Viernes, 06 de diciembre de 2013

El Racing mereció algo más

Los Campos de Sport volvieron a vivir el orgullo de su equipo con el partido de ida de los dieciseisavos de final en la Copa del Rey. El conjunto cántabro, pese a la derrota (0-1) ante un Sevilla de Primera División, dejó una buena imagen que el público premió con aplausos al final del choque. El equipo andaluz se adelantó en el marcador gracias al cántabro Jairo, que aprovechó un error defensivo, y los de Paco Fernández, a pesar del buen juego, no supieron aprovechar que su rival disputase prácticamente toda la segunda parte en inferioridad numérica por la expulsión de Coke.

Cinco minutos tardó el Sevilla en batir la puerta de Mario Fernández, al aprovechar el exracinguista Jairo un pase en profundidad de Cristóforo y desembarazarse con facilidad de los centrales locales, quedándose solo ante el meta, que nada pudo hacer para evitar que se adelantara el Sevilla.

La diferencia de categoría entre ambos equipos quedaba patente en estos primeros minutos. El Sevilla ponía calidad en ataque y el Racing argumentaba sus avances con ganas. La defensa se vio superada varias veces, pero los de Emery no acertaron a definir en sus claras ocasiones. En un saque de esquina en el que Mario detuvo un remate de cabeza de Fazio, el balón quedó a pies de Gameiro, que lo tiro alto a dos metros escasos de la raya de gol.

Por la banda derecha el Sevilla encontraba, una y otra vez, pasillo para el pase en horizontal. Así llegó una clarísima ocasión cuando Coke se deshizo de un Javi Barrio, desubicado en ese puesto, y el esférico se paseo por el área pequeña sin que Gameiro y Rabello acertaran a rematar.

El Racing jugaba a oleadas, basando su peligro en un activo Koné. El costamarfileño volvió a ser el jugador más peligroso, pero jugó demasiado lejos de la portería de Javi Varas. No obstante, el delantero de Costa de Marfil tuvo una buena opción de marcar cuando se fue de Alberto y superó por alto a Varas en su salida, pero Cala acertó a evitar que el balón entrara en la portería. En los últimos minutos del primer período, el empate estaba más cerca que la sentencia.

El rumbo del partido se acentuó cuando, apenas ocho minutos después de comenzar la segunda parte, el Sevilla se quedó con diez al ser expulsado Coke, por protestar una falta de Barrio. Iglesias Villanueva no dudó en mostrarle, primero una amarilla y, posteriormente, la segunda, que le mostraba el camino de los vestuarios.

Paco Fernández aprovechó la circunstancia para dar entrada al canterano David Concha, que debutaba con el primer equipo. El Racing dominaba y alimentaba los datos de posesión (57-43 al final del encuentro), pero apenas llevaba peligro a la meta sevillista.

La ocasión más clara llegó en un remate de Mariano que se colaba en la meta, pero Fazio llegó a tiempo para enviar a córner. El tiempo se agotaba y el Racing acechaba pero no mordía. Sin embargo, los cántabros tuvieron el empate en el descuento, en un disparo de Concha que se marchó cruzado junto al poste izquierdo de la meta de Varas. Con el balón cruzando la línea de fondo se iban las esperanzas de dar la campanada para el público racinguista, que despidió a su equipo con un gran aplauso, henchidos de orgullo en las gradas y quitando el sincio de esas grandes noches de fútbol que vivieron los Campos de Sport no hace tanto. "Volveremos", fue el cántico de cierre de la afición.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 23:11 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario