiso para quedarse, pero sin las llaves de entrada de la puerta principal. Por eso, para llegar a su 'casa', tiene que saltar una valla.

"Los únicos que se han preocupado por mí han sido el cuerpo técnico y mis compañeros del filial, los directivos jamás se interesado", asegura.

A pesar de todo, busca el lado positivo a su situación: "En la parte deportiva, no me arrepiento porque estoy trabajando con grandes entrenadores y estoy aprendiendo y mejorando mucho. Eso seguro que me va a ayudar a dar el salto al fútbol profesional. Pero en lo demás, estar tanto tiempo sin cobrar es inaguantable".

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 21:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario