Lunes, 20 de febrero de 2012

Todos los hombres del triunvirato

La última jornada futbolística fue, pese a la goleada recibida en el Santiago Bernabéu, una fecha señalada en el calendario del nuevo cuerpo técnico del Racing. El triunvirato cumple diez partidos ligueros al frente del banquillo santanderino en un momento poco idóneo para celebraciones entre la parroquia verdiblanca. El equipo se encuentra inmerso en puestos de descenso y se juega el todo por el todo en los próximos partidos, pese a la nada desdeñable cifra de tan sólo dos derrotas en el periodo de Juanjo González como máximo responsable deportivo.

Sin embargo, aunque al equipo le sigue costando sumar triunfos -situación que quita el sueño a los más optimistas-, en el vestuario los ánimos no decaen y se confía en arañar el máximo número posible de puntos en los próximos compromisos. Para ello, los cántabros se apoyan en una estructura prácticamente inamovible, en la que está depositada toda la confianza del club. Además de Toño, que atraviesa un gran estado de forma, el triunvirato ha alineado en todos los partidos a nueve jugadores, que se han convertido en indiscutibles en la plantilla.

Comenzando por atrás, la línea defensiva formada por Toño en portería, Álvaro, Torrejón, Bernardo y Cisma ha disputado todos los encuentros, excepto el que enfrentó al Racing con el Levante, en el que Cisma y el arquero alicantino no jugaron por cumplir partido de sanción.

La lesión de Francis fue definitiva en la posterior composición de este dibujo táctico, en el que entró el colombiano Bernardo, que apenas había jugado bajo las órdenes de Cúper, como central, desplazando a Álvaro a la banda derecha. El futbolista cedido por el Sevilla está cumpliendo en el puesto y el sábado fue uno de los jugadores más fiables en Chamartín.

Sin embargo, es el centro del campo el que más quebraderos de cabeza ha despertado en el banquillo. Los ejes de esta demarcación -Pape Diop y Gonzalo Colsa- se mantienen entre algodones. Con sendas lesiones de tobillo, su participación esta temporada amenaza continuamente con cortarse. El senegalés disputa todos los encuentros infiltrado, mientras que el ramaliego prácticamente no se entrena durante la semana y guarda fuerzas para los partidos -compromisos a los que no siempre llega, como el último de Madrid-. En algunos choques ha sido Adrián González el compañero de Diop en la medular.

No obstante esta demarcación se vio sacudida en el mercado invernal con la salida de Tziolis y la incorporación de Marcos Gullón. El centrocampista procedente del Villarreal ha jugado dos encuentros (ante el Atlético y el Real Madrid), en el que ha demostrado buena disposición táctica, pero poca participación en las jugadas. Aún se espera su mejor versión. Asimismo, cabe destacar el buen papel desempeñado por Jairo y Luque, cuya peso en la plantilla se está consolidando.

Por su parte, la delantera está siendo protagonizada por Arana, Acosta, Adrián y, sobre todo, Cristian Stuani. El uruguayo ha sido prácticamente la única referencia de gol del Racing hasta la llegada de Babacar, en cumplimiento del deseo del triunvirato de contar con un ariete más, ante la fragilidad física de Lautaro Acosta.

Merecen especial atención Pedro Munitis y Kennedy. El capitán, de 36 años, está perdiendo protagonismo en la plantilla, aunque sigue aprovechando cada minuto sobre el césped; mientras que el sueco, una vez superados sus problemas en el tendón de Aquiles podría empezar a ser importante en la recta final de la Liga.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 19:17 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario