Martes, 06 de noviembre de 2012

El divorcio de la afición cántabra con Fabri no decrece

Fabri González salvó el puesto este pasado sábado al ganar el Racing por 2-1 al Alcorcón en El Sardinero. El técnico gallego ha ganado crédito y dirigirá al equipo por lo menos unas cuantas jornadas más. La directiva racinguista se ha puesto como límite para la continuidad de su entrenador volver a entrar en puestos de descenso. En caso de que se produzca esta situación, Ángel Harry Lavín y Francisco Pernía tomarían la decisión de destituirlo.

El peor enemigo para el equipo cántabro es el calendario, ya que los dos próximos rivales del Racing son el Girona, tercer clasificado, y el Villarreal, que es quinto. Lo que no evitó la victoria del conjunto cántabro ante el Alcorcón es la opinión que tiene la grada sobre el entrenador que dirige el Racing. Desde el minuto 1 de encuentro ante el Alcorcón buena parte de los asistentes a El Sardinero gritaron 'Fabri vete ya'.

Lo más llamativo es que cuando el equipo estaba jugando mejor y ganaba por 2-0, los gritos continuaron y al final del encuentro, a pesar de la victoria, la afición racinguista despidió al técnico con los mismos gritos.

Incidente con aficionados
Además de Fabri, las iras de la afición cántabra se centraron en el futbolista Óscar Pérez, que salió en el minuto 81 bajo una sonora pitada. Tanto el futbolista asturiano como el técnico gallego protagonizaron el pasado jueves un desagradable incidente con un grupo de aficionados cántabros. Durante la sesión de entrenamiento, este grupo de aficionados pidió la dimisión de Fabri y éste y Óscar Pérez se mofaron de ellos con gestos despectivos.

Por este motivo, ambos se han convertido en el objetivo de las iras de la afición racinguista. Fabri, por su parte, ironizaba sobre los gritos recibidos el pasado sábado en El Sardinero, alabando los ánimos del público al equipo. La ruptura entre la afición del Racing y la Directiva cántabra ya viene de lejos y se refleja cada minuto 13 de cada tiempo de los partidos con una pitada a los que actualmente mandan.

El descontento de la afición también llega a los políticos, tanto a Miguel Ángel Revilla, anterior presidente del Gobierno de Cantabria, como al actual, Ignacio Diego, a los que ven como colaboradores de los actuales mandatarios del conjunto cántabro.

Otro detalle que demuestra el descontento de la afición racinguista con todos los estamentos de la entidad es la deserción de espectadores que acuden a El Sardinero.

Fuente: Marca 


Publicado por Castro2 @ 18:31 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario