Viernes, 27 de abril de 2012

El juez se declara no competente para autorizar la administración judicial de las acciones del Racin

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Santander acaba de notificar hace unos minutos el auto en el que se declara no competente en la petición de Cantur de solicitar, como medida cautelar, el nombramiento de un administrador judicial de las acciones del Racing que pertenecen a la empresa de Ali Syed WGA. El magistrado ha remitido a las partes que presenten esta petición ante los Juzgados de Primera Instancia de Madrid, ya que es ese el lugar que se fijó en los contratos de compraventa que firmaron el año pasado Cantur y WGA.

En su escrito de 19 páginas de extensión, Justo García Barros considera que tampoco puede adoptar la medida cautelar solicitada como preventiva ya que considera que la petición no es homogénea ni proporcionada.

La problemática se remonta al pasado 11 de abril cuando el Gobierno regional, a través de Cantur, presentó la petición de solicitar un administrador judicial de los títulos en los Juzgados de Santander, durante el proceso que se ha iniciado en la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid. Allí fue donde Jacobo Montalvo, antiguo propietario del club y que aún no ha cobrado la totalidad de los mismos, denunció al empresario indio por impago. Y es que en los documentos de la venta del club todas las partes convinieron en que sería ese órgano el encargado de dirimir cualquier tipo de problema entre ellos.

En su resolución, García barros señala que “teniendo en cuenta que el lugar en que se va a dictar el laudo es Madrid no cabe duda de que el Juzgado de Primera Instancia competente es el de Madrid”. Además, da más explicaciones. “Sin embargo, cuando el lugar del arbitraje ya fuera conocido, porque se hubiera pactado o porque ya se hubiera iniciado el mismo, entendemos que no es posible más que someterse al fuero preferente e instar las medidas ante el juzgado del lugar en que se vaya a dictar el laudo, que es también en el que se va a ejecutar”.

A su juicio, “se debe mantener el criterio de que conocido el lugar en donde se va a dictar el laudo no se puede pretender que se adopten las medidas cautelares en lugares distintos a éste, pues se está buscando un tribunal que no es el predeterminado por la ley”. Otro de sus argumentos explica que “ell pretender en un momento posterior variar lo que se había pactado no es sólo pretender contradecir la doctrina del juez ordinario predeterminado por la ley, sino incluso ir en contra de sus propios actos”, señala.

La legislación permite al tribunal que se declara no competente adoptar alguna medida en prevención, si bien debe limitarse “a aquellas que fueran absolutamente imprescindibles a fin de no invalidar la competencia del tribunal al se le van a remitir los autos”.

En este sentido, recuerda el magistrado que CANTUR “se limita a solicitar de manera única y exclusiva el nombramiento de administrador judicial con la declarada intención de que concurra a la Junta en vez de la entidad titular de las acciones”, lo que “deja poca posibilidad de que se adoptara otra medida de similares efectos”.

“Lo que la ley dispone es que se tomen medidas urgentes para poder adoptar luego la medida principal, no que la misma se tome por el que se declara incompetente”, añade.

Por último, se refiere el magistrado a las alegaciones de CANTUR acerca de la necesidad de que se adopte la medida cautelar ya que no autorizar tal administración judicial de las acciones “puede suponer unos graves daños al patrimonio del Club y la disposición de las acciones por parte de la demandada”.

En este sentido, señala el auto que tal disposición “no se puede llevar a cabo, al

menos con la facilidad que se pretende, desde el momento en el que por la entidad Dumviro se ha obtenido del Juzgado nº 55 de Madrid la anotación preventiva de su demanda en el Registro Mercantil y en el libro de acciones nominativas del Racing”.

Se dice también que puede la demandada comparecer a la Junta General del día 19/20 de Mayo y nombrar un nuevo consejo de Administración. “Esto es cierto, pero cualquiera que resultara nombrado se encontraría sometido a la intervención de los administradores concursales (&hellipGi?o por lo que difícilmente se le permitiría una disposición libre del patrimonio del club como se alega”.

Concluye el magistrado recordando que “la jurisprudencia que ha venido admitiendo de manera limitada el nombramiento de los administradores judiciales como medida cautelar lo ha realizado normalmente en los casos en los que por la fragmentación de la titularidad de las acciones no es posible el conseguir un órgano de administración viable, pero en este caso esto no se produce, pues la mayoría de las acciones son de la demandada y la imposibilidad de nombramiento de administradores no proviene de esta causa sino de hechos externos a la propiedad de las mismas”.

“Todo ello nos lleva a considerar que no se puede adoptar la medida cautelar solicitada como preventiva, de la misma forma que tampoco se hubiera podido adoptar de mantener este juzgador su competencia, ya que no resulta homogénea con la pretensión que se ejercita en el procedimiento arbitral, ni proporcionada con lo que se pide por la actora”, finaliza.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 15:41 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario