Domingo, 18 de diciembre de 2011

Pérez Bustamante será propuesto hoy como nuevo presidente del Racing

La empresaria cántabra Isabel Bolado, dueña del paquete accionarial adquirido por el consejero Juan Carlos González y, por lo tanto, la máxima accionista del club en ausencia de Alí Syed, propondrá al exconcejal santanderino Miguel Pérez Bustamante como nuevo presidente del Racing durante la Junta General de Accionistas que se celebrará hoy por la mañana (en segunda convocatoria) si el empresario indio, que ayer no se presentó a la primera llamada, persiste en su actitud. El nombramiento del expolítico cántabro vendrá acompañado por el del resto del consejo de administración, que estará integrado por el abogado Javier Noriega, el alcalde de Riotuerto, Ángel Madrazo, el empresario Fernando García Utrilla, el hostelero Guillermo Vega y, posiblemente, un miembro de la propia familia Bolado y un directivo de la empresa.

Según ha podido saber este periódico, el alumbramiento del nuevo gobierno del Racing se produjo a última hora de la pasada noche y después de 19 días de negociaciones, algunas de ellas infructuosas, entre la empresaria santanderina -hija precisamente del expresidente del club Emilio Bolado- y no pocos representantes de la vida política, cultural, social y deportiva de la región a los que la propia Bolado habría intentado convencer para formar un consejo de administración del agrado de todo el entorno racinguista y capaz de poner fin a la deriva de la institución.

Miguel Pérez-Bustamante González, que ya ha ratificado a Bolado su compromiso de asumir la presidencia en el supuesto factible de que Alí Syed no se presente a la segunda convocatoria, abanderará, pues, la nueva era del Racing, cuya dirección deportiva quedará en manos del exfutbolista Manolo Higuera, que ya estaría pensando en la posibilidad de incorporar al banquillo a la máxima referencia del racinguismo: Quique Setién.

Con todo lo anterior, Isabel Bolado da por concluido el compromiso que la llamada 'opción cántabra' asumió el pasado día 29 de noviembre, cuando en un intento coordinado por evitar que el futuro del Racing decayera en manos poco apropiadas, acudió a la ampliación de capital a través de Juan Carlos González y compró las acciones suficientes como para ejercer el control absoluto del club si, como era de suponer, el empresario indio Alí Syed daba la callada por respuesta a la llamada de la Junta de Accionistas.

Sin Alí Syed

Que es previsiblemente lo que ocurrirá hoy porque es exactamente lo que pasó ayer. El racinguismo estuvo pendiente de su propietario, el empresario indio Ahsan Alí Syed. Pero ni estaba ni se le esperaba. Así que la primera convocatoria de la Junta General de Accionistas se despachó en una hora y media, que hubieran sido cinco minutos de no ser porque el inicio se retrasó media hora para dar tiempo a la entrada de los accionistas rezagados y el final se prolongó casi una para resolver las dudas que plantearon algunos asistentes con el reglamento en la mano.

Noriega, Montalvo, Nereo, Merino, Arzeno, Colsa (Bernardo)... Aquellos que en los últimos meses habían venido posicionándose en torno al futuro del club, a veces separados, a veces juntos, por en ningún caso revueltos, se presentaron poco antes de las diez de la mañana en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cantabria para responder con su presencia física a la primera convocatoria de la Junta de Accionistas. Con ellos, un centenar de pequeños accionistas que, una vez acreditada su condición, fueron acomodándose en un espacioso salón de actos.

Casi media hora después, el presidente del consejo, Francisco Pernía, al que acompañaban el secretario general, Roberto Bedoya, uno de los tres administradores judiciales, Alejandro Alvargonzález, y la notaria María Jesús Menéndez, informó de la situación: «Se han contabilizado 102 accionistas. Personalmente han comparecido 65 y representados otros 37 que suponen, en conjunto, al 0,91% del total de acciones». No hubo quorum. Aunque sí algunas reclamaciones que el propio Bedoya aclaró estatuto en mano.

Con Pérez Bustamante

Todo lo anterior, al menos la primera parte, se repetirá hoy, domingo. Misma hora. Mismo sitio. Mismos actores. Pero diferente final. Porque la asamblea seguirá su curso de acuerdo con su orden del día y a la dimisión de Francisco Pernía y el resto de los miembros del consejo de administración actual se sucederá, si procede, la proclamación de Miguel Pérez Bustamante y sus nuevos acompañantes en este gobierno de consenso en el que la figura del primero resultará sin duda determinante.

Considerado un gran aficionado al fútbol, Pérez Bustamante jugó en el filial del Betis, el Villamarín, durante los años 1962, 1963 y 1964, aunque su vida se encauzó hacia el mundo de la política.

Así, entre los años 1987 y 1991 fue concejal de Educación, Cultura y Deporte en el ayuntamiento de Santander. En ese tiempo (1988), el próximo presidente del Racing -con permiso de Alí Syed- abandonó su formación política, el PRC, y fundó el Partido Nacionalista Cántabro (PNC) con Esteban Solana, Guillermo Díaz, Balbino Rodríguez y Carlos Díaz (también concejal en el Ayuntamiento de Santander) estableciendo inmediatamente un acuerdo con Juan Hormaechea.

Ahí se pierde el rastro político de Pérez Bustamante, en quien el grupo de empresarios cántabros que le han dado al Racing tan contundente golpe de timón han personificado el enorme peso institucional de un club en concurso de acreedores y penúltimo en la clasificación que hoy, definitivamente, dará por concluida la era Pernía.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 0:39 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario