Martes, 17 de septiembre de 2013

El Racing progresa adecuadamente

«Los equipos de Paco Fernández son diésel», advirtieron desde Mieres cuando se anunció el desembarco del técnico asturiano en el Racing. O sea, que van de menos a más y que cuando adquieren velocidad de crucero son muy difíciles de parar. Y tras cinco partidos disputados, cuatro de Liga y uno de Copa, los pronósticos se han confirmado. Al Racing le cuesta ganar, un mundo, pero aún es más complicado que le derroten.

Más que explosividad, brillantez, juego bonito o cualquier otro edulcorante futbolístico, la idea del míster del Racing es ir recolectando los puntos necesarios para luchar por el ascenso a Segunda División a la espera de que la máquina se engrase. De momento, con una plantilla que aún no está compenetrada al cien por cien, con demasiados errores defensivos y sin el fichaje del delantero centro contrastado que sigue pidiendo Fernández -el domingo Koné presentó sus avales para ocupar ese puesto-, el conjunto cántabro se encuentra en zona de 'play off' de ascenso. Es cuarto, con seis puntos, a cuatro del líder, el Celta B, y del segundo, el Oviedo, el teórico gran rival del Racing para ocupar la primera plaza. Pese a que técnico, jugadores y aficionados son conscientes del gris inicio de campaña -una victoria y tres empates-, el equipo ocupa ya puestos de privilegio gracias a una fe y confianza que le han hecho superar las adversidades. La mejora de la intensidad y de la eficacia de cara a puerta han sido evidentes a la espera de que el paso de los partidos conceda la solidez deseada.

El carácter de los equipos suele ser una apéndice en el campo de la personalidad de su entrenador. Paco Fernández es un hombre coherente, pausado, tranquilo pero que sólo tiene un objetivo en su cabeza: devolver al Racing a la división de plata. Conoce la categoría mejor que el entorno verdiblanco (aficionados y prensa) y tiene claro lo que debe hacer. Por eso, pese a que el arranque liguero no ha sido el deseado, el Racing ha conseguido puntuar en todos los campos. Ni jugando mal ha caído derrotado y esa es una virtud clave en una categoría tan difícil como es la Segunda División B.

Sin embargo, el domingo ante el Zamora el equipo verdiblanco dio muestras de una mejoría notable, sobre todo en la primera mitad. Los errores e imprecisiones en defensa fueron menores; los jugadores se supieron sobreponer -como ante el Hospitalet o el Avilés- a un tempranero gol en contra; Koné, una vez resueltos sus problemas de contrato, demostró que puede ser el '9' que busca el entrenador... Unos condicionantes que propiciaron la primera victoria liguera de la temporada hasta el entonces líder.

Las peculiaridades a la hora de confeccionar la plantilla han condicionado también el inicio de la competición. El tener que hacer cada temporada un equipo prácticamente nuevo, a lo que se añade que este verano no se supo la categoría en que iba a jugar hasta casi el arranque de la Liga, ha implicado que los jugadores estén todavía conociéndose, en pretemporada en pleno mes de septiembre.

Desde el vestuario saben que el nivel de juego ofrecido hasta ahora es mucho menor del que pueden desarrollar. Por eso, calman a los alarmistas que condenan al equipo en virtud de su juego. «Hay que seguir trabajando que esto muy largo, la Segunda B no es muy vistosa y lo que hay que hacer es ser efectivos y eficaces», advierte el defensa Agustín. Él sabe cuál es la receta del éxito -la temporada pasada consiguió el ascenso con el Alavés- y defiende que cuando hay que estar al 100% es en el tramo final de la Liga.

La reválida, en León

Pero esta mejoría el equipo de Paco Fernández la deberá ratificar en León el domingo ante la Cultural (18.00 horas). Un encuentro donde, con la tranquilidad y poso que ha dejado el choque frente al Zamora, los futbolistas verdiblancos deben dar un nuevo paso hacia delante: ganar fuera de casa en competición liguera.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:45 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario