Mi?rcoles, 27 de noviembre de 2013

La declaración de Pernía confirma el informe de la administración concursal

Las recientes declaraciones de Francisco Pernía en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Santander respondiendo a las preguntas de la acusación sobre los 725.000 euros (841.000 con el IVA) pagados por el Racing a Meta Image por supuestas labores de intermediación en el traspaso de Nikola Zigic al Valencia –no registradas en el contrato de la operación– han vuelto a poner sobre la mesa el mundo de las comisiones ocultas y los intermediarios que fueron una constante en la gestión del expresidente racinguista entre 2006 y 2011. Además, sus explicaciones, asumiendo que estas prácticas son habituales en el mundo del fútbol y detallando las razones por las que se pagaron, confirman su existencia en las operaciones racinguistas y ratifican a la vez el informe de calificación realizado por los administradores concursales del club, que en noviembre de 2012 dieron a conocer públicamente estas comisiones, las definieron como «extrañas», «excesivas» e «injustificadas» y denunciaron el «perjuicio patrimonial» que habían causado al Racing.

Estas comisiones y labores de asesoramiento e intermediación en las operaciones de compra y venta de jugadores fueron el pasado 8 de noviembre objeto de exhaustivas preguntas por parte del abogado de la Asociación de Exjugadores del Racing, Manuel Higuera, durante la presencia de Pernía ante el juez Miguel Ángel Agüero en calidad de imputado por los presuntos delitos societarios continuados cometidos en su etapa al frente del club. El quebranto económico que han supuesto estas comisiones para la sociedad, en beneficio propio o de terceros, fundamenta una parte importante de la querella de más 500 folios presentada por los exjugadores contra Pernía y contra Ángel Lavín que ahora les ha llevado hasta los tribunales en un caso que suma gradualmente nuevos capítulos.

Más casos

En las más de cuatro horas de interrogatorio a Pernía, no sólo apareció el nombre de Zigic sino también otros como los de Garay, Tchité o Smolarek, cuyas operaciones están marcadas por denominadores comunes como la escasa o nula documentación que justifique las facturas de intermediación y que supusieron al Racing el gasto «injustificado» de más de tres millones de euros.

El 24 de agosto de 2007, el club adquirió al Borussia Dortmund al jugador polaco Euzebiusz Smolarek por 4.175.000 euros. Y adicionalmente satisfizo otros gastos relacionados: comisiones de 100.000 y 300.000 euros a Balkam Sport Management y a Int. Sports Management. La operación se encareció en 1.225.000 euros por otros múltiples conceptos, entre ellos los 562.000 euros pagados al Borussia porque el club alemán le asesorara en el traspaso del futbolista que compraba. Y 262.500 más por un partido amistoso que nunca llegó a celebrarse. Tampoco se disputó nunca el encuentro contra el Anderlecht por el que el Racing supuestamente pagó un millón de euros al club belga en la operación de compra del delantero africano, tasada en un total de cinco ‘kilos’. «Un negocio simulado» porque el Racing nunca exigió la disputa del partido.

El fichaje de Smolarek se realizó para sustituir en la punta del ataque racinguista al serbio Nikola Zigic, vendido al Valencia el 9 de agosto de 2007 por 16.889.000 euros, que se pagaron en cuatro anualidades. Pero, además, el 14 de enero de 2008, el Racing recibió una factura por intervención en ese traspaso de la sociedad Meta Image por importe de 725.000 euros. Pernía no la negó y declaró ante el juez Agüero que hubo que abonaresos esa cantidad a Eugenio Botas y García Quilón en labores de intermediación pese a que ninguno representaba a Zigic para que «pidieran» al entrenador y al director deportivo del Valencia en aquel momento –Quique Sánchez Flores y Miguel Ángel Ruiz, ambos de la cartera de Quilón– que convencieran al presidente Juan Bautista Soler sobre la conveniencia del fichaje del delantero serbio. El famoso representante manchego ha negado que cobrara ni un euro del Racing, por lo que la Asociación de Exjugadores sospecha que esos 725.000 euros fueron a recalar a las manos de Botas, fiel colaborador de Pernía, además de socio en distintas empresas.

La temporada siguiente, el Racing traspasó al Real Madrid al central Ezequiel Garay por 10.300.000 euros (11.948.000 con IVA) sin que interviniera ningún intermediario, tal y como reveló Miguel Ángel Portugal. La sorpresa llegó después en forma de facturas: la sociedad Management Arior facturó al Racing unos honorarios de 600.000 euros....

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 18:07 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario