Martes, 17 de enero de 2012

Colsa 'La victoria ante el Villarreal nos desató mentalmente'

Gonzalo Colsa ha vuelto con más ganas que nunca. La recuperación del centrocampista ramaliego ha coincidido con la resurrección de un equipo que hace un mes parecía abocado al infierno. Ahora, tras cinco jornadas sin perder en el campeonato liguero, los verdiblancos están lanzados. La razón, muy sencilla, según Colsa: «El cambio de entrenador y la victoria ante el Villarreal».

Comenzó la temporada con el riesgo de perderse más de la mitad del campeonato pero el tobillo le dio un respiro para poder ayudar al equipo en el momento más complicado de los últimos años. Ahora, con la última victoria ante Osasuna y tras dos victorias consecutivas, toda la plantilla afronta con optimismo un futuro que hace unas semanas pintaba, más bien, negro.

«Nadie hubiese pensado, ni nosotros mismos, hace un mes la situación actual, pero hay que tener claro que todavía faltan más de la mitad de los puntos necesarios para conseguir la salvación», admite el centrocampista que el domingo pidió el cambio por precaución. «Mi tobillo y yo nos conocemos perfectamente y ya se que cuando se queja lo mejor que le puedo dar es descanso».

Con todo, el enfoque actual es muy distinto al de hace unas pocas semanas. «Todo coincide todo con el cambio de entrenador y con la primera victoria ante el Villarreal que nos desató mentalmente a todos los futbolistas, ya que estábamos algo apretados», asegura sin pensárselo el ramaliego. Esa es realmente la clave del éxito del equipo, y por extensión, del triunvirato. Pero ahora lo más difícil es continuar con esta buena racha y no perder la perspectiva cuando el 'resultadismo' se vuelva a apoderar del entorno y el sol se oculte para ver retornar las nubes. «El año pasado ya nos costó conseguir los puntos y este va a estar muy parecido», explica Colsa.

Victoria trabajada

Pero el día de descanso de hoy también va a servir a la plantilla para poder disfrutar del triunfo ante Osasuna, quizás porque la plantilla tiene la sensación de haber conseguido plasmar en sus botas lo que revoloteaba por sus mentes.«La victoria fue trabajada. Dentro del campo nos dio la sensación de que teníamos el encuentro controlado. Podíamos estar varios días jugando porque ellos no iban a marcar. Ya nos merecíamos no sufrir y golear», explica.

En su regreso, Colsa ha dado una solidez necesaria a una zona del terreno de juego donde Pape Diop estuvo a punto de coger la baja por estrés. El senegalés estaba empezando a notar el esfuerzo de cargarse él solo el equipo a su espalda. Ahora, con Colsa en el campo, el trabajo 'gris' que antes hacía Diop se lo reparte con el cántabro.

Además, el hecho de que el ramaliego no haya hecho pretemporada hace que, de momento, se le ve más fresco sobre el césped que al resto de sus compañeros. De momento, reza para que su tobillo aguante. «Me ha dado muchos problemas pero ya nos conocemos. Siete meses sin jugar es mucho. La semana pasada en la Copa noté que para mí era una locura jugar tres encuentros seguidos. Me pueden más las ganas que el sentido común», explica.

«Nuestras propias crisis»

Al margen de lo deportivo, la plantilla del Racing está consiguiendo aislarse de la tormenta institucional y de los problemas económicos. «Tenemos nuestras propias crisis que son las deportivas. Todo lo demás sabemos que no forma parte de algo que no podemos dominar. Sólo nos puede afectar, como mucho, dos minutos», explica el centrocampista. Con esa mentalidad, al menos, las penas son menos penas.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 20:01 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario