Lunes, 21 de enero de 2013

El colista sí debe hacer cuentas

En Alicante preocupó la actitud. En Las Palmas, la impotencia. En ambos lados, el resultado. Un vistazo al vídeo resumen del partido en la isla no deja dudas en torno a la inferioridad manifiesta que demostró el equipo en la primera parte. Y lo peor de todo, la victoria del Hércules ante el Lugo deja al conjunto de Aurelio Gay colista, con 18 puntos, a 4 de la salvación.

El Racing ya ha perdido el 'tirón' anímico que se produjo como consecuencia del cambio en el banquillo y, lo más preocupante, ha vuelto a ofrecer en los dos últimos partidos las duras sensaciones que dejó en la peor etapa de Fabri. Esa que produce la falta de reacción pese a probar con numerosos cambios y esa otra que indica que los cántabros rara vez son mejores que algún rival. En esa situación, sí que hay que hacer cuentas, aunque el discurso cauto de Gay diga lo contrario. Porque el «queda mucho» es tan engañoso como la muerte dulce. Un colista tiene prisa y ante el Córdoba es necesaria esa palabra que odian en los banquillos: final.
El triunfo del Hércules ante el Lugo de Quique Setién supone un baño de realidad para la expedición verdiblanca, que regresó ayer por la noche de Gran Canaria (en avión hasta Madrid y, después, en autobús). El Racing es, a día de hoy, el peor equipo de la categoría. La salvación se ha puesto ya a 4 puntos a falta de 20 partidos para cerrar el campeonato. Córdoba, Sporting, Huesca, Recre y Mirandés pondrán a prueba el carácter de un grupo escaso de recursos en las próximas semanas. Hay choques frente a rivales directos (Huesca y Mirandés) y oportunidad de meter en el lío al resto.

Ese carácter competitivo se vio en parte ante el Guadalajara (que está saliendo a flote) y algo más frente a la Ponferradina, pero desapareció del todo en Alicante y llegó tarde (y con cuentagotas) a los últimos minutos en Canarias. Gay insiste en la necesidad de una recuperación anímica, pero, siendo cierto, para ganar partidos hace falta también algo de fútbol. Porque más allá de moral, el Racing ha sido incapaz de tener el balón en los últimos encuentros y su idea efectiva de lanzar en largo a Quini se ha quedado corta. Siempre se pone por detrás en el marcador, es inferior en la posesión a todos sus rivales y es el que menos goles ha marcado de la categoría. Eso por no hablar de una defensa con serias lagunas que regala dos o tres opciones claras por partido.

El partido ante Las Palmas volvió a recordar que la confección del centro del campo ha sido un fracaso. Ni Gullón, ni Dorca, ni Óscar Pérez, ni Longás, ni Jorge Alonso han servido por ahora. A Rivero se le ha visto poco y resulta curioso que, para algunos, el que mejores prestaciones ha ofrecido, juegue de central. Porque añorar a Yuste en la medular es otro mal síntoma en este diagnóstico de males. Emilio de Dios ha hablado de un pivote. Tal vez en acertar en ese puesto antes de final de mes esté la temporada.

El técnico no quiere hablar de los 30 puntos que hacen falta en cada vez menos tiempo. Dice que eso no motiva, y puede que no le falte razón. Pero tampoco ha motivado su idea de quitar presión. Con ese arma también se juega y es responsabilidad suya tenerla controlada y manejarla a su favor. Porque después de ver el resumen del choque del sábado resulta complicado decir que el equipo se mantuvo en el partido, salvo que sólo fuera porque Las Palmas no quiso (o no supo) matarlo.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:26 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario