Domingo, 20 de octubre de 2013

El Racing cierra su 'semana fantástica' con victoria ante el Celta B

Victoria del Racing ante el Celta B (3-1), que coloca a los cántabros en la segunda posición del Grupo I de Segunda División B, sólo por detrás del Ourense. Ese es el broche de oro a una semana en la que los de Paco Fernández se trajeron los tres puntos de Santiago de Compostela y lograron el pase a dieciseisavos de final de la Copa del Rey, donde les espera un equipo de Champions o Europa League. Hacía tiempo que el aficionado no vivía tantas alegrías seguida. Sobre el césped, claro. Lo externo es otra historia.

El Racing tiene hechuras de gallo de la categoría, aunque quiera parecer un equipo menor. El Celta B pareció el grande durante la primera media hora. Toque, apoyos, desmarques, combinaciones... Los de Paco Fernández, apáticos, sólo corrían detrás del balón. Pero a los cántabros, a potencial, pocos clubes le igualan en esta categoría. Por eso, con muy poco, hacen daño.

Cuando más evidente era el dominio gallego, Rubén Durán adelantaba a los locales, con un disparo desde el punto de penalti. La alegría fue breve, porque de nuevo la apatía montañesa le valía a Marcos para batir a placer a Mario y poner las tablas en el marcador.

El partido se fue igualando poco a poco. Y mientras el Racing ganaba más metros sobre el terreno, más se acongojaban los bisoños futbolistas célticos. La estocada al ímpetu visitante se la dio Agustín, el 'Centurión Romano'. El central entró como un auténtico obús a la salida de un córner y fusiló, de cabeza, al cántabro Óscar Santiago.

Era el punto de inflexión en un mal primer tiempo del Racing, cuando llegaban los mejores minutos del conjunto cántabro. Todavía faltaba la cita de Koné con el gol, que no se hizo esperar. El costamarfileño, el más listo de la clase, robó la pelota a un defensa, se plantó ante el meta y lo batió por encima, encarrilando el encuentro.

Todavía le quedaba a los locales una bala en la recámara para gastarla justo antes del descanso. Un remate duro de Ander Lafuente se iba a estrellar en el palo. El rechace le cayó a Javi Soria, que mandó el balón al fondo de las mallas. Sin embargo, el asistente levantó la bandera, señalando posición de fuera de juego.

Tras la salida de los vestuarios, el Racing quiso matar el partido. Buscar el cuarto y amarrar el triunfo, ante un Celta B que se había desmoralizado tras el palo de los goles cántabros. Nada más empezar la segunda mitad, Javi Soria remató de cabeza, paró Óscar Santiago y el rechace lo remató Lafuente, que marcó, aunque, de nuevo, en posición antirreglamentaria.

La segunda mitad transcurrió sin apenas novedades y escasos acercamientos. Tímidos por parte cántabra y prácticamente inexistente en el área de Mario. Lo más destacado fue el tercer tanto anulado a los locales, con Javi Soria otra vez como protagonista. El ex del Mirandés remató de cabeza, batió a Óscar, pero el colegiado decretó falta en el salto.

No hubo más que destacar. El Racing cerraba con un nuevo triunfo su genial semana en lo futbolístico, con el mérito añadido que le da la situación extradeportiva, que los jugadores y técnicos ven reflejada en sus nóminas, o en la ausencia de éstas.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 21:12 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario