Mi?rcoles, 26 de junio de 2013

'Mi cargo está encima de la mesa, a la espera de la ampliación', dice Lavín

«Mi puesto está encima de la mesa a la espera de lo que ocurra en la ampliación de capital», indicó Ángel Lavín, presidente del Racing. Para el mandatario, el actual Consejo de Administración es «de transición» y recalcó que tanto él, como su grupo de trabajo están en disposición de «aceptar lo que diga el inversor que venga y ponga el dinero».

No entró en detalles sobre el importe necesario que debería aportar ese supuesto nuevo inversor, pero sí confirmó que sí «pone una cantidad importante se aceptaría de inmediato».

Fue entonces cuando los periodistas presentes en el acto le preguntaron sobre si se sentía moralmente con fuerzas para seguir en el cargo, cuestión que solventó con un lacónico, «mi cargo está encima de la mesa».

La siguiente interpelación fue más allá y aludió a la posibilidad de que el Consejo se marchara en bloque y dejase de ocupar los puestos de responsabilidad del actual Racing. En esta ocasión, Berdejo tomó la palabra y explicó qué pasaría si se produjese tal acción. «Una renuncia del Consejo obligaría a nombrar una nueva administración judicial. Es algo que no le sería muy aconsejable para el club, ya que la última le costó medio millón de euros».

Todo lo deportivo pendiente

En medio de este panorama jurídico y de incertidumbres, el club está atado a la hora de tomar decisiones de futuro. Todo está en el aire. «Dependemos de saber en qué categoría podrá jugar el equipo», explicó Lavín. Esa situación impide la organización de una pretemporada, la planificación de una plantilla, el acometer cualquier traspaso o renovación e, incluso, el tantear un mercado u otro para seguir de cerca a los posibles futbolistas. En resumidas cuenta, un estado de inmovilismo total.

«Estamos pendientes del viernes y de saber si el Mirandés logra su conversión en SAD», recalcó el presidente. La consumación o no del proceso en el que el club burgalés se encuentra sumido es de vital trascendencia. La entidad santanderina sería la principal beneficiada de que los de Anduva no consigan reunir el millón y medio de euros que necesitan, ya que automáticamente se quedarían con su plaza y el Mirandés descendería a Segunda B. El viernes, día 28 , a las 20.00 horas, finaliza el plazo y en Miranda hay versiones para todos los gustos.

La continuidad de los actuales técnicos también es una duda permanente. «Emilio de Dios (director deportivo) sigue trabajando y sobre los demás no nos atrevemos a decir nada». La permanencia de Alejandro Menéndez, actual entrenador, al frente del primer equipo sigue suscitando incógnitas. «Habría que hablar con él para ver si quiere seguir en Segunda B. No hay nada decidido».

Finamente, Lavín se refirió al traspaso de Jairo y confirmó que el coste de la operación «ronda los 2 millones de euros» y esperan que el Sevilla pague en metálico porque «tiene dinero».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:35 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario