Lunes, 19 de diciembre de 2011

Falta chispa; sobra ruido

El Racing tuvo una ocasión de oro para salir del pozo de una vez. Venía invicto, radiante tras remontar en Copa con los meritorios, y se dio el lujazo de jugar con uno más 39 minutos. Pero no pudo. Le faltó chispa y le sobraron problemas que solventar. Psicológicamente, aunque lo niegue, le afectó el daño moral que había provocado Alí Syed por la mañana en la Junta. En el césped, soportó la magia del realista Griezmann y la falta de argumentos ofensivos para hacer buena su superioridad numérica. El equipo tocó el balón más lento que de costumbre y echó de menos los desmarques de ruptura que el guión exigía.

Pese al frenazo, el triunvirato sigue invicto tras cuatro partidos en el cargo y ahora afronta el futuro con la incertidumbre de no tener directiva con peso ni un dueño de carne y hueso con proyecto. Sólo le queda su incondicional afición y otra ración de paciencia. Que no es poco. Y los tropiezos enemigos. Que son muchos.
Ocasiones.

La Real pudo deprimir a El Sardinero y saltar en la tabla, pero falló demasiado, no apretó cuando pudo y decayó por otra expulsión infantil. Esta vez de Íñigo Martínez. El equipo de Montanier comenzó agobiado por la certera presión de Colsa y Diop. Después supo mantener el balón y hasta acertó a frenar las constantes arrancadas de Arana. Así, mandó. Y Griezmann, apoyado en esta mejoría, pudo salir a hombros. Si no lo hizo fue por el estoque y porque Vela y Agirretxe no brillaron como suelen para quitarle adversarios de encima. Se estrelló contra el palo y frente a Toño. Él solo hizo saltar demasiadas veces la solidez defensiva. Hizo la jugada del partido, regateando hasta a su sombra. Y ni así.

El Racing también gozó de buenas ocasiones pero por algo es el segundo conjunto menos goleador. Adrián erró un mano a mano después de hilvanar con Stuani, y Álvaro envió dos galopadas al bulto y una rosca al larguero. Los cambios no ayudaron a dar el arreón que se demandaba. Porque los revulsivos están aún de pretemporada. La sustitución de Tziolis por Colsa perjudicó al Racing. Le arrebató la movilidad y la llegada. El griego se ofreció más que nunca pero se mostró más lento que siempre. Sin lograr ser un pilar, obligó a Diop a bascular demasiado. Así, el Racing perdió el norte, se partió en dos y pareció jugar una prórroga constante. Acosta, siempre incisivo, no estará rápido hasta enero. La ocasión que desperdició no sucederá más. Y hasta Kennedy evidenció la falta de rodaje. El empate da argumentos para pensar que la depresión cántabra no se esfuma. Sino que se propaga. Pero también da para pensar: si el Racing sobrevive con lo mal que ha ido el 2011, qué será de él sin lesionados y cuando dirigentes y dirigidos caminen de la mano.
El detalle: sin consejeros en el palco de el sardinero

No hubo ningún representante del Racing en el palco. Ni del Consejo que ayer dejó su cargo tras estar en funciones, José Antonio González incluido, ni del nuevo. Junto al presidente de la Real estuvieron el Director regional de deportes, Javier Soler, y el Concejal de deportes Luis Morante.
El crack


Griezmann

Sólo le faltó el gol. Tiene calidad para otro nivel. Su zurda descompuso a la defensa.


¡Vaya día!


Colsa

Se tuvo que retirar lesionado. Otra vez el maldito tobillo. Su empuje se notó mucho.


El dandy


Álvaro

Corrió el lateral como nunca. Rozó el gol varias veces con su llegada. Tiró al larguero.


El duro


Adrián

No fue un partido feo pero hizo un par de entradas duras. Vio la amarilla en el 26'.

Fuente: As 


Publicado por Castro2 @ 19:01 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario