S?bado, 29 de octubre de 2011

El fraile que triunfó en la política

Francisco Pernía (Cóbreces 1954) no era ningún desconocido cuando llegó a la Presidencia del Racing. No era un hombre de fútbol -llegó a decir que sólo sabía que jugaban once contra once-, pero en su currículo figuraba una larga estancia en el monasterio de los monjes cistercienses de su localidad natal, Cóbreces, de donde un variopinto grupo de prohombres metidos de lleno en la configuración de las corporaciones locales le llevaron a presidir la Alcaldía de Alfoz de Lloredo a mediados de los años 80.

Del ayuntamiento de su pueblo salió catapultado al Ejecutivo cántabro donde fue consejero de Industria, Turismo y Economía con Jaime Blanco (PSOE) en el llamado Gobierno de Gestión, de 1990 a 1991. Tras las elecciones autonómicas del 91, continúa un año más al frente de una de las carteras más importantes del Gobierno regional. Fue secretario general del Partido Popular antes de pasar a la actividad empresarial como gerente de una empresa dedicada a la jardinería. Estuvo ligado a una conocida marca de cava y también fue un conocido piloto de rallies, afición que mantiene en la actualidad

En mayo de 2006, tras años apartado de la vida pública, Francisco Pernía es nombrado presidente del Racing por los nuevos empresarios del club, la familia Montalvo, propietaria de la empresa Silver Eagle, un grupo con presencia en los sectores inmobiliario y de la construcción, especializado en la promoción de viviendas, la construcción y obra civil, el mantenimiento integral de inmuebles y servicios inmobiliarios. Del grupo Silver Eagle forman parte SEIF, que es la empresa que dio origen al Grupo; SEOP; SEIF-Residencial; SEDI Gestión Inmobiliaria, y Teginser. Entre las empresas participadas figuran Alcalá 120 (Grupo Silver Eagle y el grupo Procam, es decir, Grupo Inmobiliario de Caixa Catalunya) y SEIF Procam (Fruto de una joint-venture con Caixa Catalunya). En Cantabria, cuando aquello, SEOP tenía en marcha diferentes obras públicas, entre ellas la remodelación de la terminal de Parayas y el tramo La Encina-Torrelavega perteneciente a la Autovía del Cantábrico.También participó en la construcción de las viviendas en la Ibero Tanagra, en Santander, y respaldó el proyecto de construcción de un hotel-balneario con un campo de golf de 18 hoyos en Ruesga. También realizó obras en el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria y participó en la construcción de viviendas en la zona del Primero de Mayo, en Santander.

Pernía hereda una presidencia que había dejado su compañero de partido y exalcalde de Santander, Manuel Huerta, bajo la batuta de Santiago Díaz y el excéntrico Piterman. Una de sus primeras decisiones es la de 'cantabrizar' el club, por lo que ficha a Pedro Munitis, Gonzalo Colsa y Luis Fernández. Su primer gran problema le llega a los pocos meses de su toma de posesión. El entrenador del equipo, Juan Ramón López Caro, procedente del Real Madrid, recién fichado esa misma temporada, dimite a las pocas semanas. Con prisas, se contrata a Miguel Ángel Portugal, procedente también del conjunto merengue. Un histórico del club, Jesús Merino, había sido designado secretario técnico.

2007-2008

La siguiente temporada de Pernía al frente del club comienza también con problemas. Portugal se marcha para dirigir la secretaría técnica del Madrid y aparece como sustituto el hombre que llevaría al equipo a los más alto en su historia: Marcelino García Toral. Ese año, el club se gasta 7,5 millones de euros, el mayor desembolso hecho por la entidad para fichar a Tchite, una de las acciones que más tarde pasarían factura en la gestión de Pernía. Con todo, el equipo realizó la mejor campaña de toda su historia. Se clasificó para jugar la semifinal de la Copa del Rey y también logró entrar en la UEFA.

En 2008-2009, Marcelino deja el Racing para irse al Zaragoza, de Segunda División, con el objetivo de subirlo a Primera. López Muñiz, procedente del Málaga, afronta la competición Europea y la Liga. En la UEFA, el conjunto cántabro ganó la fase previa ante el Honka (Helsinky) y no pasó de la primera ronda, pero llevó la ilusión a la afición con enfrentamientos con clubes como el Manchester City, Schalke 04, París Saint Germaine y el Twente. En Liga termina duodécimo.

Tras la destitución en verano de Muñiz, llega como entrenador Juan Carlos Mandía, procedente del Hércules En la jornada diez, Pernía decide su destitución con una sola victoria. Regresa de nuevo Portugal que salva al equipo y logra la clasificación para la semifinal de la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid. Esa temporada, el cántabro Sergio Canales revoluciona el mercado y ficha por el Madrid.

La llegada de Alí

Las cosas no andaban bien económicamente y Pernía, tras tres meses de negociaciones y amparado en una rama especializada de Credit Suisse trae un comprador para el Racing en 2011. En ese tiempo, el exconsejero de Industria había viajado por medio mundo para entrevistarse con un empresario indio, Alí Syed: Suiza, Qatar... El empresario asiático llega a Santander y revoluciona la vida social y deportiva de la ciudad. Sus extravagancias, sus guardaespaldas y su forma de celebrar los triunfos del equipo son noticia diaria a escala nacional. Bajo el brazo trajo 1,8 millones para pagar parte de la deuda que el Racing tenía con Hacienda. 1,5 millones del aval de Credit Suisse que cobró el Gobierno de Cantabria y 700.000 euros para abonar la nómina de los empleados, pendiente y al margen de los sueldos de la plantilla de jugadores. A partir de ahí, Alí dejó de cumplir los compromisos firmados y llegó la Ley Concursal.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 1:06 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario