Viernes, 30 de diciembre de 2011

Álvaro está dispuesto a marcharse si la oferta es 'lo mejor para el Racing'

«El punto de partida para valorar cualquier propuesta es que sea una buena opción para el Racing y para mí». Dos condiciones ineludibles. A la espera de la posible marcha de Martín Cáceres a la Juventus, Álvaro González se deja querer y se siente halagado por el interés del Sevilla -«uno de los grandes de España»-, y de «otros clubes», tal y como ya le ha confirmado su representante. El lebaniego dice que «si hay rumores» de que le quieren equipos, «es que las cosas están saliendo bien» pero deja claro que ahora mismo lo más importante es «el colectivo» y que -de momento- sólo piensa en el «día a día» y en salvar la categoría.

«Ya rechazamos la oferta del Dnipro porque, futbolísticamente, para mí no era buena. Esta, la del Sevilla, es distinta, pero lo primero que tiene que suceder es que acepte el club. Estoy ligado al Racing hasta 2015». Ahora bien, y más teniendo en cuenta la intervención judicial y la compleja coyuntura que vive la entidad, Álvaro tiene muy claro que una inyección económica a raíz de su posible marcha «sería bueno para el club» e incluso podría dar pie a que pueda «entrar algún delantero». Precisamente un atacante hispalense, Armenteros, suena parte de la moneda de cambio. En el Sevilla no descartan la posibilidad de que el futbolista argentino (mediapunta) entre en la operación, para abaratar el traspaso.

El defensa lebaniego no cree que la figura de Marcelino haya resultado decisiva para impulsar el cariño del club andaluz: «Ya se interesaron por mí cuando aún estaba en el filial». Pero no oculta que el asturiano es un entrenador al que le tiene «mucho que agradecer» y con el que guarda muy buena relación: «El año pasado las cosas nos fueron muy bien a los dos. Me hizo debutar, nos salvamos, y él se fue a un equipo como el Sevilla».

El lebaniego lamentó, eso sí, que los contactos por su traspaso hayan generado ciertos comentarios de algunos aficionados, que han aprovechado el perfil que mantiene en distintas redes sociales para reprocharle su posible éxodo a la ciudad del Guadalquivir: «No es que me afecten, pero me fastidia que lo hagan delante de amigos míos que no tienen la necesidad de sufrir estas cosas. En todo caso, si algún día me tengo que marchar de aquí lo haré con todo el orgullo del mundo porque lo he dado todo por esta camiseta».

«Las cosas me están saliendo»

El jugador está convencido de que los continuos rumores y el interés que despierta en otros conjuntos es sinónimo de que «las cosas están saliendo bien». No en vano, habla de 2011 como «el año que ha cambiado mi vida». Llegó «la oportunidad» de debutar en Primera División y la de «ir a la Selección» sub 21, entre otras cosas. «Estoy viviendo mi mejor momento futbolístico, personal y familiar. Estamos todos contentísimos y no me puedo quejar de nada. Es más, me siento halagado y cada vez más cómodo jugando», aseguró. De hecho, afirma haber retomado los entrenamientos -tras el parón- «con muchas ganas de empezar el año con buen pie», tanto en la Copa del Rey, «después de los cruces que nos han tocado», como en el «importantísimo» partido de Liga ante el Zaragoza. «Si empezamos el 2012 ganando en casa nos va a dar mucho ánimo para sacar el año adelante y salvarnos», dijo.

El futbolista también tuvo buenas palabras para el triunvirato que -finalmente- dirigirá la nave racinguista hasta final de temporada. «La gente está a 'muerte' con ellos. Han cambiado la dinámica. Estamos en una buena línea y los resultados, si seguimos así, llegarán». Para el de Potes, Juanjo González, Fede Castaños y Pablo Pinillos, «son técnicos que saben mucho de esto y que nos conocen bien a nosotros y a la casa».

Ayer, a última hora, y vía Twitter, Álvaro dejó un mensaje con sabor a despedida: «Pase lo que pase, seré siempre del Racing».

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 15:37 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario