Mi?rcoles, 15 de febrero de 2012

El Gobierno escucha al Racing y estudia fórmulas para demandar a Alí Syed

El plan ideado desde las oficinas de El Sardinero para eliminar a Alí del camino va tomando forma. Tras reunirse la semana pasada con el Gobierno, los gestores actuales del Racing han conseguido que el Ejecutivo acceda a sus ruegos. Según comentó ayer Ignacio Diego, si lo más beneficioso para el club es «la personación o la presentación de una iniciativa legal, lo haremos».

Fue el pasado jueves por la mañana cuando los administradores concursales asustaron a todo el racinguismo y a la sociedad cántabra, a través de un encuentro informativo con los medios de comunicación, anunciando las posibles consecuencias que podrían suceder -desaparición del club incluida- si las partes implicadas en el futuro de la entidad no tomaban cartas en el asunto para desbloquear el caos institucional. En el fondo, lo único que trataban de hacer era llamar la atención del Gobierno para que interviniera.

Pero para no complicar más las cosas, también les mostraron «el camino que debían seguir». Para llegar a este punto, los administradores del club ya habían pensado previamente en la mejor fórmula. Esta consistía en que el Ejecutivo denunciase personalmente al empresario indio basándose en los impagos que atesora el organismo público, a través del crédito participativo que Cantur cedió a Syed y que éste no ha terminado de satisfacer del todo. En la operación llevada a cabo en su día por el anterior Ejecutivo regional, se dejaron fijados los mecanismos legales necesarios para fijar la demanda.

Durante el encuentro, los representantes del Gobierno, con Miguel Cabetas a a la cabeza, les prometieron a Santiago Ruiz Asenjo y a Antonio Corino que «estudiarían el caso». Y una semana después ya han dado su respuesta. Ayer, a la salida del Parlamento regional, Ignacio Diego dejó entrever la disposición del Ejecutivo de acceder a las peticiones que le han llegado desde las oficinas de El Sardinero. En este sentido, aseguró que «está en disposición de actuar de aquella manera que pueda ser más eficaz y beneficiosa para los intereses del Racing. Si en algún momento determinado consideramos que la personación o la presentación de una iniciativa legal puede abundar en un beneficio del club, lo haremos».

Sólo una condición

Además, el Ejecutivo regional tiene otra misión, a su entender, igual de importante que salvar al Racing: recuperar el dinero de todos los contribuyentes y evitar la desaparición de Cantur. «Si se perdieran esos 7 millones de euros, Cantur entraría en causa de disolución», aseguró Diego.

Pero en todo este proceso elaborado por los gestores del Racing, que también está en conocimiento de la jueza María del Mar Hernández, desde el Ejecutivo regional sólo pusieron una condición: que no costase ni un sólo euro más a las arcas públicas. De esta forma, lo que Ruiz Asenjo y Corino rogaron a Cabetas fue que se presentara una denuncia contra Alí Syed en Santander por los impagos, donde solicitasen unas medidas cautelares en las que se incluyese la solicitud del nombramiento de un administrador judicial de las acciones, ya que en el litigio que mantiene el empresario indio con Jacobo de Montalvo (anterior máximo propietario) el madrileño no lo pidió. De esta manera, y si la jueza se mostrase a favor, el camino quedaría despejado.

Los siguientes pasos serían la convocatoria de una nueva Junta de Accionistas (después de que acabe la Liga) de la que saliese un nuevo Consejo de Administración. Este organismo estaría habilitado para convocar un nuevo proceso de ampliación de capital, que permitiese el desembarco de un nuevo inversor en el club que dotase de futuro a la entidad.

Fuente: El Diario Montañés


Publicado por Castro2 @ 18:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario