Domingo, 15 de septiembre de 2013

Un inspirado Koné conduce al Racing a su primera victoria

El Racing consiguió su primera victoria liguera gracias a la inspiración de Mamadou Koné, muy acertado de cara a puerta y que se convirtió en una pesadilla para el Zamora. El talante del arranque fue suficientementre claro de que el Racing quería ir a por el partido, llevando la manija como debería ser habitual y no sorpresa. Pero como tiene un marcado carácter ciclotímico, la superioridad sólo le duro diez minutos. Los que tardó el Zamora en perderle el respeto a un campo como El Sardinero y en intentar hacer daño a una defensa como la del Racing, que sigue haciendo agua. En un corner sacado de forma rápida, los visitantes pillaron despistados a la defensa cántabra y a Rubén Durán, que cometió un penalti clamoroso que Prada se encargó de convertir en el 0-1 en el minuto 13.

Pero si la defensa del Racing es una de las taras a mejorar, una de las grandes virtudes es el aprovechamiento de las jugadas a balón parado. Así, apenas dos minutos después de encajar el gol, llegó el empate racinguista tras rematar de cabeza Koné una prolongación de Javi Soria al saque de una falta botada por parte de Andreu. Una fotocopia del gol contra el Avilés de hace dos semanas.

El partido se instaló de nuevo en la locura que ya se vivió en Guijuelo y Hospitalet, porque cuando los locales aún estaban celebrando el gol, Montero estuvo a punto de marcar el 1-2 tras enredarse dentro del área pequeña con un balón que parecía difícil que no terminara en las mallas.

El Racing parece un equipo partido en dos: en defensa transmite una fragilidad más que preocupante (Jorge y Rubén acumularon otras dos oportunidades para el Zamora antes del descanso) y arriba da mucha sensación de peligro por la velocidad de Koné y la profundidad de Durán y Nieto en las bandas. Pero no hay equilibrio, sobre todo porque el centro del campo se ve incapaz de imponer un ritmo adecuado para su equipo y es igualmente incapaz de destruir el del rival. Una locura divertida para el espectador pero desesperante para los entrenadores.

Tanta desesperación como causaba Koné a la defensa del Zamora, no sólo por su habitual velocidad sino por un oportunismo poco conocido hasta la fecha. Así, en el minuto 42, rebañó un balón en el segundo palo y lo llevó al fondo de las mallas. Gol de delantero. De esos que el Racing estaba echando de menos. Y así se llegó al descanso, con el Racing por fin por delante en el marcador gracias a un Koné desatado.

La segunda parte presentaba un panorama de los que gusta a cualquier equipo: ventaja en el marcador, ceder la iniciativa al rival e intentar aprovechar la velocidad de los atacantes, probablemente su virtud más acusada. Y el Racing se encontró cómodo en esta circunstancia. Diez hombres por detrás del balón ayudando de forma solidaria en tareas defensivas y balones en profundidad a Koné, que estuvo a punto de conseguir un triplete al rematar al palo una jugada personal en el minuto 53. El Racing consiguió que fueran pasando los minutos sin sobresaltos, sin agobios, y el Zamora no era el equipo peligroso de la primera parte. Madurez, consistencia, frente a la locura inicial. Sotres, debutante este año en Liga por la sanción de Mario, no tuvo que emplearse a fondo y la victoria parecía que no podía escaparse.

Paco Fernández oxigenó al equipo sustituyendo a los dos extremos, Durán y Nieto, por Iñaki y Ayina, y a un Granero que fue de menos a más, por Juanpe. Y el Racing no sufrió ni tuvo una de esas rectas finales alocadas tan habituales, pese a que el árbitro se empeñó en dar emoción a las postrimerías del encuentro con discutidas decisiones. Koné, protagonista absoluto, pudo redondear su mejor partido como racinguista al disparar desde 40 metros sin el portero Imanol bajo palos, pero el balón se marchó ligeramente desviado. No hubo tercer gol, pero tampoco hizo falta.

En definitiva, primera victoria de la temporada, tres puntos merecidos ante el líder Zamora y una reconciliación con una escasa pero animosa afición, que se volcó en el apoyo.

Racing 2 - 1 Zamora
Racing: Sotres, Francis, Saúl, Agustín, Javi Soria, Andreu, Nieto (Ayina, min. 78), Borja Granero (Juanpe, min. 82), Koné, Miguélez y Rubén Durán (Iñaki, min. 60).
Zamora: Imanol, Santos (Rodrigo, min. 68), De Biase, Javi Ramos, Garretas, Mateos (Dalmau, min. 46), Jorge, Jacobo, Montero, Rubén y Prada (Raúl, min. 83).
Marcador: 0-1, min. 13, Prada, de penalti. 1-1, min. 15, Koné. 2-1, min. 41, Koné
Árbitro: Velasco Arbaiza (colegio vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a Andreu, Koné, Javi Soria, Borja Granero y Saúl, por parte local, y a Mateos, Garretas y Prada, por el lado visitante.
Incidencias: Campos de Sport de El Sardinero, con cerca de 2.000 espectadores, en una mañana nubosa y con césped en perfecto estado.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:25 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario