Domingo, 15 de septiembre de 2013

La ampliación de capital termina el martes sin desvelar cuál será el futuro del club

'Un proceso abierto y trasparente' fue el eslogan de una ampliación de capital, que termina este martes, y de la que los pequeños accionistas siempre han recelado. Desde un primer momento desconfiaron de las intenciones del Consejo de Administración que preside Ángel Lavín, que pretendía recaudar 4,5 millones para dotar de viabilidad económica a la entidad al menos durante una temporada más. A falta de dos días para que se cierre la tercera y última fase de la operación, las arcas del club sólo han ingresado 10.443 euros. Si el Consejo no se saca ningún inversor de la chistera, la liquidación dejará de ser el fantasma que ha sobrevolado la mente de todos los racinguistas para instalarse definitivamente en las oficinas de los Campos de Sport.

«Si no se cubre la ampliación el club debe explorar otras vías de financiación; si fracasan, sería incumplir el convenio y la ley ordena la liquidación», esa fue la advertencia que lanzó el presidente Lavín a los aficionados racinguistas antes de que se pusiera en marcha la ampliación. Una opinión que apoyó el secretario del Consejo, Carlos Ais, que fue aún más rotundo. «Si en el primer mes y medio no se cubre, la liquidación será inmediata y no habrá perspectiva de futuro alguna», dijo en un encuentro informativo con los medios de comunicación celebrado en junio.

Dos previsiones que no han conseguido remover las conciencias de los pequeños accionistas de la entidad. «Quedan diez días para que Francisco Pernía nos vuelva a engañar», escribió esta semana Bernardo Colsa, presidente de las peñas y líder de los pequeños propietarios, en su cuenta de Twitter. Y es que la operación de ampliación de capital que el Consejo vendió como todo un logro por haber conseguido reducir el poder accionarial de Alí a sólo un 1% del capital, no ha contado con el apoyo de la masa social de la entidad. Ni pequeños accionistas, ni exjugadores, ni aficionados han acudido de forma masiva a la oficina de Catalunya Banc para suscribir acciones. 5.445 euros en la primera y 4.998 en la segunda, ha sido el resultado de las dos primeras fases reservadas únicamente a los que ya eran accionistas.

Si en estos últimos días el Consejo de Administración no encuentra un inversor -en un primer momento aseguraron no estar en contacto con ninguno-, Lavín deberá acudir al Juzgado de lo Mercantil para solicitar la liquidación. En concurso de acreedores -que deberá comenzarse a aplicarse a final de temporada- y sin apenas ingresos en Segunda División B, el futuro del club pinta muy negro.

Operación controlada

La desconfianza en el Consejo de Administración que preside Ángel Lavín y que dirige Francisco Pernía en la sombra han motivado la falta de apoyo a la ampliación. Las suspicacias comenzaron con la publicación de los requisitos para participar que fueron publicados en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). Éstos no se correspondieron con los que explicó Carlos Ais a los periodistas antes de que la operación fuera puesta en marcha. En la primera fase, reservada únicamente a los que ya tenían títulos de la sociedad, tuvieron que dejar por escrito si pretendían participar en la segunda y cuánto dinero estaban dispuestos a invertir. Además, esta primera fase fue detenida por el club en contra de lo que había anunciado.

Ángel Lavín y el exsecretario del club Juan Antonio Berdejo intentaron comprar el paquete accionarial de Isabel Bolado para controlar la ampliación. «Recibimos una llamada de Berdejo y del Racing donde nos trasladaron una oferta para comprarnos los 40.000 euros en acciones que tenemos», señaló el 19 de julio el entorno de la empresaria cántabra. «Querían los títulos para hacerse con el control de la operación», apostilló. El encuentro se alargó hasta las doce de la noche en el Hotel Real de Santander.

Como no lo consiguieron -y tras varios días de retraso, el 31 de julio y no el 18 como habían anunciado- el Consejo autorizó la puesta en marcha de la segunda fase. Ese día Aurelio Almeida, el empresario brasileño que había asegurado en numerosas ocasiones querer comprar «todas las acciones», se presentó a primera hora en las oficinas bancarias, en la calle Lealtad de Santander -según él- «con el dinero necesario para realizar el desembolso y convertirse en propietario. «No me dejaron», señaló el brasileño que unos días después emitió un comunicado anunciado que desistía en su intención de hacerse con el club.

«Para comprar, llame al club»

Con la ampliación abocada al fracaso por la escasa participación de los pequeños accionistas comenzó la tercera fase, abierta a todos los interesados. Sin embargo, aquí también surgieron sospechas. «Las peticiones serán admitidas o rechazadas sin necesidad de motivación alguna», explicaba el BORME. Carlos Ais explicó que las ofertas serían analizadas por el Consejo y sería él quién elegiría. Por tanto, el club decidirá a dedo en caso de que aparezcan varios interesados en invertir, otro motivo de desconfianza más. Tampoco ayudó demasiado que los interesados en suscribir títulos fueran remitidos al club cuando acudieron a la oficina bancaria. «Tiene que llamar usted al club antes», explicaba amablemente un trabajador de la entidad. Los que lo hicieron se encontraron con el asesoramiento de un empleado del club, Ignacio Pernía, hijo del expresidente Francisco Pernía. «Si son cantidades pequeñas no pasa nada, pero si es para más tiene que enviar un escrito dirigido al club solicitándolo y esperar a que sea aprobado», explicó a este periódico.

Además, el presidente Ángel Lavín declaró en una carta enviada el 23 de julio a los medios de comunicación que «si no se alcanza al menos el 50% de la cifra-objetivo, la ampliación quedará automáticamente cancelada y WGA volverá a ejercer la propiedad de la inmensa mayoría de las acciones». Una posibilidad que no había explicado hasta ese momento.

Con este panorama, el mensaje lanzado por Bernardo Colsa a los pequeños propietarios es que sólo depositen en el banco 1,5 euros para suscribir las 100.000 títulos que permitirán acudir a las futuras juntas de accionistas.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 1:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario