Mi?rcoles, 05 de junio de 2013

El racinguismo canta sus 100 primaveras

«Es un recuerdo que te va a quedar toda la vida, esto no te lo quita nadie». Las palabras emocionadas de Desiré Salas resumen lo vivido ayer en el pueblo navarro de Esparza de Galar, conquistado por el espíritu racinguista. Hasta allí se desplazaron una quincena de aficionados para poner sus voces a "Tus cien primaveras", el himno del Racing que está grabando Rulo y la Contrabanda tras la petición «unánime» de la Asociación de Peñas para conmemorar el centenario.

Una emotiva canción que conjuga, con aires pop, iconos del racinguismo y de Cantabria: El Sardinero, la humildad, el verde de los campos, el blanco de las nieves, el mar bravío, la lluvia, el viento sur, la Gradona de los Malditos... y, sobre todo, esa sensación de que el Racing es más que un equipo de fútbol, incluso más que un sentimiento. La composición gustó a esa quincena de privilegiados peñistas y les devolvió las mejores sonrisas y emociones en medio del convulso presente del racinguismo. Hubo hasta algunas lágrimas, pero muy distintas a las vividas en Ponferrada el domingo.

Benito se sumó

El viaje de ida hasta tierras navarras estuvo marcado por las noticias llegadas desde Guadalajara sobre el descenso administrativo del club alcarreño y la rabia por la victoria que el Racing dejó escapar en El Toralín que ahora sí podría valer. Pero en cuanto la expedición llegó a Esparza de Galar se olvidaron puntos, clasificaciones y categorías. Allí esperaba el exjugador Benito Ballent, uno de los ídolos del racinguismo de finales de los año 80 y principios de los 90, uno de esos delanteros de raza que hoy escasean y que sigue teniendo el corazón verdiblanco. «Es un orgullo participar, estoy encantado», señalaba el navarro en compañía de su mujer, Ana Castillejo.

Rulo, junto al guitarrista Pati Barraldés y el bajista Quique Mavilla, esperaba en las puertas del estudio Sonido XXI, donde el cántabro graba todos sus discos, antes con La Fuga y ahora con la Contrabanda. Los aficionados, todos ellos uniformados con la camiseta del centenario diseñada por la Asociación de Peñas y otros múltiples complementos, tomaron las instalaciones y escucharon las tomas ya grabadas de "Tus cien primaveras". Nadie había oído hasta ahora el himno salvo los integrantes del grupo cántabro. Y las caras durante la primera escucha revelaban que el tema les había llegado al corazón, les había conquistado desde el primer instante. «Si te digo que te quiero no te miento; ser verdiblanco es más que un sentimiento» puso los pelos de punta a los presentes. «Te llega al alma», sentenciaba Bernardo Colsa, presidente de la APR, para resumir el sentir colectivo.

Después, Rulo explicó la misión que tenían que cumplir Benito Ballent, Bernardo Colsa, Ernesto Flores, Ana Castillejo, Emilio González-Madroño, David Villa, Marco Antonio Robles, Marta Mata, Javier Mata, Eduardo del Hoyo, César Grande, Pedro Cava, Carlos García, Cristina García, Desiré Salas y Fran Antolín: cantar junto a él el estribillo «¡Ooooh vamos Racing, vamos!».

Lo hicieron repartidos en grupos y con el objetivo de transmitir a la canción la emoción que viven cada fin de semana en las gradas: no se buscaba la perfección, sino un sonido futbolero, canchero, como dirían los argentinos. Se sucedieron varias tomas de cada grupo y muchas risas ante alguna voz "fuera de tono", mientras las cámaras de fotos y vídeos echaban humo inmortalizando el momento. Cuando el técnico Javier San Martín dio el OK, los aficionados abandonaron el estudio y pasaron a la sala de mezclas a escuchar el resultado de sus cánticos ya incorporados a "Tus cien primaveras". Y la emoción se multiplicó.

Del pueblo

«Este es el himno del pueblo, de la afición, y las peñas tenían que ser protagonistas, al igual que los exjugadores», explicaba Rulo sobre la iniciativa. «El reto era hacer un himno del Racing y no una canción de Rulo y la Contrabanda, una ambición muy bonita pero también una enorme responsabilidad porque no sabía si iba a ser capaz de estar a la altura y jamas había compuesto un himno», añadía el músico reinosano, que llevaba tres meses dando vueltas a la cabeza para componer una canción que llegara y llenara al racinguismo. Cinco días se pasará encerrado en el estudio para terminar las mezclas y cerrar la composición definitiva que se presentara la próxima semana en Santander. O el día 12 en el acto que prepara el Ayuntamiento en el Paraninfo de La Magdalena o el 14 en la fiesta que organizarán las peñas en el Parque de Mesones.

«Lo importante ahora es que la gente haga suyo este himno», sentenciaba Rulo a la hora de la despedida. El viaje de vuelta demostró que los ayer presentes ya lo han hecho: ese «¡Ooooh vamos Racing, vamos!» sonó repetidamente en los coches de los aficionados racinguistas que volvieron a Santander, por fin, con una sonrisa en la boca.

«Verde de campo blanco de montaña, tienes El Sardinero por morada. Eres equipo humilde pero grande, que da la mano empate, pierda o gane.
De Santander hasta Mataporquera,
desde Castro Urdiales hasta Unquera, aunque sople sur o aunque llueva, que bien te sientan tus cien primaveras.
¡Ooooh vamos Racing, vamos!
¡Ooooh vamos Racing, vamos!
Cerquita de ese mar que es frío y bravo, con la Gradona siempre de tu lado, si digo que te quiero no te miento, ser verdiblanco es mas que un sentimiento.
De Santander hasta Mataporquera,
desde Castro Urdiales hasta Unquera, aunque sople sur o aunque llueva, que bien te sientan tus cien primaveras.
¡Ooooh vamos Racing, vamos!
¡Ooooh vamos Racing, vamos!»

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 18:24 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario