Jueves, 19 de abril de 2012

'Me encuentro con fuerzas para seguir al frente del equipo', asegura Cervera

Con el rostro serio, como habitúa, Álvaro Cervera se sentó en la sala de prensa de La Albericia pero, en esta ocasión, no para hablar del Racing. El míster, que acudió al entrenamiento aunque no lo dirigió, explicó a los periodistas que la leve taquicardia que le ha tenido ingresado durante cinco días sólo ha sido «un susto», y que, afortunadamente, se encuentra «bien», «mucho mejor que cuando entré». Además, aprovechó para zanjar los rumores y explicar que el domingo será él quién se siente en el banquillo «porque me encuentro con fuerzas para seguir al frente del equipo». De hecho, confirmó que «mañana (por hoy) entrenaré».

Pasaban las once de la mañana cuando los periodistas que habitualmente cubren la actualidad verdiblanca fueron citados para un encuentro informativo con el míster. Cervera había acudido previamente acompañado por Antonio Corino para irse poniendo al día en la actualidad del equipo. Aunque los médicos le habían recomendado dos días de reposo, prefirió salir de su domicilio y acudir a su centro de trabajo. Eso sí, en el club no le dieron la copia del partido del pasado domingo. Tendrá que esperar a mañana, cuando se haya cumplido el plazo recomendado por los médicos del Hospital.

Nunca la presencia Cervera había suscitado tanta expectación. Cuando tomó la palabra, lo primero que hizo fue agradecer al cuerpo médico del Hospital Valdecilla el trato que le habían dispensado. «Me encuentro bien, todo ha sido un susto. Fue una situación de estrés, pero nada coronario», explicó. Lo más positivo, según relató, es que «me han dicho que haga la vida que he estado haciendo hasta ahora». Toda una declaración de intenciones. Por su cabeza, tras conocer el resultado de las pruebas, nunca pasó el no continuar como entrenador. «Si hubiese tenido algo, sí; pero sin tener nada, no», dijo. «Me encuentro con fuerzas. Di un giro a mi anterior etapa y lo tengo que acabar, no puedo dejarlo a la mitad», afirmó con rotundidad.

Unas ganas y determinación que, en parte, le han costado la salud. «La causa exacta no la sé, pero en un mes y medio he perdido a mi madre y a mi padre, he cambiado de equipo, he pasado de ganar a perder, he venido a una ciudad donde conozco a todo el mundo y todo el mundo me conoce y así no te puedes aislar, además la presión está siendo bastante fuerte... Me imagino que todo eso tenía que salir por algún sitio. Yo lo achaco a eso», analizó Cervera. Aún así, el míster se siente un privilegiado. «Tengo una familia maravillosa, tengo trabajo casi todos los años, allá donde voy dejo un buen recuerdo, salvo en algunos sitios muy puntuales... La vida me sonríe y si encima me dicen que no tengo nada en el corazón, pues fenomenal».

Aun con todo esto, el técnico verdiblanco sigue teniendo ganas de tirar hacia adelante, y eso que tras la contundente derrota sufrida ante el Mallorca su puesto llegó a estar en el aire. El director general Antonio Corino, los administradores y el resto de técnicos del club, consultados por los primeros, a punto estuvieron de despedirle. Cervera superó el 'match ball', antes de sentirse indispuesto el viernes y tener que acudir a Valdecilla. «Esto está siendo más duro de lo que yo preveía, aunque es el sitio donde menos me hubiera gustado que me esté pasando lo que me está pasando», se sinceró.

No se arruga

A pesar de todas las adversidades, Cervera no da marcha atrás en sus planteamientos deportivos. «Voy a intentar seguir siendo el mismo entrenador que, actualmente, no está teniendo la suerte que sí ha tenido en otros lugares», explicó. Aunque también hizo autocrítica. «A lo mejor el fallo está en mí», citó, en una declaración que recuerda mucho a la de un Héctor Cúper que, en sus últimas semanas al frente del club, reconocía que «quizás no estoy dando con la tecla».

Durante los casi veinte minutos que duró su comparecencia, Cervera también explicó como se confeccionó la convocatoria y la alineación del pasado fin de semana. Un partido que no pudo ver «porque internet se cortaba muchísimo». «Estuve con Fede antes del partido y la alineación la hicimos en consenso entre los dos, como hemos hecho siempre». Y así será este fin de semana, porque también reconoció que esta práctica es la habitual desde que llegó al Racing.

Acertado o no, lo que no se puede negar son las ganas por cambiar la situación. Álvaro regresará hoy a los entrenamientos con la ilusión de que las mejores sensaciones que dejó el Racing en el Madrigal se confirmen el domingo en El Sardinero ante el Athletic.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:04 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario