Domingo, 24 de febrero de 2013

El Racing de Santander celebra sus 100 años con un triunfo vital

Desde el pitido inicial dio la sensación de que la suerte estaba echada. Al Racing le tocaba ganar. Ayer era su fiesta y salió al campo, vestido con la misma equipación que lo hicieron los padres fundadores hace un siglo, convencido de que la victoria le correspondía por derecho. Después de tanto sufrimiento, nos toca, parecían pensar.

Y lo más curioso es que el Mirandés transmitió lo mismo: que le tocaba ganar al Racing. Los de Pouso fueron como ese novio de la hija que va por primera vez a cenar a casa de los suegros el día de Nochebuena. No se trata se ser brillante, lo primordial es no molestar, no meter la pata rompiendo nada. Y el Mirandés no rompió nada.

En un partido de guante blanco, los locales metieron a los burgaleses en su área de mano y así, precisamente, de mano (la de Martínez) llegó el penalti que sirvió a Quini para adelantar a su equipo. La cosa salía rodada el día del Centenario. Luego, como este Racing es lo que es, empezó a rajarse, a perder la pelota muy rápido y los rojillos, ayer de pistacho, amagaron con asustar. Pero sin fe. Mario, el único cántabro en el once (merece una reflexión), apenas tuvo que emplearse a fondo. Su parte de mérito tiene también, justo es decirlo, que la defensa racinguista está atravesando su mejor momento.

En la segunda mitad, Gay, que es de esos entrenadores que tienen la virtud de acertar cuando rectifica, cambió de sistema, del 4-3-3 al 4-4-2 y, sobre todo, metió de inicio en el campo a Jairo y a Ferreiro. Que estos jugadores, en este Racing, no sean fijos en la alineación es uno de esos misterios que los entrenadores se pasan unos a otros de generación en generación. Los que lo vemos desde la grada no estamos preparados para asumir esos conocimientos (Xavi e Iniesta no fueron indiscutibles hasta su cuarto año, por ejemplo).

El segundo gol fue una grandiosa jugada de pizarra para los locales y una losa para el Mirandés. Desde ese instante, El Sardinero estuvo encantado de conocerse. La ola, ¡Hola, fondo, sur; hola fondo norte!, y, en suma, cumpleaños feliz.

Pouso: "Les ha salido el plan"

"Hemos hecho una primera parte bastante buena. Nos hemos repuesto bien del penalti y hemos mandado, aunque sin profundidad. En la segunda parte, se le ha puesto el partido muy donde quería, les ha salido el plan".

Gay: "Objetivo cumplido"

"Hemos conseguido el objetivo, ganar, dejar la portería a cero y disfrutar del ambiente. Hemos pasado algún momento malo después del primer gol, pero en la segunda nos hemos repuesto y hemos controlado el partido".

Racing de Santander: Mario; Francis, Héctor Yuste, Martí, Tiago Pinto; Marcos Gullón, Andreu, Óscar Pérez (David Ferrerio, min.46); Juanmi (Jairo, min.46), Quini (Bouazza, min.80) y Koné.

Mirandés: Goitia; Garmendia, César Caneda, Javi Soria, Koi; Martínez, I. Agustín (Muneta, min. 72), Mújika (Goiria, min. 77), Iribas (Pablo Infante, min. 63), Sergio Suárez ; Díaz de Cerio. Goles: 1-0, min. 7, Quini; 2-0, min.56, Tiago Pinto.

Árbitro: Pérez Pallás (comité gallego). Mostró cartulinas amarillas a Martínez y Garmendia por el Mirandés.

Incidencias: Partido de la vigésima séptima jornada de la Liga Adelante, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante 10.758 espectadores. Durante los prolegómenos del encuentro se llevaron a cabo diversos actos para conmemorar que en el día de hoy se cumplían 100 años desde la primera vez que el Racing de Santander disputó un partido bajo la denominación de Racing.

Fuente: As

 


Publicado por Castro2 @ 13:50 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario