Jueves, 27 de octubre de 2011

UNA PENA, PERO NO MALA SUERTE

Qué poco dura la alegría en casa del pobre! El mejor partido que hemos jugado en lo que llevamos de temporada sólo nos sirvió para sumar un punto. Por lo menos, pudimos ver un Racing rápido a la contra, con capacidad de hacer daño. Eso, por sí solo, ya es un progreso. Esperemos que esto sea un punto de inflexión y que seamos capaces de ir sumando de tres en tres.

Frente a un rival tan complicado como el Sevilla, uno de los tres equipos que siguen invictos, con cuatro victorias en cuatro partidos como local -hasta el martes-, el Racing fue capaz de mantener la cara al encuentro e incluso llevarse la victoria. Tampoco podemos hablar de mala suerte. Después del primer gol sevillista, producto de un imperdonable error en el marcaje a Manu del Moral, Toño se convirtió en el gran protagonista. Dos paradas de muchísimo mérito mantuvieron al equipo en el partido. Ahí se pudo decidir completamente, pero el cancerbero está a un gran nivel. Para mí, de largo, el mejor del equipo en lo que vamos de temporada.

El segundo gol, un poco de lo mismo. Minuto 92 y dejamos que Rakitic haga un centro cómodo desde la izquierda para que Del Moral, de nuevo de cabeza y otra vez sin oposición, estableciera el empate. Una verdadera pena, pero no mala suerte. Más que nada, castigo por nuestros propios errores.

Entre medias, dos contraataques de grandísimo nivel. El primero comenzado por Jairo, muy activo durante todo el encuentro, que esperó el momento justo para pasar a Adrián. Éste, con toda la tranquilidad del mundo, controla y saca un centro perfecto a la cabeza de Ariel. Creo que muchos aficionados racinguistas nos frotamos incrédulos los ojos con este gol. Mucho más, cuando a los pocos minutos, Diop, desconocido este año, dio un pase descomunal a Jairo para dejarle mano a mano con el héroe del Camp Nou, Javi Varas. El chaval esta vez no le dio opción y le fusiló sin piedad.

La pena es que sólo fuimos capaces de salir a la contra en esas dos contadas ocasiones. Que sólo tuvimos la posesión del balón un 30 por ciento, con la cantidad de tiempo para atacar que dejas al equipo contrario. A pesar de todo, es una reacción positiva que debe dar algo a lo que poder aferrarte y subir un poco la autoestima tan dañada en los últimos compromisos.

El fútbol no da tregua y el domingo nos visita el Betis. Seguro que los andaluces querrán aprovecharse de nuestra ansiedad, pero nos estamos jugando demasiado como para dar opción a la duda. Hay que salir a por el partido sin especulaciones. La primera victoria no puede esperar más.

Fuente: El Diario Montañés 


Publicado por Castro2 @ 18:04 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios

Añadir comentario