Lunes, 23 de enero de 2012

Alí espera la sentencia final de la primera demanda contra su empresa

Ahsan Alí Syed podría conocer hoy la primera sentencia definitiva de las querellas a las que se enfrenta en Bahréin y que han sido presentadas por hombres de negocios y empresarios de Australia, con los que el propietario nominal del Racing contrató préstamos que no habría desembolsado tras cobrar comisiones y depósitos.

El juicio se celebra en la Cámara de Resolución de Disputas de Manama, la capital del emirato del Golfo Pérsico, y es consecuencia del recurso presentado por Alí contra una sentencia de octubre que habría dictado el pago por el empresario de origen indio de unos 2,6 millones de euros más otros 240.000 de costes legales del demandante.

Según fuentes citadas en la prensa de Bahréin, la querella fue presentada por Keith Jonhson, un constructor australiano que, antes de que Alí alcanzase notoriedad por su intento fallido de adquisición del club de fútbol inglés, Blackburn Rovers, y por la compra posterior del Racing, acordó un préstamo de unos 120 millones de euros para financiar las obras de un complejo residencial.

Johnson pagó a Alí una comisión de unos 65.000 euros y entregó unos 3 millones como depósito de garantía de pago del interés, que era el 4,07%. El préstamo debía estar disponible en noviembre de 2010. Pero nunca llegó. Los tribunales del emirato fallaron en octubre en favor del querellante y rechazaron una demanda de Alí por daños y perjuicios.

Johnson testificará hoy en Manama, acompañado por su abogado, Andrew Bryce, que representa a otros quince empresarios interesados en demandar al empresario indio. El abogado declaró a la prensa de Bahréin que tiene conocimiento de la existencia de otros posibles fraudes en Nueva Zelanda, en Malasia y en Irlanda.

La empresa de Alí, Western Gulf Advisory (WGA), que tiene una de sus sedes en el emirato, se presentó públicamente, a través de los medios de comunicación, como poseedora de gran liquidez -ocho mil millones de dólares- y ofreció préstamos, repetidamente por la misma cantidad, 150 millones de dólares australianos o 150 millones de euros en Irlanda, en el momento en el que la crisis financiera creó graves dificultades a empresarios que habían iniciado proyectos en la cola del 'boom' inmobiliario.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:13 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario