Martes, 24 de abril de 2012

La Fiscalía apoya que la decisión sea en Santander

El futuro del Racing vuelve a estar, a partir de hoy, en manos del titular del juzgado de primera instancia nº4 de Santander, Justo García Barros. Tanto la Fiscalía como los abogados de Cantur presentaron ayer los informes que el magistrado les solicitó sobre la competencia territorial de los juzgados de Santander para decidir sobre las medidas cautelares solicitadas sobre las acciones que Alí Syed controla del Racing. Tanto el ministerio público como, por supuesto, la parte demandante animan al juez a declararse competente desde el punto de vista territorial para encargarse del caso.

El juez García Barros fue partidario en un primer momento de declararse no competente al entender que la Ley de Arbitraje, en el artículo 725, encamina este caso, dado que el arbitraje se está dirimiendo ante la Cámara de Comercio de Madrid, hacia los tribunales de la capital de España. En concreto, el artículo en cuestión dice que "será tribunal competente el del lugar en el que el laudo debe ser ejecutado (Madrid), y en su defecto el del lugar en donde las medidas deban producir su eficacia (Santander)".

El informe preparado por los letrados Jesús Pellón, Manolo Higuera y el bufete Gómez Acebo&Pombo y que hoy, último día del plazo concedido, va a entregar la procuradora Ana Mendiguren basa su argumentación en que el laudo que se ha solicitado es meramente declarativo y, por tanto, no se va a 'ejecutar' en ningún sitio, por lo que procede aplicar la segunda instancia prevista por el legislador, que es indudablemente la sede de la empresa afectada, Santander.

Si bien es cierto que el juez podía haber tomado una decisión sin oír a las partes, el hecho de que haya pedido sus razonamientos jurídicos no tiene carácter vinculante. Ni aun en el caso, como parece darse, de que tanto Cantur como la Fiscalía coincidan en animarle a declararse competente.

Más claro. Tampoco tiene una relación causa-efecto el que se pueda declarar competente con su aceptación o no de las medidas cautelares solicitadas. Podría rechazarlas. Sin embargo, la mayoría de los juristas consultados por AS coinciden que es mucho más evidente la adopción de medidas cautelares que la competencia territorial. Casi todos los abogados opinan que si García Barros opta por decidir sobre el fondo del asunto lo hará para nombrar un administrador de las acciones de WGA.

Alí no ha pagado las acciones, no aparece por la sede del club hace un año, es imposible comunicarse con él y no ha demostrado ningún interés en la gestión de la empresa. Dejar la empresa en sus manos supone un evidente riesgo de desgobierno y, por ello, de desaparición. Los antecedentes, como el del Betis, en que se ha nombrado un administrador de las acciones del propietario de una empresa en concurso de acreedores juega a favor de Cantur.

En 24 o 48 horas decidirá su competencia García Barros y, si es el caso, en una semana sobre el fondo del caso.
Si hay que ir a Madrid, no se llegará a tiempo para la Junta

En caso de que García Barros entienda que no debe entender sobre la petición de medidas cautelares y que redirija el caso hacia los tribunales de Madrid, la solución nunca llegaría a tiempo para que el Racing pudiera tener un Consejo de Administración a partir de la Junta de accionistas del 19/20 de mayo al margen de Alí Syed. Pudiera darse el caso de que el indio nombre al nuevo presidente y un mes, o dos, o tres, más tarde se acepte la medida cautelar pedida. Un nuevo caos.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 19:04 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario