Martes, 21 de mayo de 2013

'Hacer cuentas te desgasta y no te lleva a ninguna conclusión

La llegada de Alejandro Menéndez al banquillo verdiblanco no fue acogida con demasiado júbilo por los aficionados. Era prácticamente un desconocido, amigo del director deportivo y con más ‘hambre’ que experiencia. Sin embargo, el tiempo le ha dado la razón y ha podido demostrar que, desde su llegada, el Racing al menos juega a algo. Consolidar la pareja Crespí-Bocanegra en la defensa y adelantar a Yuste al centro del campo han sido dos de sus decisiones más acertadas. Lástima que los refuerzos invernales en la delantera no hayan dado el rendimiento goleador esperado, aunque el asturiano no es responsable ni de la llegada de Quini ni de la de Juanmi. Con más pólvora en el ataque, la situación del equipo en la clasificación podría ser diferente.

Sin embargo, Menéndez se resta mérito y prefiere centrarse únicamente en la empinada escalera que tiene por delante antes de llegar al rellano, que espera que sea el de la salvación. Antes de conseguirlo aún le quedan tres escalones, pero él prefiere centrarse sólo en primero, en el del domingo ante el Guadalajara. A pesar de la dificultad que supone la presión añadida de no poder cometer un solo error, «que es máxima», reconoce Menéndez, el técnico del Racing ve al equipo tranquilo. «Llevamos en esta situación todo el año y no mostramos esa sensación de precipitación ni tampoco indicios de ansiedad. Eso es lo más beneficioso», apunta. Es más. Menéndez ve «cómodo» a sus pupilos sobre el terreno de juego, «presionando, jugando a la contra, saliendo a las segunda jugadas...».

El Racing no depende de sí mismo, pero el entrenador no hace conjeturas sobre si la Ponferradina se juega la fase de ascenso o el Hércules nada... En el vestuario verdiblanco no quieren saber nada de ‘cuentas de la lechera’. «No sirve de nada, porque nunca sale nada de lo que piensas», incide. «Pocos creían que nosotros íbamos a ganar seis puntos en dos partidos. Hacer cuentas desgasta y no lleva a ninguna conclusión». Sin embargo, a Alejandro Menéndez se le ‘ilumina’ la voz y habla con orgullo cuando es preguntado por el encuentro jugado ante el Sabadell en la Nova Creu Alta. «Afloraron muchos sentimientos. Hubo una alegría desmesurada, abrazos con mucha fuerza entre todos: jugadores, técnicos, cuerpo médico... El vestuario era una felicidad absoluta. El equipo estaba radiante por haber hecho un buen partido ante un rival difícil. Vi acciones muy positivas en ese vestuario», relata con entusiasmo.

Pero a Menéndez también le gustó lo que vio ante el Castilla, el primer ‘match ball’ con el que se topó el Racing. «Jugamos con temple, con paciencia... Todos esos matices nos hacen ser mejor equipo». Las victorias y los puntos que han conseguido desde entonces deben cimentar la recta final ante Guadalajara, Ponferradina y Hércules. El míster llegó a Santander como técnico de urgencias y los resultados le están acompañando. «Hicimos una ‘pretemporada’ y hemos ido creciendo en lo futbolístico. El equipo ha ido creyendo en la idea que se le ha propuesto. Y ahora generamos más ocasiones y algunas las transformamos en gol», explica. «Además, llevamos dos partidos con la portería a cero. Que la gente (la plantilla) vea que la idea tiene éxito y que el trabajo da sus frutos», recalca.

Ahora la próxima estación será el domingo ante el Guadalajara. «Es un equipo con menos presión que nosotros, ya que vienen de Segunda B. Pero aún así será un partido muy difícil. Llevan todo el año viviendo partidos en los que la necesidad es grande», reconoce el míster asturiano. «Pero para nosotros el partido será otra final», concluye.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:36 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario