Domingo, 22 de julio de 2012

Goleada del Racing en Barreda

Tarde de ensayo y tarde de estreno en Barreda. No sólo debutó el Racing de esta temporada, también lo hizo un nuevo concepto de fútbol al que sólo le falta certificar si es el ideal para la que se le viene encima este año al equipo. Este sábado en Solvay fue suficiente, ya que en frente tuvo a un Barreda correoso y bien plantado, pero que apenas ofreció resistencia. La permisividad de los locales enturbia la nota final si de un exámen se tratase. Los más de mil aficionados que acudieron al campo del Solvay tardaron en reconocer a los racinguistas. Los centrales muy abiertos, el portero adelantado como si fuese un líbero, los laterales pegados a la cal a la altura de los banquillos, dos líneas de tres por delante de la defensa, pases interiores en corto y equipajes de negro de arriba abajo… Un Racing desconocido.
Todo fue nuevo. Hasta los gritos del entrenador. Juan Carlos Unzué se quedó afónico el primer día. Hacia tiempo que no se le veía al técnico gritar en el banquillo. El navarro utilizó el partido de ayer para ensayar. Introdujo dos equipos, uno en la primera parte y otro en la segunda y pudo probar lo que se propuso porque en el minuto treinta ganaba 0 a 3.
Decía Emilo Duró, publicista de prestigio, que lo importante es “copiar a los genios”. Unzué lo tiene claro. Su equipo quiere que sea un Barcelona a escala. Desde el primer minuto obligó a que De la Hoz y Barrio se abrieran estilo Puyol y Piqué. A Francis y Pinillos los mandó al centro del campo, como a Dani Alvés y Abidal. A Yuste le colocó de faro. El Busquets del Racing. A partir de ahí, Assulin, Koné, Dorca, Maxi y Jairo, los ‘pequeñitos’. Dista un mundo, dos o tres de los jugadores culés, pero el entrenador navarro copió a los genios y ahora quiere aprobar el examen con nota. Minuto ocho, internada de Koné y cabezazo de Maxi a placer. El primero de la tarde. En el 26, Pinillos, un lateral que jugaba en el pico del área rival, mandó un centro-chut que, aliado con un defensa, se metió en la potería. Cuatro minutos más tarde, Assulin, en jugada personal tras dos quiebros desde la frontal, anotó el tercero y faltando un minuto para el descanso Dorca, tras un fallo rival remata a las redes el cuarto.
Mientras fueron llegando los goles el público fue poniendo nota a lo que veía. Todo era nuevo. Francis, capitán ayer, y Pinillos, los laterales del equipo, pudieron pisar el campo rival porque no tuvieron que preocuparse de defender mucho. Yuste arriesgó en exceso en el pase interior. Si lo hace Xavi parece más fácil. Aún así, Unzué le mandó insistir. La primera parte dejó caras dos cosas más. Assulin y Jairo son, por el momento, los dos futbolistas diferenes de la plantilla. El israelí tiene descaro y regate y el cántabro una velocidad superior al resto, al menos este sábado así fue en Solvay. Mientras el Racing ensayó, el Barreda hizo lo que pudo. Corrió detrás del balón. A los chavales de Alejandro Cayón no les bastó con orden.
Segundo tiempo
Unzué hizo en el descanso lo que tantos entrenadores quisieran hacer cuando su equipo juega mal: Cambió a todos. Hasta el portero. Lo que no cambió fue el concepto. Ni un ápice. Y curiosamente, a diferencia del cine, esta vez la segunda parte fue mejor. Sin acabar el bocadillo en Solvay Luque culmina una jugada de tiralíneas. Tres toques a la primera y el cántabro delante del portero. El cansancio del Barreda facilitó el engranaje del 4-3-3 de los ‘nuevos’ del Racing. Longás demostró que es maduro, frío y que pude aportar ese pase final. Tiene clarividencia. Hubo menos errores en el toque, pero la oposición también descendió enteros en la segunda mitad.
Con 0 a 7 en el marcador, Cayón mandó desfilar a su banquillo. Aire fresco para los blanquiazules. Unzué siguió gritando. A Saizar le dio tiempo de marcar el octavo de penalti y a Isuardi el noveno. El vasco desde los once metros era la primera pelota que tocaba. El técnico no es sólo un obseso del toque, de la posesión y de la verticalidad, también lo es de la posición. “Recupera el sitio”. Esta frase la repitió hasta la saciedad. Eso es lo que quiere el aficionado racinguista, recuperar su puesto en Primera, Este sábado vio parte de los mimbres que tiene para dicha empresa.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 0:34 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario