Domingo, 17 de febrero de 2013

El Racing dio la de arena en Huelva

En Huelva tocaba la de arena. La de la inoperancia en ataque, las imprecisiones en la medular y los fallos defensivos. En definitiva, del horror y la derrota. El triunfo del Racing ante el Huesca del pasado domingo parecía de otra época. A años luz. Así, el Recreativo, liderado por un genial Jonathan Valle, superó, sin alardes, al conjunto de José Aurelio Gay. 1-0, y gracias. Porque Mario y el poste evitaron un resultado peor.

El partido comenzó con el Recre dominando y el Racing esperando. A la expectativa. La pelota duraba muy poco en los pies de los verdiblancos y esa especulación se tradujo en llegadas del conjunto andaluz. La primera llegó en un remate de Pardo, a la salida de un córner, que Mario, con una buena mano envió, de nuevo, a saque de esquina. Pocos minutos después, fue Jonathan Valle el que, con un disparo al poste, puso el "uy" en la grada del Nuevo Colombino.

El arreón del conjunto onubense se fue suavizando y el Racing, más a trompicones que por acierto, pisó algo más el terreno rival. Incluso, Juanmi desperdició una clara ocasión, tras un gran pase de Andreu. El delantero malagueño, que sigue negado de cara a gol, disparó muy desviado.

Pero no fue más que un espasmo. En Huelva, el conjunto de José Aurelio Gay volvió a mostrar su imagen negativa. La de los brazos caídos y los despistes defensivos. Y así llegó el tanto blanquiazul. Córner botado sobre el área racinguista, fallo en el marcaje y el goleador Chuli, que marca de medio tacón. De vuelta a los orígenes.

El gol dejó aún más grogui al Racing, que volvió a ser víctima, apenas unos minutos después, de un pletórico Jonathan Valle. El cántabro puso a prueba, otra vez más, a Mario, con un disparo de falta a la escuadra, que el cancerbero despejó de forma magistral.

El descanso llegó al vestuario cántabro, con la esperanza de que el míster diese con la tecla. Algo había que cambiar para recuperar ese halo de equipo competitivo. Sin embargo, el cambio de campo fue lo único diferente.

El Recre salió al campo en tromba, con Jonathan Valle dirigiendo a sus compañeros. Tres ocasiones consecutivas y Mario sin respiro. Genial el portero cántabro, que volvió a mantener a su equipo con vida en un partido en el que estaba siendo muy inferior a su rival.

El temporal onubense amainó y Gay aprovechó la aparente calma para dar entrada a Jairo y Koné. En busca de velocidad. El partido recordaba, en cierto modo, al de El Molinón, aquel que el Racing remontó tras jugar todo el partido a merced de su rival.

Cántabro y costamarfileño aportaron velocidad y un carácter distinto al equipo. Nada para tirar cohetes, pero sí lo suficiente como para cuestionarse por su suplencia.

Lo del Nuevo Colombino no fue un 'dejá vú' de la tarde noche de Gijón. Jairo y Koné se contagiaron de la inoperancia de sus compañeros y el resto del partido fluyó, aburrido, hasta el pitido final del encuentro. El Recre que se quedó con diez jugadores sobre el césped tras la lesión de Morcillo. Un cuarto de hora tuvo el Racing para aprovecharlo y, ni aún así. El conjunto cántabro se había puesto la sábana. La de los viejos fantasmas.

Recreativo: Cabrero; Córcoles, Pardo, Morcillo, Fernando Vega; Dimas, Matamala; Arana, Jonathan Valle (Rubio m. 69) Alexander (Puigdollers m. 62); Chuli.

Racing: Mario; Francis, Yuste, Martí Crespí, Tiago Pinto; Dorca (Gullon m.72), Andreu, Óscar Pérez (Jairo m. 57); Ferreiro, Juanmi y Quini (Kone m. 57).

Goles: 1-0. Chuli (m. 33)

Árbitro: Pino Zamorano (C. Castellanomanchego). Amonestó a los locales Jonathan Valle y a los visitantes Yuste, Dorca, Francis y Óscar Pérez.

Estadio: Nuevo Colombino. 5725 espectadores.

Fuente: El Diario Montañés

 


Publicado por Castro2 @ 15:01 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario