S?bado, 25 de febrero de 2012

LA SALVACIÓN COMIENZA HOY

A pesar de la tremenda desazón que arrastramos desde hace meses -qué vamos a contar, con todo lo que ha caído ya-, la fase crucial de la temporada arranca esta tarde, con dos 'jornadas reinas' consecutivas. Se acabaron los duelos con Goliat y los partidos en que dar la campanada; hoy empieza nuestra competición, hoy nos jugaremos los cuartos con un rival de verdad, de los que tenemos que ganar o ganar.

Por delante tenemos un encuentro de esos que ningún aficionado debería perderse. No por el espectáculo, ni mucho menos: serán noventa minutos de brega, de entrega e incluso de sufrimiento, pero todo la tensión habrá merecido la pena cuando celebremos la victoria del Racing. Ojalá que seamos muchos los miles de gargantas que hoy festejemos los goles de nuestro equipo; realmente, es en citas como ésta cuando debería estar el campo lleno, y no cuando llegan el Barça o el Madrid a avasallarnos con sus arbitrajes serviles y la fuerza millonaria de sus audiencias. Eso no es deporte, es pura farándula.

El fútbol de verdad nos espera hoy, con una bufanda al cuello y un bocadillo en la mochila, con mariposas en el estómago desde por la mañana. Un partido así, que además podemos ganar y que nos va a sacar del pozo, tiene que ser una fiesta. Si hay un día propicio para un lleno, es necesariamente este. El partido clave de la temporada, en el que se decidirá que ya sólo podemos salvarnos.

Lástima que tenga que ser contra el Sporting, ahora que por fin habíamos alcanzado una inmejorable vecindad. Siempre es mejor ser aliados -quién no tiene un amigo o un pariente en Gijón-, pero ahora nos jugamos demasiado para andarnos con pamplinas sentimentales. Yo lo siento por mi querido Carlines y por Ricardo Menéndez Salmón, pero ni siquiera vamos a desearles suerte; al menos, no hasta que nuestra permanencia esté asegurada.

La buena noticia es que todo nos favorece. Somos más y mejores, jugamos en casa, estamos por encima en la clasificación y, por si fuera poco, Juanjo y el triunvirato están infinitamente más al día que el fanfarrón de Clemente. Puede que luego nos gane en la rueda de prensa, pero eso ya importará poco. Nosotros contamos con varias armas secretas: el candado de Toño, la lucha de Christian 'hasta la última gota de sangre', la cabeza irrompible de Diop, la fe inquebrantable de Munitis, el buen juicio de Colsa, la magia de Acosta, la casta de Álvaro, el guante de Kennedy, el don de la oportunidad de Stuani, la fantasía de Arana, la seriedad de Bernardo, la contundencia de Torrejón, la elegancia de Adrián, la esperanza de Babacar y Gullón y todo el talento que atesoran Luque, Jairo o Edu Bedia, y la energía de Cisma, Francis, Picón y Osmar.

Nuestra fuerza son unos jugadores que creen en su camiseta y que, a pesar de que el club no los ha tratado como se merecen, lo dan todo por el Racing.

Se dice que El Sardinero es un estadio frío, pero hoy deberíamos romper ese tópico. No por presionar al árbitro, ni al rival; ni siquiera por ahogar a la 'mareona' que amenaza con invadirnos; lo que sería vital es hacer sentir a nuestros jugadores que estamos con ellos, que da igual que se pierdan balones, que haya que remontar o que la situación se complique. Que son nuestros hombres y que tenemos confianza en ellos. Pueden ganar y van a hacerlo. Se lo merecen y nos lo merecemos.

Seguro que hoy, a las ocho de la tarde, los Campos de Sport serán una fiesta. Que nos ahorraremos el soniquete de Bisbal, porque la ovación a los nuestros será estruendosa. Que en lugar de huir del estadio, abroncados por la megafonía, nos quedaremos a escuchar nuestro himno, lo bien que suena con tres puntos en el bolsillo. Ojalá.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 13:33 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario