S?bado, 08 de septiembre de 2012

La demanda de Unzué ante el Orecla provoca otro terremoto en el Consejo del Racing

El Consejo del Racing se ha visto sacudido por un nuevo terremoto, tras el enésimo enfrentamiento protagonizado por Ángel ‘Harry’ Lavín y el todavía mánager general deportivo del club, Manolo Saiz. El anuncio de la demanda presentada ante el Orecla por el exentrenador del primer equipo, Juan Carlos Unzué, a través de la que exige a la entidad verdiblanca la cantidad de 575.000 euros por su cese –el total fijado en su contrato–, ha evidenciado, una vez más, la ruptura en el seno de la directiva santanderina.
Lavín ofreció el viernes la versión oficial del Consejo en este asunto. En su opinión, el culpable de la situación tiene nombre y apellidos: Manolo Saiz. «El valedor de Unzué ha sido su verdugo –afirmó–. Fue él quien vetó el consejo escrito del 23 de agosto, de mala fe, cuando apenas quedaban veinte minutos para que se cerrara el plazo». En ese consejo estaba previsto aprobar la indemnización de 199.094 euros del técnico navarro. Según Lavín, el Racing, a través del abogado Juan Antonio Berdejo, habría cerrado un preacuerdo con el representante legal de Unzué, Íñigo Landa. Este compromiso también formaba parte de la hoja de ruta del consejo presencial que iba a celebrarse en Barhéin el pasado 27 de agosto y que finalmente no se llevó a cabo ante (siempre según la directiva) la ausencia de Saiz. «Nosotros entendíamos que este asunto debía resolverse por unanimidad –sostiene Lavín–.

Por eso no se firmó».

Sin embargo, en ese mismo consejo escrito, se planteaba la aprobación de los fichajes de Óscar Pérez, Kabiru Akinsola, Ruymán Hernández y Álex Goikoetxea; futbolistas que –salvo el caso del delantero nigeriano– forman parte, a día de hoy, de la primera plantilla verdiblanca, sin que se haya contado con el apoyo de Saiz.

«Perjuicio»

El Consejo del Racing se encontraría, en estos momentos, valorando el grado de responsabilidad de Saiz, por el «perjuicio» que se habría causado a todas las partes a causa de su actuación; y no descarta que puedan emprenderse acciones legales contra él. «Queremos desligar la figura del Consejo de la de Manolo Saiz, que está en nuestra contra porque no se hace lo que dictatorialmente quiere. Nosotros deseamos un proyecto de un año, para subir a Primera y él, uno a largo plazo».

En cuanto a la posición del Racing ante el Orecla, Lavín sigue fiel a la idea de que al navarro «no se le despidió, ya que tanto la administración concursal, como la jueza y la comisión de seguimiento dijeron no al contrato de tres años». El consejero limita el vínculo de Unzué y el Racing a «unos días trabajados».

Y es que, según Lavín, el contrato de Unzué sólo estaba rubricado por él mismo y un administrador concursal, por lo que no sería legal, ya que se hacía necesaria la firma de, al menos, otro de los administradores. En este sentido, la directiva verdiblanca echa mano del contrato ofrecido al técnico por un año. La indemnización que se ofrece al navarro vendría a paliar–según Lavín– su marcha del club a tan pocos días para el comienzo de la Liga.

Un programa de juventud

Por su parte, el mánager general deportivo considera «ridícula» la postura del club. «Yo no puedo aprobar un consejo con semejante chiste. Si a la responsabilidad se la llama irresponsabilidad, nos veremos en los tribunales». Asimismo, se pregunta por qué «la indemnización de Unzué no fue firmada y los otros contratos presentados sí lo fueron».

«Yo no soy el valedor de Unzué, sino del Racing –afirmó un muy enfadado Saiz–. Yo tenía un programa de juventud, de atención al fútbol de base y los jugadores jóvenes, no en el gasto de dinero que cierre el paso a los futbolistas de la cantera».

«Lo de que el objetivo pasa el ascenso a Primera es ridículo –sostiene Saiz–. Lo que debe buscarse es que el club tenga futuro. Y con Ángel Lavín no lo tiene porque el que realmente manda en el Racing es el señor Francisco Pernía».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 23:59 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario