Domingo, 21 de octubre de 2012

El mal fútbol se convierte en tópico en El Sardinero

Dicen que un tópico es una realidad repetida mil veces. En los Campos de Sport de El Sardinero, el fútbol parco, escaso de argumentos, especulativo y rácano se está convirtiendo en dogma. Y eso se nota en el graderío. El público termina el partido otorgando silbidos a la faena y cada vez se ve más el blanco y azul de los asientos del estadio. En esta ocasión, ante el Lugo, no fue diferente. Empate a cero, en un encuentro sin apenas ocasiones -en defensa "los violines" no desafinaron- entre un Racing de Fabri -sancionado, le sustituyó Yimmi en el banquillo- con pocas intenciones de jugar y un Lugo, en el que Héctor Font y Pablo Álvarez pusieron la nota más destacada, pero con muy poca maldad en la línea de tres cuartos.

Después de tres partidos fuera del Sardinero, con un pobre saldo de un empate y dos derrotas (una en Copa) Fabri apostó para medirse al Lugo de Quique Setién, por la revolución, prescindiendo de los centrales Goikoetxea y Rochela, sentando en el banquillo a Jairo, el más destacado en el arranque de la Liga y cambiando de banda Bouazza, para que Ferreiro ocupará la izquierda.

Por su parte, Setién no hizo pruebas, consciente de que su equipo estaba llamado a llevar la iniciativa, como ya lo hizo en la Copa del Rey aunque al final su equipo cayera eliminado.

La diferencia entre lo que puede ser el Racing y lo que es se vio en los primeros minutos. Un espejismo. Tal vez por mandato del 'míster' o por inercia, el equipo dio un paso adelante. En un par de jugadas se vio, incluso, a Kaludjerovic presionando al portero rival en el área. Lo nunca visto. Se apreciaron algunos detalles diferentes, de juego y de ataque. Algo desconocido. Fue solamente flor de unos minutos. Al cuarto de hora, el delantero serbio ya esperaba la salida rojiblanca en la 'galleta' del centro del campo.

El Lugo, tras tantear a su contrincante, dispuso de una buena ocasión en una jugada iniciada en su propio campo, con varios pases en corto al primer toque, que le llevaron a la frontal del área local, desde donde disparó raso Seoane para que atajara Sotres. La pasividad del Racing facilitó la ocasión de los gallegos.

Los de Setién dominaban más, pero tampoco ponían en demasiados aprietos al meta verdiblanco. Por su parte, el Racing se encomendaba a las salidas a la contra. Bouazza, a trompicones, hace llegar el balón a Longás, que centró en horizontal a Kaludjerovic, cuyo disparo desde el punto de penalti se fue muy alto.

A ocho minutos del descanso, Ferreiro sacó una falta desde la banda y el balón acabó en las mallas peinado de cabeza por Bocanegra, pero el colegiado anuló el tanto al entender que el central había incurrido en falta en el salto. Muy dudoso.

El Lugo también tuvo su ocasión clara en un disparo de Óscar Díaz, que despejó Sotres con una gran parada, cayendo el balón a pies de Tonetto, pero Gonzalo reaccionó bien e impidió que marcara dentro al área pequeña.

La segunda parte empezó con más presión del Racing y una buena jugada de Ferreiro, que centró a Óscar Pérez, pero el remate de cabeza del centrocampista fue a manos de Yoel. Otro espejismo.

El dominio volvió a ser para los lucenses, que llevaron peligro a las inmediaciones del área racinguista por medio de Héctor Font y Pablo Álvarez. Hasta ahí, los incisivos últimos pases se diluían en la línea de zagueros verdiblanca.

Fabri hizo dos cambios ofensivos, al dar entrada primero a Jairo por Ferreiro y, poco después, a Koné por Longás, para que el costamarfileño jugase en punta junto a Kaludjerovic. No mejoró mucho la cosa.

El Racing lo intentaba a la contra pero la distancia entre líneas hacía que llegara al área del Lugo con pocos efectivos, facilitando las cosas a la defensa de un conjunto gallego más compacto, aunque sin percutir en ataque.

Una falta lejana botada por Bouazza a punto estuvo de sorprender por alto a Yoel, pero el portero reaccionó bien y despejó a saque de esquina con la punta de los dedos. El Racing reclamó penalti en una posible mano de Pablo Álvarez dentro del área, pero el árbitro asistente, de frente y a escasos metros de la jugada, no vio intencionalidad.

Y así concluyo el partido. Con el marcador inédito, el público disgustado y el fútbol olvidado. El Racing suma su quinto empate en diez partidos y no abandona la zona media-baja de la clasificación. Cuán lejos quedan los puestos de 'play-off... Casi tanto como el área rival.

Racing: Sotres; Herrero, Yuste, Bocanegra, Docal; Bouazza, Longás (Koné, min 61), Óscar Pérez, Dorca (Gullón, min 86) , Ferreiro (Jairo, min 56); y Kaludjerovic.

Lugo: Yoel; De Coz, Marco, Fran Pérez, Manu; Pita, Seoane; Álvarez (Iago Díaz, min 85), Héctor Font (Durán, min 85), Tonetto (Fran Sol, min 73); y Óscar Díaz.

Árbitro: Ocón Arraiz (comité riojano). Mostró cartulinas amarillas a Bocanegra por el Racing y a Durán por el Lugo.

Incidencias: Partido de la décima jornada de la Liga Adelante, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante 7.193 espectadores, según datos del club. El saque de honor lo efectuó el pequeño Lucas, con el que el club se ha solidarizado en la búsqueda de financiación para el caro tratamiento que necesita.

 

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 20:07 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario