Mi?rcoles, 31 de julio de 2013

Bolado y Portilla están en casa

El futuro del Racing, paradójicamente, quizás esté en el pasado. Tal vez habría que destapar el baúl de los olvidos, volver la vista atrás, hurgar en los archivos y recuperar a exracinguistas que, aún en activo, juegan al fútbol fuera de Cantabria. Iván Bolado (Santander, 1989) y Cristian Portilla (Santander, 1988), que hace algunos años dejaron las filas verdiblancas para vivir la aventura deportiva lejos de su región, entrenan estos días bajo las órdenes de Paco Fernández, entre La Albericia y Soto de la Marina. Entre entre el césped y el gimnasio. Han vuelto a casa. Se fueron del Racing porque no tenían demasiados minutos de juego en Primera División. Ahora, en Segunda B, podrían ser dos piezas fundamentales en un club que quiere volver a disputar la llamada Liga de las Estrellas, volver a la élite del fútbol español.

Iván Bolado, un recordado y buen ariete, dejó el Racing en 2011 para jugar con el Cartagena un año y al siguiente fichar por el CSKA de Sofía. En Bulgaria se rompió el ligamento cruzado, se operó, estuvo ocho meses de baja y después se lesionó el cartílago y la tibia. Una chapuza. Total, año y medio de baja. Ahora, dice, entrena con el Racing para «recuperarme y ponerme a tono. Para coger sensaciones». Está libre, sin contrato.

Portilla se fue de Santander antes que Iván, en 2008. Pasó por Ferrol y Ponferrada, para acabar primero en el Sporting de Gijón y la dos últimas temporadas en el Aris de Salónica. Hasta hace unos días, «yo estaba entrenando por mi cuenta con unos amigos, corriendo por Liencres y por ahí. Hablé con Paco Fernández y le pedí permiso para entrenar con el grupo y aquí estoy».

Ninguno de los dos, por el momento, quiere hablar sobre el futuro, tan solo repiten que quieren «volver a coger sensaciones, recuperarse físicamente y que están libres para fichar con quien sea, en España o fuera». Están acostumbrados. Como dice Bolado, «la vida del futbolista es siempre igual, del entrenamiento a casa y de casa al entrenamiento. Y eso es igual estés donde estés. En España o el extranjero».

La recuperación física

Así como Portilla dice que está bien de forma física, a Iván le queda todavía superar los diecinueve meses que ha estado en dique seco. «Me está ayudando mucho -señala- el cuerpo técnico del Racing. De cara al futuro, ya veremos qué hacemos más adelante. Todavía es un poco pronto».

«Yo, físicamente -afirma Cristian- estoy bien, sin problemas. Sigo en contacto con el balón y, ahora, cogiendo el tono necesario. Luego iremos donde sea. De momento sólo he hablado con Paco para entrenar. Si me quedo o no es algo que tendremos que hablar más adelante».

Curiosamente, tanto Iván como Cristian entrenaron ayer en las dependencias de La Albericia, en unas instalaciones que no conocían. En concreto, por la mañana, pasaron más de dos horas en el gimnasio y fueron los últimos en salir. Por la tarde, carreras en Soto de la Marina con toda la plantilla. «Todo esto es nuevo para nosotros», señalaban. Aunque sí han coincidido con algunos de los jugadores de la plantilla actual a los que ya conocían.

En cuanto a la situación deportiva y social del Racing, y a pesar de la distancia, tanto el delantero como el centrocampista, dicen que «hemos visto partidos por televisión y estamos al día». En este sentido, Bolado fue más conciso: «La verdad es que el club ha entrado en una dinámica mala y todo se ha resentido en el último año. Los jugadores lo han intentado todo y han hecho lo que han podido, pero cuando una cosa va mal, va mal para todos».

Iván Bolado y Cristian Portilla seguirán a lo largo de estas semanas dándole al balón con Paco Fernández y los componentes de esa, entre comillas, primera plantilla del Racing, a la que tienen que llegar nuevos fichajes en los próximo días. De momento, sólo hay dos jugadores contratados -Rubén Durán y Agustín Fernández- que se han sumado a los seis que quedan de la temporada pasada, los jugadores del filial y la media docena de futbolistas a prueba. Los cántabros del 'exilio' podrían ser los próximos. Seguro que se dejarían la piel en ese Sardinero en el que se las ha aplaudido hasta hace poco tiempo. Aún los aficionados recuerdan aquel gol de Bolado ante el Espanyol que le dejó el apodo de 'Iván Rabona'. O las carreras de Portilla y su buen hacer en el centro del campo.

Y en la distancia: Picón, sin equipo; Juanjo, en el Numancia, con José Tomás; Samuel, Ponferradina; Canales, Valencia; Marcano, en Rusia; Jonathan, Recre; Edu Bedia, Barça B, y Álvaro, aún en el Zaragoza.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 20:56 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario