Viernes, 17 de febrero de 2012

A la conquista de la fortaleza blanca

Avanzan hacia la portería rival como una manada imparable. Pronunciar los nombres de los jugadores que componen su plantilla llena de temor a los más bravos. Son los líderes en la Liga y sólo han perdido un partido de los once que, hasta el momento, han disputado en casa. Además, atraviesan una etapa especialmente dulce de juego. Ahora ya no sólo vencen, sino que convencen a la exigente grada del Santiago Bernabéu. El Real Madrid recibe al Racing en un momento de máxima urgencia para el equipo verdiblanco. Sin embargo, aunque será difícil, los pupilos de Juanjo González no renuncian a arañar un resultado positivo en la capital de España y -¿por qué no?- a traerse los tres puntos a Santander. La estadística tampoco ayuda. En las últimas 20 visitas a Chamartín, los cántabros únicamente se han alzado con la victoria en tres ocasiones, frente a 15 triunfos 'merengues' y dos empates. Pero, ya sea en La Castellana o en El Sardinero, la historia muestra que la victoria es posible. Han sido sólo siete veces en total, pero el Madrid sabe lo que es besar la lona ante el Racing. Algunos de los jugadores que han saboreado el éxito en tan duras batallas evocan aquellos mágicos momentos y explican cuál es, a su juicio, la fórmula más efectiva para derrotar a los jugadores entrenados por José Mourinho. Son seis figuras del pasado y el presente de la entidad racinguista: Jesús Merino (Tudela, 1967); Álvaro Cervera (Santa Isabel, Guinea, 1965); José Moratón (Santander, 1979) y Salva Ballesta (Zaragoza, 1975), en las filas de los exjugadores; y Toño y Pedro Munitis, como futbolistas que, aún en activo, han derrotado al Real Madrid en alguna ocasión vistiendo la camiseta verdiblanca. Todos ellos coinciden en la necesidad de que el Racing viva una tarde de suerte y que los blancos no tengan su mejor día. Y, por supuesto, en la indispensable concentración que se necesita en estos choques.

«Para ganar al Madrid hoy en día es necesario que el Racing juegue por encima de sus posibilidades y que, además, los futbolistas blancos tengan un mal día, o bien la vista puesta en el próximo partido de Champions ante el CSKA. De todas maneras, no es el mejor momento para visitar el Bernabéu. La única opción pasa por los imponderables del juego y que algo trastoque los planes madridistas. Por ejemplo, que sufran una expulsión. Lógicamente, hay que ser conscientes de que hoy, el Real Madrid es el equipo ofensivamente más poderoso del mundo. Aunque dé opciones en defensa, su ataque es tan bueno que da exactamente igual. Lo que tienen que pensar los jugadores racinguistas es que es un partido más. Si ganas, lo van a considerar como un demérito del Madrid. Y si sales goleado, posiblemente te humillen. Los puntos son los mismos que en cualquier otro sitio. Y conseguir un resultado positivo sólo es posible haciendo las cosas igual que siempre. Es decir, bien. La victoria del Racing en la 95/96 es uno de los mejores recuerdos que me quedan del fútbol. Metí el gol de la victoria en el minuto 86. Éramos un equipo muy humilde. Nadie pensaba que fuéramos a ganar. Fue una sorpresa que nos dio mucha moral y confianza. Lo que más celebras es la ilusión que le hace a la gente, al racinguismo en general».

«Hacen falta varios factores. En primer lugar, que el Real Madrid no tenga su día. Eso es fundamental. Y, por supuesto, que a ti te salgan las cosas como las tenías planeadas y tener suerte. No todos los jugadores afrontan de la misma manera un partido de estas características. Los hay que tienen la cabeza bien amueblada y que disfrutan de un entorno familiar estable. Para éstos es un partido normal. Sin embargo, los que están un poco dispersos y con gente que le marea, pueden acabar por agobiarse. Además, siempre hay madridistas alrededor. Todo ello puede desestabilizar y ser perjudicial. En estadios como el Bernabéu o el Camp Nou siempre ocurre que hay más gente alrededor del futbolista que en otros sitios. Pero no creo que sea necesario motivar a los jugadores en este tipo de partidos porque ya están hipermotivados desde el principio. Se encuentran en la mejor 'plaza' del mundo, jugando contra los mejores jugadores. La motivación tiene que ser la justa, porque un extra es negativo, ya que puede acarrear que haya expulsiones, se reciban tarjetas, o se tome una mala decisión. Lo que ocurre es que el jugador sabe que enfrente tiene a Cristiano Ronaldo, uno de los mejores futbolistas de la actualidad, así como a Casillas, el mejor portero del mundo. Y todo eso se va a magnificar. Uno piensa en todas esas cosas desde el jueves o el viernes anterior al partido cuando se va a dormir. Yo he jugado varias veces en el Bernabéu y he marcado goles. Son partidos donde sufres mucho porque el rival juega más que tú. Es un encuentro bonito de disputar. Todos quieren estar, nadie se esconde. Hay veces que el Madrid no tiene un buen día y se le puede hacer daño. Una buena actuación en Chamartín es más importante que cinco buenas actuaciones en otros campos. Aunque la mayoría de las veces se pierde, tienes buenos recuerdos».

«Para llevarte la victoria ante el Madrid te tiene que salir un partido prácticamente perfecto y que ellos no tengan un día inspirado. El plano defensivo tiene que estar bien trabajado. El Racing sabe perfectamente cuáles son sus virtudes. Debe intentar que los blancos no puedan correr, que no tengan espacio para sorprender la espalda de nuestro equipo, así como atender a las vigilancias defensivas para que no reciban el balón los que más corren. Estamos hablando de un rival que tiene en sus filas a jugadores importantísimos. Para los futbolistas que visiten el Bernabéu por primera vez será un partido especial. Siempre es bonito jugar en un estadio que has visto por televisión desde niño. Yo, personalmente, siempre lo afrontaba de la misma manera que el resto de los choques. Sabía que iba a ser más complicado que otros, pero mi concentración era la misma. Guardo muchos recuerdos de aquel 2-4 de la temporada 99/00. Sobre todo, del partidazo que se marcó Munitis. Aquel día salió todo perfecto. Yo lo estaba viendo desde el banquillo. El equipo dio una lección de cómo debe jugarse ahí: a la contra y aprovechando que el equipo contrario se pasa todo el partido atacando nuestra portería. El día que ganamos 1-2 recuerdo que nadie daba un duro por nosotros. Nos llamaban el 'Baby Racing', porque íbamos a jugar con mucha gente de la casa. Llegamos diez chavales e hicimos un gran partido, sufriendo. Fue precioso porque había en las gradas mucha gente de Santander».

«Yo he tenido la suerte de ganar en el Bernabéu defendiendo la camiseta de varios equipos (Sevilla, Levante, Racing...), y tengo la convicción de que lo que hay que tener es suerte. Que al Madrid no le salga un buen partido y que sus futbolistas no estén acertados en la finalización de las jugadas. Es muy difícil. El Madrid está ganando muchos encuentros en su campo. Si yo fuese entrenador lo afrontaría siendo valiente. Prefiero morir de una manera honrosa, que encerrarme atrás y que a la primera me metan un gol. Eso sí que no me gusta. Hay que tener valentía y suerte. Son partidos en los que el jugador recibe muchas más atención durante la semana. Los encuentros ante los grandes del fútbol (Madrid, Barcelona, Manchester, etc), no son iguales que el resto. Sobre todo, es una semana más movida mediáticamente, en la que se conceden más entrevistas. Hay jugadores a los que -como a mí- les encanta jugar en estos estadios. Habrá otros que sufran de miedo escénico, o que les venga grande. En mi carrera deportiva, el Madrid es uno de los equipos a los que más goles he marcado. Es un campo que se me ha dado francamente bien. Como en aquel 2-4, que fue un partido muy bueno. Fue un año maravilloso para el Racing y para mí en lo personal. Teníamos una plantilla estupenda. Recuerdo que estaban Amavisca, Víctor, Sietes, Munitis y Vivar Dorado, entre otros. No era un equipo cualquiera. Lo formaban jugadores con mucha calidad. Fue una temporada muy intensa y nos salió todo redondo».

«Somos conscientes de que el Madrid está superfuerte en su estadio. Va a ser complicado, pero en esto del fútbol nunca sabes qué es lo que puede suceder. Nosotros tenemos ilusión y no damos, ni mucho menos el partido por perdido. Debemos ser un equipo con las líneas juntas y no dejar espacios. Ellos tocan a mucha velocidad y si les dejas van a general muchas ocasiones. No podemos ser un equipo largo y abierto porque les daríamos muchas facilidades. Fórmulas no debe de haber muchas, porque poca gente las conoce. Nosotros somos un equipo al que le cuesta generar opciones en la delantera. Para ganar, lo que tenemos que hacer es estar bien atrás. En contadas ocasiones vamos a meter tres o cuatro goles. Debemos intentar mantener nuestra portería a cero. Para ello, tendremos que desgastarnos mucho en defensa e intentar soprenderles en algún contragolpe».

«Se trata de un partido que mediáticamente acapara un montón de noticias. Nosotros no estamos acostumbrados a tener tanto tirón. Es un partido más. Nos enfrentamos a la escuadra más regular durante la Liga. Es un grandísimo equipo. Vamos, con todo el respeto del mundo, a sacar nuestra personalidad y a intentar dejar la imagen del Racing lo mejor posible. Tenemos que ser nosotros mismos, mantener las mismas señas de identidad que defendemos desde que llegó el nuevo cuerpo técnico. Si estamos bien y presionamos como debemos, les pondremos las cosas difíciles. Y, por supuesto, aprovechar las opciones que se nos presenten y ser efectivos de cara a gol».

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 16:13 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario