Mi?rcoles, 09 de enero de 2013

Dorca 'Tengo suerte de no 'chupar' banquillo'

Albert Dorca es el preferido para todos los entrenadores. Juega de pivote, en la banda izquierda, como media punta e, incluso, lo hace de falso delantero si la ocasión lo requiere. Es un comodín. Silencioso y sin alardes, el fútbol del catalán ha convencido a todos los técnicos. Fue indiscutible con JuanCarlos Unzué en pretemporada mientras duró la efímera etapa del navarro en el banquillo racinguista. Más tarde Fabri lo utilizó siempre que el jugador estuvo a su disposición y, finalmente, con José Aurelio Gay repite jornada tras jornada sin perderse ni un sólo minuto. «Es cierto que he sido un privilegiado. Siempre he jugado donde he estado. Tengo suerte de no chupar banquillo que e es lo que quiere todo futbolista», afirma el catalán.
Dorca ha sido convocado en dieciocho partidos de las veinte jornadas disputadas. Tan sólo en dos ocasiones se quedó fuera de la lista. Lo verdaderamente destacable de sus números es que, salvo en dos partidos, siempre fue titular (15) y además jugó todos los minutos. Tan sólo Francis (16) ha jugado más encuentros que él desde el pitido inicial. No obstante, son casos difíciles de comparar ya que el lateral derecho andaluz apenas tiene competencia en una plantilla muy descompensada y Dorca, por su parte, juega en la zona del campo más poblada de efectivos.
Ni si quiera los porteros, acostumbrados a ser indiscutibles en sus equipos, han jugado más que el gerundense. El futbolista catalán admite no tener ningún secreto para conseguirlo. «Yo trato de adaptarme a lo que me pide el entrenador». Precisamente, en esa faceta, Dorca es un camaleón. Con Unzué jugó de pivote. Con Fabri, o bien lo hacía en esa posición o bien, cuando al gallego se le antojaba formar un trivote en el centro del campo, el catalán era un fijo por la izquierda. Ahora, con Gay, en tres partidos ya ha jugado en tres posiciones distintas.
«No me había parado a pensarlo. Siempre quieres jugar y aunque normalmente lo he hecho en el centro del campo, al final lo haces donde te mandan. Lo que quieres es que tu trabajo sirva para algo», explica.
No es el que más goles marca. Tampoco es el futbolista más virtuoso o brillante de la plantilla. No encabezará una lista en el que el derroche físico sea el principal argumento, sin embargo a los entrenadores les convence. «Creo que para ser futbolista lo más importante es saber qué hace uno bien y explotarlo. Hay que hacer lo que pide el entrenador, pero un futbolista tiene que emplearse a fondo en lo que sí hace bien». En el capítulo goleador, se confiesa, necesita mejorar. «Nunca he marcado muchos goles. Aquí me he estrenado, pero me gustaría marcar más». Un tanto, ante el Numancia, el lo que figura por el momento en la nómina del centrocampista catalán
De la mano de Unzué
«Está claro que yo vine a Santander a jugar.He disfrutado de muchos minutos y estoy contento.Entrenas para luego poder jugar». El fichaje de Dorca por el Racing fue respaldado personalmente por Juan Carlos Unzué. El técnico navarro apostó por él, lo conocía personalmente, y fue uno de los primeros nombres que se barajaron en la lista confeccionada por Manolo Saiz, responsable de la faceta deportiva en aquel entonces. «Vine avalado por el míster, pero al poco lo cambiaron. Él me dio mucha confianza». No obstante, los nuevos inquilinos del banquillo siguieron contando con él, pese a que cada uno tenía su propio manual de estilo.«Es cierto que Fabri nos pedía cosas diferentes.No sabíamos si la tocábamos o si jugábamos más arriba. Lo que está claro es que nos faltaron puntos y no estuvimos bien».
Dorca superó con nota la presencia del gallego. Hace apenas un mes aterrizó en Santander otro entrenador, el tercero. Hoy, la historia se repite. Tres partidos, tres veces titular. «Gay tiene las cosas claras. Quiere que tengamos más el balón, ha cambiado la dinámica y hemos ganado en confianza, precisamente tenemos ahora la que nos faltaba. El proceso de adaptación ha sido bueno». Dorca admite que la victoria del otro día «cambia la forma de pensar». Su experiencia es el mejor argumento. «He vivido esta situación en Girona.Cuando las victorias no llegan te pones nervioso. El triunfo del otro día nos servirá como punto de inflexión. No hay duda de que ganar, refuerza la confianza».
Nuevos retos
Asentado en Santander en el plano deportivo, Dorca echa la vista atrás. No dudó en aceptar la propuesta del Racing. Para él abandonar Girona fue un reto. Allí se había convertido en el ‘mariscal de campo’ del club catalán. Sin embargo, la historia del Racing le cautivó. «Allí llevaba seis años. Estaba muy a gusto y me sentía querido, pero me gustó el proyecto del Racing. Tenía ganas de cambiar y de afrontar retos» . En Girona vivió casi todo lo que un club modesto puede vivir. Jugó seis temporadas, con una media de 37 partidos por año, y consiguió dos ascensos, uno de Tercera a Segunda B y, posteriormente, otro, a Segunda División. Dorca, suma y sigue.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:38 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario