S?bado, 09 de febrero de 2013

Gay 'El equipo sigue vivo pero habrá tortas para salvarse'

Si el pasado fin de semana ante el Sporting de Gijón eran los futbolistas los que pasaban por la sala de prensa de El Molinón eufóricos, esta vez fue su entrenador, José Aurelio Gay, el que se presentó ante los medios de comunicación exultante. No era para menos. Su equipo había conseguido cumplir todas sus expectativas. Aun así, el técnico madrileño aseguró que pese al triunfo «habrá tortas para salvarse».

Algo excitado por el discurrir del partido, Gay atendió a los periodistas. «Estoy muy contento aunque no lo parezca. Quizás no lo muestro porque he sufrido mucho y aún no me he recuperado. Necesito que me bajen las pulsaciones», bromeó.

El Racing consiguió seguir todas las directrices que desde su llegada el preparador verdiblanco ha intentado inculcar. «El comienzo fue esperanzador, francamente bueno, con mucha más posesión de la que yo me esperaba», señaló el madrileño. Sin embargo, Gay detectó que sus pupilos tienen tendencia a repetir los errores de siempre. «Nos han dado la iniciativa y la hemos cogido hasta el gol anulado al Huesca. Cuando nos marcaron he notado que el equipo tenía miedo a perder lo que habíamos conseguido. Tenemos que salir a ganar los partidos», apostilló.

Quizás por esta razón, decidió cambiar el dibujo táctico. «Hoy (por ayer) lo hicimos con tres jugadores en el centro del campo. No hay nada decidido, aún. Además, recuperamos a gente sancionada», aseguró. Para él, lo que mejor estuvo del partido fue la zaga. «Me ha gustado mucho la línea defensiva. Yo sigo viendo vivo al equipo, aunque habrá tortas por salvarse», vaticinó.

Gran parte de las esperanzas que dejó entrever el Racing pasan por los buenos detalles que dejó uno de los debutantes, Andreu. «Le pedí que estuviera un poquito más adelantado que la defensa. Así, nos va a dar buena salida del balón y también va a hacer mucho mejores a sus compañeros. Pero todos se tienen que ofrecer y sacar su mayor talento», advirtió.

Antes de terminar su comparecencia, Aurelio Gay se refirió a uno de los desaires que protagonizó Hameur Bouazza. El futbolista argelino se desentendió del balón y no peleó un par de balones tras cabrearse con Juanmi por no pasarle la pelota, aunque el futbolista malagueño no le había visto. «El problema de Bouazza es que se ha enfadado. Hablaremos con el para que no vuelva a suceder y decirle que su actitud no nos gustó», dijo Gay, que este tendrá oportunidad de comunicárselo en el entrenamiento matinal.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 23:57 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario