Domingo, 18 de diciembre de 2011

La crónica de la Junta de Accionistas

La presencia de dos representantes de Alí Syed ha hecho ‘explotar’ una Junta que empezó con casi una hora de retraso y abre numerosos interrogantes al desenlace de una mañana decisiva para el futuro del club. El acto se inició con una intervención de Bernardo Colsa, representando a la Asociación de las Peñas del Racing, y en la que apeló a la posibilidad de impugnar la Junta por la no inclusión de las acciones en el registro.

Fue Roberto Bedoya el encargado de responder, pero la inmensa mayoría de los pequeños accionistas hizo constar que se sumaba a esa propuesta. La notaria tuvo que tomar nota, uno a uno, de los nombres de las personas que se adherían a esa posibilidad de impugnar la asamblea. Así, se escucharon los nombres de Jacobo Montalvo, José Nereo, Ana Carrera o Isabel Bolado, junto a la de otros pequeños accionistas.

El grueso de lo que va de mañana en la Junta ha tenido como protagonista a los números. Roberto Bedoya ha hecho el repaso a las cuentas del club tras la que se ha escuchado una llamativa pregunta. “¿No le da a usted vergüenza volver a sentarse aquí para hablar de 16 millones de pérdidas?”, apeló un accionista al presidente Francisco Pernía. El dirigente apeló a la historia económica del Racing y a la situación económica en general. Fue uno de los primeros momentos de tensión, en los que se escucharon pitos para los miembros del Consejo y aplausos para los que intervenían entre los asistentes.

Tensión a costa de las cuentas

“¿No le da a usted vergüenza volver a sentarse aquí para hablar de 16 millones de pérdidas?”. Esa pregunta –dirigida a Pernía- abrió los primeros momentos de tensión en la Junta. Fue tras la exposición de las cuentas por parte de Roberto Bedoya. Los actuales dirigentes justificaron las pérdidas y la situación del Racing en la coyuntura económica, la falta de ayudas públicas y de inversiones por parte de los accionistas de referencia. Del mismo modo, en la historia económica de la entidad. Bedoya habló de la situación de otros clubes que entraron también en la Ley Consursal

Fue Javier Noriega el que respondió para mostrar su desacuerdo. El abogado, y uno de los accionistas que más protagismo ha cobrado en los últimos días, apeló al “mal de muchos, consuelo…” y aseguró que los presupuestos deben ajustarse a los ingresos. Después, entre los accionistas se pidió a Pernía que repitiera su frase respecto al coche que conduce del Racing. Aquella de ‘algún gusto me tengo que dar’. El presidente trasladó la cuestión al apartado de ruegos y preguntas. Después, se recriminó a los actuales consejeros su responsabilidad en la mala gestión y se les pidió que, de verdad, y de forma definitiva, presenten su dimisión.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 13:00 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario