Domingo, 22 de septiembre de 2013

'Me voy con mal sabor de boca'No dice una palabra más alta que otra, pero tampoco se lo calla. Ayer

No dice una palabra más alta que otra, pero tampoco se lo calla. Ayer Paco Fernández, a su manera, mostró su pesar por los dos puntos que su equipo dejó escapar en el Reino de León. Por eso, aseguró, se fue «con mal sabor de boca». La amarilla a Koné le hizo al marfileño estar ausente durante toda la primera mitad y eso el equipo lo notó, y mucho.

Aunque lleva sólo dos encuentros como titular, Koné ha demostrado que el Racing tiene dependencia de él. Más le vale al presidente Ángel Lavín llegar pronto a un entendimiento con su representante si quiere ver como marca goles. En León volvió a demostrar que todo el peligro pasó por sus botas. Y eso que entre el árbitro, el portero rival y la grada, a punto estuvieron de sacarle del partido. El colegiado le enseñó una rigurosa tarjeta amarilla y Koné durante la primera mitad se dedicó a deambular por el campo. «En tarjetas, creo que todos cometemos errores y el árbitro también. Es un despeje del portero, no era sancionable. Aun así, el chaval se repuso y tuvo ocasiones para marcar goles», defendió Paco Fernández en la rueda de prensa. El técnico asturiano sabe que las opciones de victoria de sus pupilos pasan porque el ariete esté acertado. Y, ayer, al menos en los primeros cuarenta y cinco minutos, no lo estuvo. Tampoco en la segunda mitad, aunque a su favor hay que admitir que todas las ocasiones pasaron por sus botas.

El míster verdiblanco quitó hierro al asunto durante su encuentro con los medios de comunicación. «Es el punta, entonces debe ser el que más cerca esté del gol. Otros compañeros tuvieron llegada y pudieron marcar, pero sí es cierto que es él es quién debe estar ahí», explicó el asturiano.

Casi controlado

Pero durante su intervención, en más de una ocasión, el técnico verdiblanco dejó entrever su inquietud porque los tres puntos se le habían esfumado. «Evidentemente, al final, el partido era nuestro. Lógicamente, visto lo que sucedió, teníamos que habernos marchado con una victoria de aquí. Se nos escapó, se hizo todo lo que se pudo, el portero estuvo muy bien y nada más», fue su argumentación.

A continuación, después de haber visto la botella medio vacía, se centró en las virtudes de los suyos. «Defendimos mejor las bandas, debido a nuestro juego tampoco pudieron llegar mucho más...», fueron algunos de sus consuelos. Y es que el Racing se topó con un rival que, no por haber ascendido este año a Segunda B, era menos peligroso. «Esperaba un equipo serio y defensivamente creo que tienen muy buen conjunto. Sus hombres defienden bien y en algún partido que les he visto les han hecho algunos goles, pero como a nosotros, de fallos individuales. No me ha sorprendido que hayan dado guerra», analizó.

Antes de subirse al autobús y poner rumbo a Santander, Fernández, en el mismo tono que el resto de su discurso, lanzó una advertencia a todos los que pensaran que la Segunda B sería un camino de vino y rosas para un histórico de la Primera División como el Racing. «Me voy con mal sabor de boca. Hay mucha igualdad en la categoría, es difícil ganar. Partidos de este tipo va a haber muchos este año».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 23:00 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario