Jueves, 26 de abril de 2012

'Me duele mucho que digan que me he tirado del barco', asegura Toño

Primero fue La Gradona de los Malditos la que lanzó el pasado viernes un comunicado asegurando que «hay jugadores que han abandonado el barco comportándose cual ratas en un naufragio», pero sin señalar a nadie en concreto; y ayer fue Toño el que, quizás por alusión, recogió el guante y contestó. «Me duele mucho que digan que me he tirado del barco, porque no soy así, soy un tío súper implicado». El distanciamiento entre uno de los mejores porteros de los últimos años en el club, con permiso de Ceballos y de su profesor Pedro Alba, es una realidad. El alicantino, ya recuperado de su rotura de fibras que le ha impedido jugar con su equipo el tramo más importante de la Liga, cuando se jugaban el ser o no ser equipo de Primera la próxima temporada, se sinceró ante los medios de comunicación en una rueda de prensa.

Con los mismos reflejos que atesora bajo los palos, Toño fue dando explicaciones de la situación actual en la que se encuentra inmerso. «Quiero dejar claro que yo estoy comprometido al cien por cien con el Racing de Santander, y si a alguien le duele no haber podido ayudar al equipo ha sido a mí, porque tengo otro año más de contrato y me hubiera gustado haberlo jugado en Primera División», se excusó. El cancerbero, para despejar dudas de su comprosmiso con el escudo que lleva en su camiseta aseguró: «Yo no me quiero ir, renové cuatro años aquí porque me siento a gusto, cómodo y querido», dijo.

Además, por si quedaba alguna duda, expresó su compromiso público con el club. «Tengo contrato con el club y lo voy a respetar, otra cosas es que el Racing de Santander me venga y me diga ¡oye Toño!...», añadió sin terminar la frase, dejando abierta la puerta de una posible salida. De hecho, en las oficinas de El Sardinero lo dan casi por seguro. Sostener una ficha como la del alicantino (cercana al millón de euros) no es factible para el escenario donde quiere situarse el Racing la próxima temporada en la categoría de plata del fútbol nacional, aunque aún no hay nada seguro.

Durante su comparecencia, Toño también fue interpelado por los gritos de «mercenarios» que cada domingo se escuchan con más frecuencia desde las gradas. A este respecto, aseguró que comprende que los aficionados «estén dolidos». Eso sí, el término utilizado, a su juicio, no es el más adecuado. «Nos pueden llamar de todo, pero mercenarios no porque hemos demostrado que en año y medio que estuvimos sin cobrar no alzamos la voz», dijo. En su opinión, «nos pueden decir que somos horrorosos futbolísticamente. Yo esa crítica la comparto porque es la realidad. Mirad la tabla, somos últimos, somos malísimos».

Hasta aquí llegaron las explicaciones de uno de los capitanes del equipo. Después, aprovechando que tenía ganas de hablar, los periodistas le preguntaron por la situación deportiva en la que se ha desenvuelto el equipo durante toda la temporada. Para el arquero ha sido dura porque «he estado año y medio sin cobrar, nadie ha arropado a los jugadores, mentiras a diestro y siniestro...», apostilló. A su entender, existen «muchas explicaciones» para justificar el más que hipotético descenso. «Años atrás se vivieron ambientes que ilusionaban y compromiso por todas partes. De dos años y medio a hora, ésto no ha existido», dijo. «Este año creo que el proyecto no ha sido bueno; siempre hemos ido en una marcha menos que otros equipos, hemos sufrido y en este tramo final no se lo deseo a nadie porque está siendo un calvario», añadió.

¿Quién es el culpable?

Ante esta situación tan rocambolesca que les ha tocado vivir con tres entrenadores y un vacío de poder que ha catapultado al equipo al borde de la desaparición, Toño fue capaz de encontrar a los responsables. «Los culpables son los que más mandan, porque son los que hacen los proyectos y los que ponen el dinero. Aquí no ha habido dinero, ese ha sido el principal culpable. El de este año era un proyecto deportivo no para Primera División», explicó.

Sin embargo, ahora a él, como al resto de sus compañeros y también a los aficionados, sólo les queda mirar con optimismo lo que pueda suceder en la Junta de Accionistas del próximo 19 y 20 de mayo. Todo dependerá de la decisión del juez Justo García Barros. Pero ni siquiera, ésto tranquiliza a uno de los portavoces del equipo. «Yo ya perdí la esperanza. Llevo dos años y medio que no se los deseo a nadie. Ha sido una dejadez total por parte de todo el mundo. La plantilla se ha encontrada sola, nadie nos ha arropado», dijo. Además, también se quejó de que « es una pena llegar al centenario tras varias buenas temporadas y que no se haya hecho un proyecto fuerte para llegar a vivirlo en Primera División».

Ahora, como al público, a los jugadores sólo les queda la resignación e intentar terminar la temporada jugando algún buen partido, porque haber cosechado sólo cuatro victorias en lo que va de Liga es una cifra demasiado pobre para ilusionar al racinguismo. Aun así, Toño expresó un deseo nostálgico. «Quiero volver otra vez a ver al Racing de cuando salías al campo y cantaban 'La Fuente de Cacho' y se movían 20.000 banderas y se te ponían los pelos de punta». Los aficionados, también.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario