Lunes, 30 de abril de 2012

El Racing de Segunda se ajusta el cinturón hasta los 11 millones de euros de presupuesto

El Racing de Segunda División ya ha echado a andar. No ha hecho falta que la Real certificara el sábado la pérdida de categoría del conjunto cántabro para que los gestores de la entidad -el director general y los administradores concursales- se pusieran manos a la obra. Desde que Antonio Corino llegó al club, siempre ha trabajado con dos escenarios posibles: Entre 10 y 11 millones de euros de presupuesto en Segunda, frente a los 14 inicialmente previstos si se hubiera mantenido la categoría. Lo más complicado es que de esa cifra, sólo 6 son para hacer los fichajes y pagar los sueldos de los deportistas y cuerpos técnicos de la primera plantilla, la segunda y resto de categorías inferiores. Para no perder el tiempo, los responsables de la entidad buscarán esta misma semana la figura de un director deportivo que comience a elaborar la plantilla del próximo año. La idea es que comience a funcionar la semana que viene.

El eufemismo político más socorrido en tiempos de crisis es hablar de 'ajustes' cuando en realidad deberían decir recortes. El Racing no es ajeno a este mal y también deberá apretarse el cinturón en su vuelta a la categoría de plata del fútbol nacional. Este año el club presupuestó 28,7 millones, aunque esta cifra se iba a reducir a la mitad -14 millones- si el equipo hubiera conservado la categoría. Sin embargo, la drástica reducción de ingresos que supone perder los jugosos contratos televisivos de Primera hace que en la entidad se planteen «entre diez y once millones de presupuesto», para la próxima campaña, como comentó ayer a este periódico el director general, Antonio Corino. Aun así, el del Racing será uno de los más altos de Segunda. La mayoría de equipos, a excepción del Deportivo de la Coruña que ha sido capaz de mantener 45 millones, se tienen que conformar con 5 o 6, como mucho. Para hacerse una idea de la presumible fortaleza que tendrá el Racing frente a otros equipos hay un dato muy significativo. Mientras que en el resto de equipos la cantidad destinada a los fichajes y al pago de las fichas ronda, como máximo, los 3 millones de euros, el Racing tendrá otros 3 más -en total, 6 millones de euros-. Eso sí, aquí aparece una puntualización importante. Con esa cantidad, los gestores deberán hacer malabarismos, ya que debe alcanzar para hacer los fichajes y pagar los sueldos, pero no sólo del primer equipo, también de la segunda plantilla y del resto de categorías de la cantera, además de los sueldos de todos los cuerpos técnicos del club. Así que el margen de maniobra no será demasiado grande.

Y es que uno de los principales problemas a los que se efrentan el director general y los administradores concursales es la drástica reducción de ingresos que supone jugar en Segunda División. Aunque en el club aún no han establecido la cifra exacta, Corino explica que ésta «se fijará entre 10 y 11 millones». Eso sí, aún deberán concretarlo.

Ayuda al descenso

Para empezar, la principal reducción de entrada de capital en las oficinas del Racing la dictan los derechos televisivos. El equipo verdiblanco tenía firmado 14 millones para la próxima campaña en caso de haber mantenido la categoría. Sin embargo, el ser de Segunda supone contar con 2 o 2,5 «como mucho», explica Corino. Este apartado aún deben negociarlo y, ni siquiera, es fijo que vayan a cobrar esa cifra. Otro de los aspectos en los que comenzarán a trabajar esta misma semana es en la elaboración de la plantilla. Para ello, después de jugar en Getafe y Zaragoza, la idea es que el próximo lunes ya esté trabajando la figura de un director deportivo encargado de acertar con las incorporaciones y también con las bajas. Los gestores han decidido «que no vamos a esperar a lo que suceda después de la Junta», admite Corino. No hay tiempo que perder, once jugadores terminan contrato y en la plantilla hay otros muchos cuyos contratos son inasumibles. El de Toño, Francis o Cisma, por citar algunos, es imposible mantenerlos en Segunda División. Por eso, charlarán con ellos, uno por uno, para intentar alcanzar un acuerdo. Si hay ofertas por ellos, se acabarán marchando aunque sea de forma libre. En las oficinas tienen claro que si no pueden hacer caja, estarían dispuestos a liberarse del peso de sus elevadas fichas. Así que el Racing, con seguridad, será una ganga donde podrán comprar los clubes de Primera.

Para paliar esta reducción de ingresos, el Racing se adhirió en su día a la bolsa común para establecer una ayuda al descenso. Al club cántabro le supuso 400.000 euros, como adelanto en su día este periódico. Esta cifra que, en un principio, descuadró el presupuesto realizado por los administradores, será ahora una de sus tablas de salvación. El club verdiblanco recibirá 6,5 millones por bajar. Eso sí, sólo verá el 66% el primer año (4.290.000 euros) y el 34% restante (2.221.000 euros), el segundo en caso de no subir de nuevo a Primera División.

La espera de los acreedores

Pero, sin duda, uno de los mayores perjudicados por el descenso son los acreedores. La propuesta de convenio, que se votará, y previsiblemente se aprobará, el 11 de junio, establece que no se pagará ni un solo euro durante los dos primeros años, si el equipo no recupera la categoría y, por tanto, los ingresos. De esta forma, en el peor de los escenarios posibles, el club no comenzaría a pagar hasta la temporada 2014-2015. Ese año está fijado que el club debería sufragar un 15% de la deuda total reconocida.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:15 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario