Jueves, 16 de febrero de 2012

Kennedy 'No sé la razón de por qué no juego'

Todos los aficionados confiaban en que la figura de un futbolista como Kennedy iba a ser determinante en el Racing de esta temporada, donde la calidad futbolística del equipo hacía presagiar que la figura del sueco iba a ser imprescindible. Sin embargo, los problemas en el tendón de Aquiles primero, una gripe después y el fantasma de una posible falta de implicación persiguiéndole, le han restado protagonismo y le han relegado al puesto de un suplente más. Sin embargo, el futbolista no encuentra explicación. «Las razones de Juanjo por las que no juego no las sé», aseguró ayer a EL DIARIO MONTAÑÉS.

Después de la temporada pasada, Kennedy se planteó el seguir en el Racing. Los problemas económicos de la entidad, las reiteradas mentiras de Alí, los impagos y los negros nubarrones que se cernían sobre el horizonte del equipo, le hicieron charlar con su representante acerca de su futuro. Finalmente, y tras darle muchas vueltas, decidió continuar un año más para cumplir el contrato que le une al Racing hasta final de temporada. Pero lo que nunca llegó a pensar es que el papel protagonista que se intuía en la época estival, cuando el equipo echaba a andar en Alemania y Austria, se iba a diluir como un azucarillo en un café. Primero fue una lesión en el tendón de Aquiles la que le apartó del equipo, la semana pasada una gripe... Nada le sale bien.

Fue titular en el primer encuentro de Liga ante el Valencia donde disputó el encuentro completo. Después llegaron las dolencias y su larga ausencia. Una vez recuperado, apenas ha contado para el triunvirato que preside Juanjo González. La semana pasada no entró en la convocatoria ante el Atlético de Madrid por una gripe. «La cogí en Valencia. Hacía mucho frío en el banquillo y por eso creo que enfermé. Pero ahora ya estoy mejor», explica.

Mientras tanto, durante estos días ha intentado convencer al técnico asturiano de que tiene un hueco en el once titular o al menos que puede disfrutar de algún minuto de juego. «El problema es que necesito ritmo de juego y de partidos. La última vez que jugué, fueron 20 minutos ante el Getafe y salí contento. Necesito hacerlo más para estar seguro y tener continuidad», añade.

Para él es difícil pasar en unos pocos meses de una situación a otra completamente antagónica. La gente le para por la calle y le pregunta los motivos de su ausencia. A Kennedy le encanta la forma de vivir en España, donde la vida se hace en la calle. Le encanta pasear y perderse por las calles de Santander donde los aficionados le paran para conocer si existe algún problema entre él y el cuerpo técnico, que expliquen los motivos de sus reiteradas suplencias. «La decisión de Juanjo de porque no juego, no la sé», afirma. Quizás por este motivo, durante el entrenamiento del pasado martes -como se puede observar en la foto-, Juanjo le cogió de la mano y charló con él durante un buen rato, aunque no ha trascendido el contenido de la charla.

Nadie duda de la capacidad futbolística del sueco. El año pasado demostró tener un pie diferente al resto para golpear al balón, sobre todo en las jugadas a balón parado, evidenciaba un olfato especial en sus incursiones en la banda derecha.... pero todo aquello son simples recuerdos de los que actualmente no puede seguir viviendo. Sus 173 minutos esta temporada parecen ridículos si se comparan con los más de 2.000 que disputó la pasada. De participar en 30 encuentros ligueros a hacerlo en sólo tres. De momento, tiene margen de maniobra. El equipo le necesita de aquí a final de temporada para evitar el descenso. Puede ser una pieza fundamental. Así que lo único que puede hacer Kennedy es «trabajar» para revertir la situación. El sábado ante el Getafe podría ser un buen escenario. «Es un buen partido para empezar a jugar y un encuentro difícil. Si lo hago daré el cien por cien», explica.

«Quiero ayudar»

Con este panorama, Kennedy sólo puede refugiarse en que su trabajo diario haga cambiar de opinión al cuerpo técnico que actualmente confía más en Manuel Arana para esta posición. Además, los problemas clasificatorios del equipo le restan posibilidades. Quizás es el peor momento para reivindicar minutos. El Racing, a pesar de la buena racha de partidos sin perder, no ha conseguido salir del descenso. Estas necesidades tan acuciantes impiden que desde el triunvirato le den más oportunidades al sueco. Por esta misma razón, Óscar Serrano abandonó el club en el pasado mercado invernal. Tras verse dos convocatorias fuera del equipo pidió a su representante que le buscara destino. En el Racing lo iba a tener difícil y así le resultaba muy complicado adquirir el ritmo necesario para pelear por una plaza de titular y demostrar que estaba completamente recuperado de su rodilla operada.

«Yo puedo ayudar al equipo y quiero ayudar al equipo», afirma rotundo Kennedy. Igual su momento le llega el sábado o igual tiene que esperar un poquito más a que el equipo escape de la zona peligrosa. «Los últimos encuentros han sido difíciles, hemos estado algo bajos aunque tras el partido contra el Real Madrid el calendario será más fácil para nosotros y conseguiremos más puntos», aventura.

De momento, hoy regresará al trabajo con el resto del grupo bajo techo. Juanjo ha diseñado un entrenamiento en La Albericia, en lugar de El Sardinero donde se han ejercitado durante estos días. Será una sesión de gimnasio. La penúltima. Mañana último entrenamiento antes de viajar a la capital de España.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:49 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario