Mi?rcoles, 18 de julio de 2012

El Racing juega su primer partidillo

Continúa la puesta a punto del Racing en las instalaciones de La Albericia. La plantilla verdiblanca cumplió ayer con un segundo día de trabajo, que sirvió para confirmar la idea que Unzué transmitió en la jornada inaugural a sus futbolistas: el balón es lo más importante. El entrenador navarro y sus ayudantes dieron instrucciones a los jugadores, nada más comenzar la mañana, para que iniciaran una serie de ejercicios de toque y control por parejas, antes del plato fuerte: el partidillo. Habrá quien considere demasiado madrugador a Unzué y prefiera ver a los futbolistas trotando por los montes cántabros, antes que atándose las botas de tacos. Pero, como expresó el lunes el preparador físico, Julián Jiménez, el rodaje se llevará a cabo con el cuero pegado al pie, sin que exista separación entre ambas actividades.
Sin embargo, antes del primer enfrentamiento futbolístico de la temporada, hubo tiempo para más ejercicios, siempre con la idea de toque por bandera. Fueron una serie de combinaciones de cara a gol; pases y circulación de un lado al otro del campo, para culminar en centros desde la banda y remates a puerta vacía. En este punto Unzué tuvo que pedir calma a sus pupilos. «No chutéis de manera brusca, que son los primeros días». Pero, a la vez, les pedía que las jugadas terminasen en tanto. «Gol, gol, que no hay portero», gritaba el técnico, que se mostró muy activo durante toda la mañana. No dejó de dar indicaciones a los futbolistas, a quienes mantuvo concentrados en todo momento.
La novedad del entrenamiento fue la presencia del senegalés Pape Diop. El centrocampista se ejercitó con sus compañeros por vez primera, ya que el lunes lo hizo al margen por unas pequeñas molestias. Su posible marcha sigue siendo una incógnita. Manolo Saiz ya ha dejado claro que sólo saldría si llega una buena oferta. También estuvo presente el centrocampista Manuel Sañudo. El juvenil ocupó la plaza de Montiel, quien, con una sobrecarga, se entrenó al margen.
Mientras proseguían los ejercicios de presión y posesión -escudriñados al detalle por la mirada de Manolo Saiz desde su oficina-, el preparador de porteros, Pedro Alba, trabajó con Mario Fernández y Dani Sotres la salida de la pelota.
La práctica
Después de una breve charla de Unzué en el centro del campo, llegó la hora de la práctica. El técnico racinguista dividió a la plantilla en dos grupos y se disputó el primer partidillo de la pretemporada en medio campo. Dos equipos. Uno de ellos, con peto naranja, estaba compuesto por: Mario, Francis, Barrio, César de la Hoz, Gullón, Docal, Maxi, Dorca, Isuardi, Luque y Koné. El otro, vestido de negro, contó con: Sotres, Osmar, Dani Pinillos, Guitián, Rivero, Sañudo, Jairo, Assulin, Longás y Saizar. Pape Diop, con un peto blanco, actuó en el eje para ambos equipos. Tras este primer contacto con un conato de competición, Unzué volvió a reunir a sus jugadores en el centro del campo y, tras un breve conversación, pusieron rumbo a los vestuarios. El entrenamiento había durado algo más de hora y media. Por la tarde, más de lo mismo. Saiz seguía en su despacho, acompañado esta vez por el presidente, Ángel Lavín, con quien mantuvo una animada charla, mientras veían el entrenamiento.
Asimismo, el gaditano Francis comentó ayer sus primeras impresiones de la nueva etapa verdiblanca. El defensa es consciente de que estos primero días sirven «para coger ritmo y lo que quiere el míster». Tampoco desea adelantar acontecimientos, con respecto al 4-3-3 que, a todas luces, quiere implantar Unzué en Santander. «Llevamos un día de entrenamiento. Hemos empezado con la presión arriba y poco a poco se irá viendo cómo quiere que juguemos». Según Francis, Unzué es «un entrenador exigente». Para él, lo importante es ir cogiendo conceptos y acumulando trabajo».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:20 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario