Domingo, 22 de enero de 2012

La pobre imagen de una grada casi desierta

No le bastó ayer al Racing con haber recuperado el buen tino en la temporada para ganarse la fidelidad de la afición en los Campos de Sport de El Sardinero. Tras cinco encuentros consecutivos sin conocer la derrota, los jugadores verdiblancos se encontraron, al saltar al campo, con unas gradas desangeladas y desvestidas de público. El fútbol tiene estas cosas. Estar a seis puntos de la Europa League no sirvió de imán para el respetable. Ni siquiera la ya tradicional animadversión a Javier Casquero, o la presencia de un delantero fijo en las revistas de papel couché, como Dani Güiza, animaron a los racinguistas a desafiar la desapacible tarde del sábado para ir al fútbol. Este deporte, ya lo decía el defenestrado Jorge Valdano, es un estado de ánimo, y los ánimos en Santander no están para celebraciones. Apenas 10.425 personas, según el club, traspasaron las puertas de entrada.

Algo debieron de olerse los que decidieron quedarse en casa. Algún aroma a derrota debió de llegarles por la mañana, o durante el aperitivo. Puede, incluso, que interpretaran la lluvia como un mal fario. Desde luego, el alivio llegado de la mano del triunvirato tras la turbulenta primera vuelta de los racinguistas, no invitaba a olvidar tan fácilmente los duros y breves tiempos de Héctor Cúper y la herencia que ha dejado tanta turbulencia extradeportiva.

Cuando la fiesta no atrae a multitudes, la orquesta tiene que tocar más alto. Eso debieron de pensar los fieles seguidores racinguistas que se dieron cita ayer. Quizás envalentonados por Casquero (quien no dejó de recibir silbidos e insultos a lo largo de todo el choque), sus gritos y cánticos de ánimo se escuchaban como amplificados, sobre todo tras iniciarse la segunda parte, cuyos primeros minutos fueron un vendaval de consignas y vítores.

A favor de los trabajadores

Aunque no fue el Racing el único motivo en las gargantas de los aficionados. Otro lema fue coreado durante los últimos minutos del primer tiempo: «¡Teka, Teka!». Y una pancarta -que se paseó de mano en mano a lo largo de la grada- con el objetivo de condenar los 198 despidos que se van a producir entre los trabajadores de esta empresa en Cantabria, y que arrancó los aplausos del público.

El caso es que brillaron las ausencias. Y el club no se mostró ajeno a ello. Por eso la megafonía avisó de la campaña de captación de socios para la segunda vuelta que comenzará mañana lunes, día 23, destinada a aquellos abonados que al principio de la campaña liguera no pudieron adquirir el carné. Tal y como se manifiesta desde el Racing, se trata de una forma de «agradecer y premiar» su fidelidad.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 22:00 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario