Domingo, 28 de abril de 2013

El Racing, a seis puntos de la salvación

La de ayer fue para los racinguistas una tarde de transistores. Con el golpe de la derrota ante el Barcelona B aún resonando en la cabeza, no quedaba otra que pegar el oído a la radio y esperar a que los rivales directos en la lucha por la salvación pincharan en sus respectivos encuentros. Pero esta vez la fortuna no quiso aliarse con los verdiblancos. El Hércules venció y el Huesca empató. Más malas noticias que, unidas al triunfo del Mirandés el viernes, sumergieron aún más a los de Alejandro Menéndez en el pozo del descenso. Ahora, la salvación está a seis puntos, el equipo es penúltimo con 35, y la ansiedad ha vuelto a a hacer acto de presencia.

El Racing y sus aficionados están condenados a sufrir. Quedan seis jornadas para que concluya el campeonato y las cuentas casi no salen. Además, tampoco el sábado fue una jornada propicia para los intereses del equipo cántabro. Se acostaron el viernes viendo como el Mirandés superaba al Sabadell y ayer se despertaron pendientes de dos estadios. En El Molinón jugaba el Hércules frente al Sporting en un choque en el que a priori eran favoritos los asturianos. El equipo del exracinguista Edu Bedia también se jugaba la vida. Pasaban los minutos y el marcador no se decantaba a favor de ninguno de los dos conjuntos. Pero en la parte final llegó el desastre. Los alicantinos marcaron en el 81 y con el tanto de Paglialunga se confirmaron los peores pronósticos. Hiciese lo que hiciese el Huesca, el Racing iba a tener la salvación a seis puntos. Además, los aragoneses se unieron a la fiesta contra los verdiblancos y con un solitario gol de Borja en el minuto 43, se llevaron un punto ante la Ponferradina. Los oscenses, además, conseguían adelantar a los cántabros y, aunque en descenso, les enviaban a la penúltima posición de la tabla. Hoy se mide el Murcia ante el Almería y en caso de vencer los locales, se complicaría un poco más el futuro de los de Menéndez.

Las matemáticas dicen que con 18 puntos aún en juego, la salvación sigue siendo posible, aunque para ello el Racing no puede permitirse ni un fallo más. Cada gol marrado, cada ocasión desaprovechada es un tanto por ciento menos en las opción por quedarse en la división de plata. Hasta el momento, el Racing sólo ha sido capaz de vencer 9 encuentros de los 36 que ha disputado y para no decir adiós a la categoría deberá, al menos, ganar los tres de casa y uno de fuera. El próximo domingo se mide al siempre complicado Almería, después recibe al Castilla en El Sardinero, viaja Sabadell, se mide al Guadalajara en Santander, se desplaza a Ponferrada y, por último, se la puede jugar a todo o nada en los Campos de Sport ante el Hércules.

Sin Mario y Quini

Sin tiempo para recuperarse del varapalo del viernes, los pupilos de Alejandro Menéndez entrenaron ayer. En La Albericia se pudieron ver caras serias, de decepción y, sobre todo, de preocupación.

El técnico asturiano reunió a toda la plantilla sobre el césped donde conversó con los jugadores durante unos minutos. Menéndez no podrá contar para el encuentro ante el Almería con Mario y Quini. El portero, que se retiró lesionado con una contractura, forzó la quinta cartulina amarilla sabedor de que su dolencia le impediría viajar. Por su parte, el ariete madrileño también vio la quinta y por tanto tendrá que cumplir un partido de sanción.

Yuste, tocado

Pero la peor noticia para el míster fue saber que el jugador más en forma del equipo, Héctor Yuste, tiene una estiramiento en la parte posterior de una de sus rodillas. Ayer no se ejercitó con sus compañeros y se espera que mañana le hagan diversas pruebas para conocer el alcance exacto de sus molestias.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 20:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario