Mi?rcoles, 18 de enero de 2012

'Se va un amigo, una persona muy grande'

El sonido de los aplausos empequeñeció la iglesia. Las lágrimas se entrelazaron con las sonrisas en un Barrio Pesquero entregado a Juan Carlos Pérez en el momento en el que el párroco, 'su' párroco de siempre, Alberto Pico, pidió un aplauso a los presentes, que abarrotaban el templo para despedir al exfutbolista del Racing y del Barcelona. «Tienes que cuidar de tu mujer Inés y de tus cinco hijas, Juan Carlos», indicó el sacerdote. El acto comenzó a las 16.00 horas, pero mucho antes, el populoso barrio santanderino reflejaba ya una tarde de importancia. Varias generaciones de jugadores quisieron estar junto a la familia de Pérez. Algunos vinieron de lejos como es el caso de Charly Rexach y de José María Fusté, excompañeros en el club catalán, y que llegaron acompañando a Judith Pérez, una de las cinco hijas del desaparecido futbolista. Ambos partieron de la Ciudad Condal de madrugada por carretera para no faltar a la cita. Rexach, emocionado, señaló que «se va uno de mis mejores amigos en el mundo del fútbol. Una persona muy grande»

Otros llegaron de más cerca. Casi al completo estuvo presente la plantilla del Racing de los años 70 con quienes Juan Carlos Pérez compartió vestuario: Pedro Alba, Geñupi, Aitor Aguirre, Pacheco... Otro grupo de jugadores con caras tristes ocuparon otro de los laterales de la iglesia. Éstos, empezaron a darle patadas a un balón cuando Pérez colgaba las botas: Sañudo, Abad, Juan Carlos García, Piru, Chiri, Víctor Diego, Gelucho... Manolo Preciado no pudo estar en el Barrio Pesquero, pero acompañó a Inés (mujer de Juan Carlos) y a sus cinco hijas en el tanatorio el día anterior. En otra zona, cercana a la puerta, se agolparon aquellos que aprendieron de lo que les enseñó el sencillo capitán. Pedro Munitis y Gonzalo Colsa seguramente ayer trajeron a su memoria aquellos primeros días que, intimidados por la presencia de Juan Carlos, el del Barça, se estrenaban en el primer equipo del Racing. Pero hubo más. Mucho más.

Ángel de Juana 'Geli', Jesús Merino, Esteban Torre, Emilio Amavisca y Javi López también acudieron al Pesquero. Ellos estuvieron en aquel equipo en el que Pérez ocupó un puesto en el cuerpo técnico. El responsable de aquel bloque, Javier Irureta, tampoco faltó.

Las muestras de cariño no sólo se limitaron a compañeros de banquillo. Personajes destacados de la sociedad cántabra, de diversos ámbitos, acudieron a la ceremonia. Representando al Racing llegaron José Antonio Corino, director general, además de Santiago Ruiz Asenjo, uno de los administradores judiciales que actualmente gestionan al club. El Gobierno de Cantabria estuvo representado por Javier Soler, director general de Deportes. Además, el presidente Ignacio Diego envió a primera hora de la mañana una misiva expresando sus condolencias a la familia. Por el Ayuntamiento de Santander acudió Luis Morante, concejal de Deportes. Además, el edil del PRC, Francisco Sierra, y las dirigentes socialistas Rosa Inés García y Eugenia Gómez de Diego ofrecieron sus condolencias a la familia y en especial a Judith Pérez, una de las hijas del fallecido que en la actualidad ocupa cargo de concejala por el PSOE. Y no sólo lloraron ayer al mítico futbolista las personas públicas y conocidas. También estuvieron en el Pesquero sus vecinos de la Colonia de los Pinares. Los amigos con los que compartía sobremesas jugando al dominó, los del quiosco dónde compraba el periódico y otros muchos. Gente sencilla. Como él.

El coche fúnebre también se quedó pequeño. A las coronas de flores de la familia se unieron las del Racing, el Barcelona y la Federación Española de Fútbol. Al término de la ceremonia, la comitiva se desplazó a Ciriego en dónde se procedió a la incineración del cuerpo en la intimidad familiar.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 19:02 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario