Lunes, 10 de septiembre de 2012

Discreto debut de Hameur Bouazza y Jorge Alonso

Además de ver la evolución de Andrija Kaludjerovic sobre el terreno de juego, los aficionados verdiblancos tenían las miradas puestas en la actuación de los otros dos debutantes con la elástica verdiblanca. Jorge Alonso y Hameur Bouazza dejaron alguna pincelada de buen fútbol, pero en líneas generales estuvieron discretos y bastante apagados como el resto de sus compañeros.

De los dos, el más ausente fue Jorge Alonso. El centrocampista comenzó bien el enfrentamiento ante el Huesca. Se ofrecía constantemente a sus compañeros e, incluso, se atrevió a sacar los córners en lugar de Dorca. Poco a poco, fue desapareciendo, hasta los últimos minutos de la segunda parte. En el 77 se ganó la cartulina amarilla por dar una patada y fue a partir de entonces cuando mostró su tarjeta de presentación. Dio algún buen pase y demostró tener una buena visión de juego, sobre todo en las distancias cortas. Pero el físico no le dio para más.

Bouazza, por su parte, fue de más a menos. Seguramente, el de ayer no fue su mejor encuentro. Comenzó con muchas ganas, bastante peleón e incluso dejó algún detalle técnico de bella factura. Tuvo una ocasión para marcar. Corría el minuto 18, cuando Francis colgó un balón al área que el jugador argelino, en un remate de libro, envió al larguero de la meta que defendía Luis García. Fueron sus mejores momentos. Estuvo activo en la faceta ofensiva pero prácticamente no ayudó a sus compañeros en defensa. Algo que se acentuó en la segunda mitad, donde en ocasiones se limitó a observar como el Huesca atacaba.

Consciente del bajo rendimiento que estaba dando, Fabri decidió sustituirle por Borja Docal. El canterano, en cambio, mejoró la actuación de su compañero y demostró que puede tener más minutos de juego.

A la espera de Bocanegra

Tras el debut de Bouazza y de Alonso, a los aficionados sólo les falta por ver en acción a Bocanegra. El central estadounidense aún está concentrado con su selección nacional. Sin embargo, a punto estuvo de no poder jugar en el conjunto cántabro después de los problemas que el Rangers, su club de origen, tuvo con su 'transfer'. Un viaje relámpago del expresidente Pernía a la sede de la LFP pudo ayudar a solucionar el conflicto.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario