Viernes, 31 de mayo de 2013

El peor viaje en el peor momento

En línea recta, la distancia entre Santander y Ponferrada no llega a 250 kilómetros. Pero en lo futbolístico hay un mundo que deja en evidencia lo ocurrido en la Cantabria futbolística. Porque un Racing moribundo se jugará el último aliento ante un club que vive su mejor momento. El mejor de su historia. Allí preparan una caravana para acompañar a su equipo hasta el estadio, ponen banderas en los balcones y piensan en tocar por primera vez la Primera División. Y, lo mejor de todo, sin deudas acumuladas, con el accionariado repartido sin salir de la provincia, estabilidad social y un presupuesto de 4,8 millones de euros. Casi una tercera parte del que tiene el Racing.

La Ponferradina no es un nuevo rico ni uno de esos equipos de ascenso fugaz a base de dejar pufos a todo el mundo. El club cumplirá el 7 de junio 91 años, de los que 46 los pasó en Tercera División y otros 18 en Segunda B. Hasta probó dos temporadas el sabor de la Preferente. Esta campaña es su tercer intento en la división de plata. Estuvo dos veces y descendió las dos. Ahora van sextos y dependen sólo de sí mismos para jugar la fase de ascenso. Empezaron en puestos de descenso, pero encadenaron seis victorias consecutivas. De menos a más. Así lo hicieron el año pasado. En noviembre más de uno pidió la cabeza de Claudio Barragán, su entrenador. Pero su equipo acabó la temporada arrasando y logró el ascenso. Del técnico dicen que es callado, poco dado a los titulares y hasta desconfiado. Algo osco. Pero de puertas para fuera. Porque en su vestuario le definen como «un motivador nato, de los que te hace saltar en cada partido como un grupo de guerreros». La prensa habla de una plantilla que forma una piña, «pero de verdad, no es un tópico».

Barragán ha forjado un bloque defensivo -más que una línea-, que no rechaza jugar contra los que dejan hacerlo, pero que se mueve como pez en el agua a la contra. Veloz y con olfato arriba. «Dejar la portería a cero y aprovechar a nuestros delanteros, que están con la 'flechita verde'», dice Samuel, un exracinguista enrolado en el Bierzo. No miente. Yuri lleva 19 goles (el máximo goleador del Racing es Jairo, con siete). Orden, tensión y mucho trabajo en la estrategia son otras de las 'etiquetas' que ponen en los perfiles de los leoneses. Y sin figuras. Juande es su motor en el centro del campo y al preguntar a los aficionados por sus estrellas hablan de Santamaría (el portero), Acorán o el propio Samuel. Obreros del fútbol. «El éxito de este año viene también del año pasado. Es el mismo bloque», comenta el central. O sea, que ascendieron y no se volvieron locos con los fichajes y, sobre todo, con los gastos.

Limpio y saneado

Porque ese es el gran mérito de los leoneses. Da cierta envidia escuchar que allí no hay deudas acumuladas y que la gestión de la directiva se pone como ejemplo en otros puntos de España. «Es un paisano de aquí y siempre se habla de 'fútbol limpio'. Se paga al día. Poco, pero seguro», apuntan los que han negociado con el presidente, José Fernández Nieto, un empresario de la zona que lleva ya catorce temporadas al frente del club. La clave, no gastar más de lo que se tiene y no volverse loco. Sí que hubo números rojos en alguna temporada -las menos- pero se arregló sin problemas y con «mucha transparencia». Más que nada porque Fernández Nieto ni siquiera es un accionista mayoritario al uso. Cuenta con un paquete de títulos importante (no el mayor) y representa a varios que suman la mayoría en un accionariado atomizado, repartido, entre vecinos de Ponferrada. Nada de dinero de fuera.

No hay problemas económicos, no hay problemas institucionales y el club mantiene una estructura pequeña. La prensa le llama, de hecho, «la familia». Todo queda en casa. Por ejemplo, el director del hospital de la ciudad es uno de los consejeros. Y eso se nota en la grada. «Están volcados con el equipo», dice Samuel respecto a la afición leonesa. En El Toralín caben 8.400 personas y lo normal este año son entradas de 7.000. Para el partido del domingo, de hecho, a cada socio le dan una entrada 'extra' por diez euros. Ayer ya había seiscientas reservas. Quieren llenar. Además, una caravana de vehículos acompañará a los jugadores hasta el campo, en el que se preparan pancartas, mosaicos y otros elementos para «crear ambiente». «Sí que esperamos que vengan. Esto es un premio y queremos compartirlo», apunta el central. Los jugadores hablan de «proeza» y en los medios creen que el equipo tiene serias opciones de subir, como hizo el año pasado porque va «de menos a más».

«Empezar de cero»

Pero, para hacerlo, tiene que ganar a un Racing que acude a jugarse su última carta. En Ponferrada creen que el empate ante el Guadalajara y el hecho de que los cántabros necesiten un milagro para salvarse puede favorecerles. El escenario hubiera cambiado con una victoria verdiblanca en el último partido. Menos tensión.

«El fútbol es así de caprichoso y te mete en encrucijadas de este tipo», comenta Samuel. No sólo porque su equipo actual se enfrente al que le hizo debutar en Primera. La Ponfe se juega la plaza en la fase con Las Palmas, justo el club desde el que el central llegó a León. Sin embargo, lejos de tópicos, el futbolista ofrece una explicación muy coherente: «Lo que rodea este partido es producto de todo el año y no de un fin de semana». «Sigo al Racing durante todo el año y, como racinguista, también estoy pasándolo mal. Diez años y la oportunidad de debutar en Primera es mucho. No se olvida. Me duele verlo así. Pero esto es consecuencia de un trabajo mal hecho, del tiempo -los últimos años- en el que se han hecho mal las cosas. Los problemas administrativos, la fractura social...».

Él también tiene opinión con respecto al futuro del Racing. «Hablo a menudo con gente de allí. Con la familia, con amigos... A mí, como a todos los racinguistas, me gustaría que, a partir de este año que termina, en Segunda, en Segunda B o donde sea, se pueda empezar a construir algo distinto, desde cero».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 16:45 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario