Lunes, 10 de septiembre de 2012

Kaludjerovic termina con la sequía

Los vecinos más conocidos de Backa Topola son casi todos futbolistas. También nómadas. Todo aquel que despuntaba en esa parte de Serbia debía hacer las maletas en la pubertad y poner rumbo a cualquier parte del planeta para intentar arreglar su futuro y el de los suyos. A Zigic le eligió el Racing, Dusan Tadic emigró a Holanda para jugar en el Twente, Branko Boskovic al DC United de Washington y Andrija Kaludjerovic ha recalado en Santander previo paso por China. El nuevo delantero del Racing quiso emular a su paisano Nikola tras marcar el primer gol del Racing en su regreso a Segunda División. Un tanto que llega en la cuarta jornada del campeonato liguero y que no sirvió para salir de los puestos de descenso donde descansa una jornada más el equipo de Fabri.

En las oficinas de El Sardinero los consejeros que manejan el club -todos, menos Manolo Saiz- estaban la semana pasada muy preocupados por lo que sucedería si el equipo se marchaba de Huesca sin puntuar. Por eso, y ante la ausencia de Assulin, ficharon en el mercado de urgencias a Bouazza. Sin embargo, la confianza de la directiva, y también del entrenador, se centraba en el puesto del delantero centro. Con Kaludjerovic a su disposición, el técnico gallego decidió dejar en Santander a Saizar, en el que no creen ni él ni su jefe, Ángel Lavín. Todas las esperanzas las centraban en Andrija. El futbolista serbio, que salió de inicio, se mostró como el clásico '9'. Anclado en su zona, apenas recibió un par de balones de espaldas en la primera parte.

Este tipo de futbolistas son los que más sufren la ausencia de ocasiones del equipo. Sin embargo, una gran jugada iniciada por Goikoetxea permitió al ariete estrenarse con el gol. Ayudado por el defensa rival Lázaro, que dudó a la hora de despejar el balón, Andrija remató a placer para colocar el 0-1 en el marcador. Primera ocasión que tuvo y primer tanto. Titularidad justificada.
Después, como el resto del equipo, se fue diluyendo y pasó prácticamente desapercibido.
23 jornadas sin ganar

Cuando Andrija se retiró al banquillo, soñaba con que su solitario tanto sirviese para traer de regreso a Santander los tres puntos. Y es que los jugadores del Racing apenas recuerdan la última vez que, una vez terminado el partido, tuvieron que acercarse a las gradas para festejar la victoria con sus seguidores. Algo que no sucede desde el 15 de enero, hace ya 239 días. En aquella fecha, dos goles de Stuani sirvieron para ganar a Osasuna en su campo. Última jornada de la primera vuelta y últimos tres puntos. Desde entonces, nada de nada. La segunda parte de aquel campeonato, por entonces en Primera División, se saldó con 19 partidos consecutivos sin poner el '1' en la quiniela.Lo peor de todo es que esta temporada, de momento, todo sigue por igual camino. Tras cuatro encuentros disputados en el regreso a Segunda División, la sequía de victorias sigue en pleno apogeo. Y lo peor: casi sin goles.
El miércoles, próxima oportunidad para romper la racha. Esta vez en la Copa del Rey ante el Lugo.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario