Lunes, 10 de septiembre de 2012

El Racing puntúa ante un Huesca que hizo casi todo

Me imagino el disgusto del míster del Racing los primeros diez minutos del partido: su equipo teniendo el balón y bloqueando al rival a base de no perderlo. Imperdonable. ¡Con la de veces que ha dicho él que el 95% de los goles no se marcan así! Los aficionados cántabros, en cambio, como no están tan preparados y solo les gusta ver jugar bien a su equipo, se las prometían muy felices. Vana ilusión. De inmediato, los jugadores verdiblancos fueron asimilando las consignas, recularon, juntos, eso sí, y confiaron en que los del Huesca no supieran la realidad estadística del fútbol. Donde manda capitán...

Me imagino, también, a Fabri asintiendo cuando en el 19' un alma en pena apellidado Bouazza mandaba un cabezazo-globo al larguero y, a la media hora, en la siguiente ocasión que pasaron del centro del campo, cuando Kaludjerovic fue agraciado con el regalo de la semana: en una contra tras saque de esquina de los locales, una charlotada entre Lázaro y Luis García propició que empujara, literalmente, el balón a la red. 0-1. Ya lo decía yo. Que juegue el que no sirva para otra cosa.

La cruda realidad. El Racing se marchó al descanso con ventaja en el marcador, sí, pero dejando la sensación de que solo Jairo quería la pelota. No se debía haber enterado. El problema es que esta manera de jugar desactiva, poco a poco, a los jugones, Jairo incluido, que acabó deprimido. Futbolistas como Dorca o Jorge Alonso corriendo detrás del rival representan una pérdida de talento, de tiempo y de dinero. Lo suyo no es eso y se les nota. Lo que no se notó es que es lo de Bouazza y Kaludjerovic. Por lo visto ayer, lo suyo debiera ser lo de ser suplentes de Docal y Koné, que cuando les sustituyeron fueron claramente mejores. Que no se preocupen, tendrán tiempo para acoplarse. Es lo justo. El tiempo que también está teniendo Ruymán. El mismo tiempo que no han tenido Rivero, De la Hoz y el mismo Docal, los mejores en la pretemporada.

Yuste y los centrales son, con esta manera de jugar, los más beneficiados. Viven rodeados por tierra, mar y aire de compañeros y lo agradecen. Y tienen, por detrás, un porterazo. Para como sin darse importancia. Le falta marketing y un asesor de imagen, pero Mario es un seguro de vida. Ayer dio un punto. El gol del Huesca llegó en un barullo, con la defensa blandita, eso sí, tras la salida de un córner. También eso lo había previsto Fabri.

El duro


Dorca

En un partido casi sin patadas, la única que pareció intencionada se la dio él a Antonio Núñez.


El dandy


J. Larena

Le falta, como a lo largo de toda su carrera, continuidad. Con su clase, claro, si la tuviera no estaría en Segunda.


¡Vaya día!


Lázaro

El primer gol del Racing en la temporada fue un error tan grosero suyo que le habrá costado dormir esta noche.


El crack


Mario

Fue el principal culpable de que su equipo sumara ayer un punto. No 'vende' bien sus paradas..., pero para.

Huesca: Luis García; Llamas, Helguera, Rivas, Camacho; Núñez (Jokin, min.69), David López, Carlos Lázaro, Jorge Larena; Tariq (Borja, min.58) y Nacho Novo (Annunziata, min.79).


Racing: Mario; Francis, Goikoetxea, Rochela, Ruyman; Jairo (Longás, min.87), Yuste, Jorge Alonso, Dorca, Bouazza (Docal, min.75); y Kaludjerovic (Koné, min.69).


Goles: 0-1. min.31. Kaludjerovic; 1-1. min.46. Nacho Novo.


Árbitro: Ocón Arráiz, del Comité Riojano. Amonestó con tarjeta amarilla al local Jokin y a Ruyman, Héctor Yuste y Jorge Alonso del Racing de Santander.


Incidencias: partido disputado en el estadio de El Alcoraz de Huesca, correspondiente a la cuarta jornada de liga, ante unos 3.000 espectadores.

Fuente: As 

 

 


Publicado por Castro2 @ 18:35 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario