Lunes, 19 de diciembre de 2011

El Gobierno cántabro rechaza el nuevo consejo

El Gobierno de Cantabria y la Asociación de Peñas del Racing han mostrado hoy su rechazo al nuevo consejo de administración que ha designado el accionista mayoritario del club, el empresario indio Ahsan Ali Syed, y del que ya han dimitido dos de sus nuevos miembros.

Después de la maratoniana, sorprendente y convulsa Junta General de Accionistas que tuvo lugar ayer, marcada por la inesperada aparición de un representante de Ali Syed y de la designación de los siete nuevos consejeros (tres extranjeros y cuatro cántabros), las reacciones no se han hecho esperar, tanto por parte del Gobierno de Cantabria como de las peñas racinguistas.

Y a ellas se ha sumado la dimisión, apenas 24 horas después de la junta, de dos de los nuevos consejeros, el expresidente de las peñas Fernando Ortiz y el lotero Fernando Burgués, ambos abrumados por la virulencia con la que se ha recibido su designación entre los aficionados.

A día de hoy, a expensas de que se produzcan nuevos movimientos, sólo quedan como nuevos consejeros Ali Syed, su primo Shahereyar Ali Mirza, el abogado Horst Weber y los cántabros Ramón Muñiz (exconsejero del Racing bajo la presidencia de Jose Luis Cagigas) y el hostelero Ángel Lavín.

Además, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha anunciado hoy que intentará que el Racing recupere la dirección que "merece", porque, según ha declarado, no le gusta la que fue aprobada ayer por la mayoría accionarial que sigue en manos de Ali Syed, al menos hasta que se resuelva el pleito interpuesto por el anterior propietario Jacobo Montalvo (Dumviro Ventures), quien reclama que se le devuelvan las acciones por impago.

Diego ha recordado que la obligación del Gobierno regional es velar por los intereses generales de la comunidad autónoma, que tiene depositada una cantidad económica "importante" en el Racing de Santander.

Y ha añadido que su intención es velar por ese dinero en la misma medida en que intentará también conseguir para el Racing la dirección que se merece.

Por el momento, las acciones que adoptará el Gobierno para garantizar el dinero puesto en el club no están todavía acordadas y dependerán de lo que se considere más conveniente.

"Tendremos que adoptar aquellas posiciones que las circunstancias aconsejen y, según vayan desarrollándose los acontecimientos, veremos cuáles tienen que ser", ha apostillado el presidente, que ha reconocido que una de las posibilidades podría ser la de emprender acciones legales.

Diego responsabiliza al anterior Ejecutivo cántabro (PSOE y PRC) de lo sucedido ayer en la junta de accionistas del Racing, porque considera que Ahsan Alí Siyed es "fruto de la firma" de unos contratos "formulados" por el anterior Gobierno.

Y también le achaca la situación "deplorable" que atraviesa la entidad desde el punto de vista accionarial.

"De aquellas torpezas, de aquellos gestos inadecuados e inconvenientes, ahora tenemos lo que tememos", ha sentenciado Diego, para quien, en el terreno deportivo, el Racing tiene "mimbres para salir adelante esta temporada".

Por su parte, la Asociación de Peñas del Racing ha solicitado a los administradores concursales -así como a los acreedores afectados- que reclamen a la autoridad judicial la intervención del Racing en aplicación de la legislación mercantil e inhabilite al Consejo de Administración.

Las peñas entienden que, aunque el concurso de acreedores del Racing es voluntario y, por tanto, los gestores conservan las facultades de administración de la sociedad, el apartado tercero del artículo 40 de la Ley Concursal indica que "el juez podrá acordar la suspensión en caso de concurso voluntario" de las facultades patrimoniales del deudor, en este caso, el Racing.

Y añaden que la norma contempla que "deberá motivarse el acuerdo señalando los riesgos que se pretendan evitar y las ventajas que se quieran obtener".

Según las peñas, la Junta de Accionistas celebrada ayer fue "bochornosa" y tendrá consecuencias, y lamentan la "convulsión" y "alarma social" generada, así como el riesgo de "inoperatividad" del Consejo propuesto por la "incapacidad" profesional de sus integrantes.

Además, critican la "confusión" y "falta de confianza" en los acreedores personados en el concurso y la separación y cisma existente entre los accionistas minoritarios y abonados en general, los clientes del Racing y los consejeros de la sociedad.

Para los peñistas la situación es ya "insoportable" e "insostenible", con serio riesgo de trasladar la convulsión social al ámbito exclusivamente deportivo, "con todas las consecuencias que podrían acarrear para clientes -abonados- y acreedores".

"El futuro del Racing podrá no pasar por los pequeños accionistas, pero seguro que nunca pasará por el Consejo propuesto, ni por las manos de Francisco Pernía, instigador de este espectáculo y responsable último de la esperpéntica Junta de ayer", dice la APR en un comunicado.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 22:40 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario